Economía

Bannon, el sorpresivo aliado de Paul Ryan para impuesto fronterizo

El principal estratega de Donald Trump, otrora crítico del presidente de la Cámara de Representantes, se suma a las voces dentro del Gobierno que impulsan el proyecto fiscal.
Bloomberg
28 febrero 2017 12:12 Última actualización 28 febrero 2017 13:30
bannon

(Bloomberg)

BAT
Se trata de una forma diferente de determinar la base gravable sobre la cual se calcula el ISR corporativo.
Parte de la premisa de que el impuesto se determinará según el destino donde habrá de consumirse el producto o el servicio gravado. Los ingresos derivados de las exportaciones estarán exentos del ISR. Pero en el caso de las importaciones, los costos importados no podrán ser deducibles del ISR.
El propósito de la propuesta fiscal de los republicanos, empujada por Paul Ryan, es incentivar las exportaciones, inhibir las importaciones y propiciar un flujo de dólares a la inversión en Estados Unidos.

El presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Paul Ryan, se ha ganado un aliado inesperado para salvar su controvertido plan tributario: Steve Bannon.

El principal estratega de Trump describió alguna vez a Ryan como “el enemigo”, pero ahora el exresponsable de Breitbart News es la mejor oportunidad que tiene Ryan para que se apruebe su impuesto fronterizo de ajuste (BAT, por sus siglas en inglés), que los republicanos dicen que en la actualidad prácticamente no tiene posibilidades de ser aprobado en el Senado.

En una serie de reuniones realizadas en la Casa Blanca, Ryan comprobó que Bannon era tal vez quien apoyaba con más entusiasmo el plan tributario, según un alto funcionario de gobierno y una persona familiarizada con las reuniones.

Un decidido apoyo por parte de Donald Trump podría contribuir a salvar el plan de ajuste fronterizo, que encuentra fuerte oposición en los sectores minorista y de energía.

Las compañías minoristas tomaron la inusual medida de lanzar una campaña publicitaria sobre el impuesto dirigida a los espectadores de “Fox and Friends”, de Fox, y “Saturday Night Live”, programas televisivos que se sabe que Trump mira.

La repentina alianza entre Ryan y Bannon también muestra que los líderes republicanos se adaptan al estilo del presidente y buscan la aprobación del núcleo de asesores que puede ejercer influencia sobre el mandatario.

Eso refleja la fuerte competencia en el seno del gobierno de Trump por definir las políticas de un presidente que aún es nuevo en Washington.

El arancel propuesto tiene varios partidarios en el gobierno, entre ellos Stephen Miller, alto asesor en políticas de Trump; el jefe de gabinete Reince Priebus, un tradicional aliado de Ryan; el secretario de Comercio Wilbur Ross y el asesor comercial Peter Navarro, según un alto funcionario gubernamental.

Jared Kushner, asesor y yerno de Trump, estaría abierto a la propuesta, pero aún no habría tomado una decisión.

El director del Consejo Económico Nacional, Gary Cohn, y el secretario del Tesoro Steve Mnuchin se oponen al impuesto fronterizo de Ryan, dijo el funcionario.

Esos y otros funcionarios de la Casa Blanca se han reunido con Ryan varias veces para analizar políticas, comprendida una reforma tributaria, según una persona familiarizada con las reuniones.

Hay una ironía en que el exeditor de Breitbart apoye una de las propuestas de Ryan, ya que ese medio fue muy crítico al presidente de la Cámara de Representantes en los últimos 12 meses.

Durante la campaña del año pasado, artículos publicados en el sitio web conservador pintaron a Ryan como un hombre de posición laxa en relación con la delincuencia y la seguridad en la frontera y como secreto partidario de Hillary Clinton.

Pero el argumento de que el impuesto fronterizo podría dar impulso a los productos de fabricación estadounidense le resulta convincente a Bannon, según la persona familiarizada con las reuniones, que menciona la insistencia del estratega en la posición proteccionista de Trump durante la campaña.

Ryan también ha hablado en términos positivos de Bannon desde la elección, y el 8 de febrero dijo a PBS Newshour: “Somos diferentes tipos de conservadores. Pero servimos a un mismo propósito, que es conseguir que se apruebe esta agenda, y en esa agenda coincidimos. Es por eso que lo considero una persona con quien comparto una causa y un objetivo”.