Economía

Bancos cobran hasta 36% créditos de nómina

Hasta junio pasado, el monto financiado por la banca comercial a ese tipo de créditos creció 16.1% en términos reales respecto al mismo periodo de 2015 según el Banco de México.
Jeanette Leyva
21 septiembre 2016 23:12 Última actualización 22 septiembre 2016 5:0
Créditos de nómina se han incrementado. (Shutterstock)

Créditos de nómina mantienen tasas de interés al alza. (Shutterstock)

El mercado de créditos de nómina sigue creciendo en México, pero si bien aún hay quienes obtienen aún tasas de menos de 20 por ciento, se trata de una minoría ante la tendencia de los bancos a aumentar los préstamos a un costo que alcanza el 36 por ciento anual al que llegan a prestar ahora.

Pese a que los créditos de nómina otorgados por la banca comercial superan ya el dinamismo de las tarjetas de crédito, las instituciones financieras han disminuido en los últimos tres años el número de financiamientos que otorgaban a menores tasas.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) al cierre de junio pasado el número de créditos de nómina otorgados por la banca comercial ascendió a cinco millones 571 mil 154, mientras que en el mismo mes de 2015 se otorgaron cuatro millones 985 mil 205, lo que representa un aumento de 11.8 por ciento en ese periodo. En 2014 se otorgaron cuatro millones 462 mil 443 créditos de nómina.

Hasta junio pasado, el monto financiado por la banca comercial a ese tipo de créditos creció 16.1 por ciento en términos reales respecto al mismo periodo de 2015 según cifras del Banco de México, siendo el segundo segmento con el mayor dinamismo, sólo detrás de los préstamos personales dentro de la cartera de consumo.


No bajan las tasas
El incremento en el volumen de créditos de nómina no se ha reflejado en menores tasas de interés para los cuentahabientes, ya que los datos de la CNBV mostraron que los bancos han dejado de otorgar créditos de nómina a réditos de entre 18 y 19 por ciento, para pasarlos a tasas de 24 a 26 por ciento o más.

Mientras en junio de 2014 Banamex otorgó 84 mil 239 créditos a tasas de entre 18 y 19 por ciento, para este año sólo han otorgado a ese nivel de tasas 28 mil 317 créditos.

En tanto, con las tasas de interés de entre 20 y 22 por ciento anual pasaron de otorgar 157 mil 766 créditos en 2014 a sólo 43 mil 040 en este año.

En sentido contrario, los financiamientos a tasas de 24 a 26 por ciento en ese banco, aumentaron de 123 mil 564 a 409 mil 133, pero los de tasas de 34 a 36 por ciento pasaron de 17 mil 378 a 81 mil 664 en ese periodo.

Su situación no es muy diferente a la de otros bancos.

En BBVA Bancomer los créditos de nómina más caros se duplicaron. Esos préstamos a tasas de entre 34 y 36 por ciento aumentaron de 118 mil a 270 mil 844 créditos, en ese mismo periodo.

Los de tasas del 20 hasta 22 por ciento cayeron de 170 mil 127 a 106 mil 227, lo que representó una baja del 38 por ciento en dos años, de acuerdo con cifras del órgano regulador.

Los créditos de nómina siguen aumentando a pesar del incremento en las tasas de interés. Sólo seis instituciones financieras concentran el 88 por ciento de los créditos.


Sin competencia
Los ajustes a las tasas de interés efectuados en meses anteriores ya movieron al alza el promedio de tasas que subió de 24 por ciento a 25 por ciento en 12 meses a la fecha.

“En el mercado no hay tal competencia que genere baja en tasas de interés. La estructura del mercado sigue siendo oligopólica y dominante en ausencia de regulaciones estrictas”, expuso Raymundo Tenorio, director del Programa de Economía y Finanzas de la Escuela de Negocios Campus Santa Fe del ITESM.

Además el crédito bancario se ha encarecido de manera sustancial porque el Banco de México modificó la tasa de referencia a la alza, destacó Tenorio, del ITESM.

“Esto encarece los préstamos entre los bancos y en consecuencia sus costos de transacción”.

Hoy la competencia que se da entre los bancos es condición necesaria pero no suficiente para mantener bajas tasas de interés, opinó Jorge Sánchez, economista de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

Pese a que es un financiamiento que se puede cobrar de manera segura al recibir la nómina del empleado, las instituciones han optado por dejar de dar créditos a menores tasas y otorgarlos a tasas mayores, indicó.

“El incremento en las tasas de interés que se está dando en algunos productos bancarios, en concreto el de nómina se debe a que están ajustando los bancos las tasas de acuerdo a sus expectativas sobre el incremento de las tasas que puede hacer Banco de México por varios factores: depreciación de la moneda, inflación, cambios de tasa en la FED, incertidumbre por conflictos económicos y/o políticos a nivel internacional”, señaló.

Actualmente en el país, cerca del 90 por ciento de los préstamos con descuento sobre nómina tiene una duración de entre 24 y 60 meses, la tasa promedio el año pasado era de 24 por ciento, actualmente es de 25 por ciento.

1
   

    

Despidos. (Shutterstock)


¿Te despidieron? Usa el seguro para el crédito
Los créditos de nómina cuentan entre sus ventajas tener un seguro de desempleo que aplica cuando el cliente deja de laborar por causas ajenas y externas a su voluntad.

Este tipo de cobertura se pone en marcha en los casos de despido injustificado, pérdida de la fuente laboral por muerte e incapacidad del patrón, por ejemplo.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), debe considerarse que las aseguradoras ofertantes de este tipo de seguro consideran sólo realizar los pagos de tres, seis y, en algunos casos, hasta nueve mensualidades dependiendo del tipo de crédito, plazo y monto contratado.

Esto significa que se cubrirá por ese periodo de tiempo, una vez que se haya demostrado ante la compañía de seguros que fue despedido.

Jorge Torres, director general de Educación Financiera de la Condusef, recordó que generalmente existe un tiempo de espera o plazo a partir del cual el seguro podrá ser efectivo en caso de despido, el cual puede ser desde 30 hasta 180 días según la naturaleza del crédito.

>