Economía

BID pide ‘cuidar’ urbes emergentes de Latinoamérica

Para frenar la expansión de las manchas urbanas en ciudades de América Latina es necesario corregirlas en los próximos 25 años, previno el BID. 
Jassiel Valdelamar
05 abril 2017 21:57 Última actualización 06 abril 2017 5:0
rio de janeiro

En las últimas seis décadas, la insuficiencia de los gobiernos latinos en su rol planificador hizo que en muchas ciudades de la región las manchas urbanas crecieran a un ritmo más acelerado que el crecimiento de su población. (Reuters)

Con poblaciones entre 100 mil y dos millones de habitantes, y teniendo tasas de crecimiento económico y demográfico más altas que la media de la región, las ciudades emergentes en Latinoamérica tienen la oportunidad de convertirse en urbes sustentables en los próximos 25 años, según el BID.

De acuerdo con el análisis del Banco Interamericano de Desarrollo, que participa en el Foro Económico Mundial, la iniciativa de ciudades emergentes y sostenibles argumenta que el crecimiento urbano sostenido en las ciudades intermedias debería venir acompañado de un mayor poder económico y de gobernanza, considerando un proceso de descentralización que traspase poder hacia los gobiernos locales más próximos.

“Todo esto conduciría a un nuevo escenario de crecimiento sostenible”, indicó el organismo.

En las últimas seis décadas, la insuficiencia de los gobiernos latinos en su rol planificador hizo que en muchas ciudades de la región las manchas urbanas crecieran a un ritmo más acelerado que el crecimiento de su población, afectando a las áreas verdes y los espacios públicos.

“Si decidimos corregir estos patrones, debemos actuar en los próximos 25 años. Porque serán los últimos años de crecimiento poblacional de la región que traerán consigo procesos de urbanización significativos”, aseguró.

Luego de estos años, explicó el organismo, la región alcanzará un equilibrio estable en el que las ciudades dejarán de crecer expansivamente, y a partir de ese momento el problema no será el de crecer, sino de cómo regenerar y mantener la infraestructura y tejido urbano.

“Luego de estos 25 años dejaremos de lidiar con ciudades por construir, y tendremos que trabajar con lo que resulte de los procesos de urbanización actuales”, añadió.

Actualmente el 75 por ciento de la población vive en asentamientos de menos de 500 mil habitantes que serán donde se ubique la vida urbana del futuro.