Economía

Bitcoin, la oportunidad de dinero fácil para operadores de bolsa

Aunque autoridades chinas prohibieron a bancos las operaciones en la criptomoneda y algunas bolsas ya han sufrido ciberataques, algunos operadores consideran que es la época dorada para el mercado de bitcoin.
Bloomberg
16 enero 2017 18:33 Última actualización 16 enero 2017 18:36
(Shutterstock)

Las operaciones en bitcoin fueron prohibidas en 2013 a las instituciones bancarias de China. (Shutterstock)

Zhou Shuoji no cree en los bitcoin. Dice que la criptomoneda nunca reemplazará a sus tradicionales ancestros y considera fanáticos a la mayoría de sus partidarios.

Pero para Zhou, un operador de alta velocidad de 35 años de Pekín, bitcoin también es muy difícil de resistir. Sus computadoras hacen transacciones las 24 horas del día, siete días a la semana. A través de órdenes que se procesan a la velocidad de la luz, genera ganancias de pequeñas discrepancias de precios en los innumerables sitios en los que cambian de manos.

“Es la era dorada para estar en el mercado de bitcoin, porque es imperfecto”, dijo Zhou, un ex consultor de tecnología de IBM cuya compañía, Fintech Blockchain Group, administra un fondo de cobertura y de capital de riesgo de bitcoin.

Profesionales con tecnología de punta ahora manejan hasta un 80 por ciento de las negociaciones de bitcoin, imitando la estrategia de algunos de los principales operadores de Wall Street. Para ellos, bitcoin es sólo la última clase de activo madura para ser conquistada por máquinas.

La estructura de mercado de la criptomoneda responde a todas las necesidades: oportunidades en múltiples bolsas, costo de transacción cero en sitios chinos que sirven a la mayoría de las transacciones del mundo, negociaciones las 24 horas del día y coasignación de servicios que permite a los participantes colocar sus servidores al lado de los de la bolsa. Con los volúmenes que sigue Bitcoinity.org subiendo a niveles récord este mes, no hay déficit de oportunidades para que operadores de alta velocidad generen ganancias.

Se prohibió a los bancos chinos negociar en bitcoin en 2013, al tiempo que los controles de capital se traducen en que las compañías extranjeras tienen una pequeña presencia en las bolsas chinas.

Uno de los pocos operadores que estuvieron dispuestos a hablar sobre su rendimiento es Chen Zhenguo, fundador de la mayor plataforma de China para facilitar estrategias automatizadas de bitcoin. Chen dice que ha generado una ganancia anualizada de 50 por ciento para su propia cuenta, aunque declinó una solicitud de Bloomberg News de mostrar detalles de transacciones que verificaran su aseveración, aduciendo que son privadas.

“Bitcoin tiene una ventaja natural en lo que se refiere a negociaciones automatizadas”, dijo Chen, de 30 años, cuya firma con sede en Pekín, BotVS permite que clientes realicen pruebas en vivo de sus algoritmos de bitcoin en 23 bolsas.

Como todos los mercados, el de bitcoin conlleva riesgos. Al menos dos bolsas, Bitfinex y Mt. Gox, han sufrido ataques cibernéticos que han generado pérdidas para los operadores desde 2011.

También hay una creciente preocupación sobre la adopción de severas medidas reguladoras en China, donde las autoridades están recelosas de cualquier vehículo de inversión que pueda ayudar a los ciudadanos a transferir riqueza al extranjero.

El banco central del país condujo inspecciones in situ a algunas de las mayores bolsas de bitcoin este mes, buscando evidencia de violaciones que incluyen manipulación de mercado y lavado de dinero. Un escrutinio similar a los índices de futuros de acciones en 2015 derivó en restricciones a las negociaciones de valores que redujo el volumen en 99 por ciento.

Pero, las autoridades podrían decidir que el mercado de bitcoin es demasiado pequeño para justificar una intervención. Su actual valor de mercado es de alrededor de 13.500 millones de dólares, frente a los 6 mil 500 millones de las acciones chinas.

“Si el mercado está aquí y puedo ver una oportunidad de ganar dinero, lo haré”, dijo Zhou. “Si el mercado desaparece, simplemente me voy en otra dirección”.