Economía

Baja inflación fortalece estabilidad macroeconómica: CEESP

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado destaca además que la preocupación de que el rápido debilitamiento del peso frente al dólar pudiese trasladarse a los precios de bienes y servicios que consumen los hogares, hasta el momento no se ha materializado.
Notimex
13 septiembre 2015 13:31 Última actualización 13 septiembre 2015 13:38
inflación consumo, consumidor, ventas (Bloomberg/Archivo)

inflación consumo, consumidor, ventas (Bloomberg/Archivo)

La favorable evolución de los precios al consumidor, con una inflación en nivel mínimo histórico, ha contribuido a robustecer la percepción del fortalecimiento de la estabilidad macroeconómica, pese al entorno de volatilidad de los últimos meses.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) destaca además que la preocupación de que el rápido debilitamiento del peso frente al dólar pudiese trasladarse a los precios de bienes y servicios que consumen los hogares, hasta el momento no se ha materializado.

Incluso, la inflación se ha mantenido controlada para ubicarse en sus niveles históricamente más bajos y también por debajo de la meta puntual del Banco de México (Banxico) de 3.0 por ciento, señala en su informe semanal “Análisis económico Ejecutivo”.


Precisa que las expectativas de los especialistas en economía del sector privado apuntan a que esta dinámica se mantendrá en los próximos meses, para que al cierre de este año la inflación se ubique en 2.82 por ciento, que sería el porcentaje más reducido en la historia de este indicador.

De acuerdo con el organismo de investigación y análisis del sector privado, parte de este comportamiento se puede atribuir al bajo crecimiento de la economía, lo cual ha tenido incidencia en el consumo y ha limitado presiones provenientes de la demanda.

Asevera que también ha incidido la precarización del ingreso de las familias, que en los últimos años se ha reducido como consecuencia de la generación de puestos de trabajo con salarios bajos.

Tampoco hay que menospreciar el efecto de la disminución en los precios de insumos de uso generalizado, como los de energéticos, las materias primas y los servicios de telecomunicaciones, que han tenido una importante influencia en la baja de los niveles inflacionarios, aclara.

Resalta que la participación del Banxico en los esfuerzos para consolidar un ritmo de crecimiento estable dentro de los objetivos de la política monetaria, reflejan el deseo de fortalecer el entorno macroeconómico para consolidar un ambiente más favorable para estimular la actividad productiva y el mercado interno.

El hecho de que las expectativas inflacionarias se mantengan a la baja sin duda es una buena señal para los siguientes años, sostuvo el CEESP.

Sin embargo, precisa, habría que estar pendiente de la posibilidad de que este ritmo de inflación cambie de tendencia por la posible incidencia que puede darse una vez que se diluya el efecto de la baja de precios en energía y telecomunicaciones, pues la comparación posterior sería respecto a un precio más bajo.

Pese a ello, es poco probable que la inflación se eleve significativamente, lo más seguro es que se mantenga dentro del rango establecido por el Banxico de 3.0 por ciento, más/menos un punto porcentual.

“El manejo de la política monetaria ha sido eficiente en un entorno complejo y en ese marco, es sin duda una buena señal la propuesta enviada al Senado para que el gobernador del banco central, Agustín Carstens, se mantenga por un periodo más al mando de la institución más transparente y autónoma del país”, añade.