Economía

Autos eléctricos tienen un ‘frenón’ en el país pionero en energía limpia

Al parecer los vehículos eléctricos e híbridos aún no son lo suficientemente atractivos en Dinamarca, país pionero en energía renovable, que vendió 60.5% menos autos 'verdes' en el 1T17 comparado con el mismo periodo de 2016.
Bloomberg
05 junio 2017 1:28 Última actualización 05 junio 2017 4:55
Carro eléctrico (Bloomberg)

Carro eléctrico (Bloomberg)

El coche eléctrico ha perdido popularidad en el país que fue pionero en la energía renovable.

Las ventas en Dinamarca de vehículos eléctricos cargables, que incluyen híbridos que se enchufan, se desplomaron 60.5 por ciento en el primer trimestre del año, en comparación con los primeros tres meses de 2016, según los últimos datos de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles. Eso contrasta con un aumento de casi el 80 por ciento en la vecina Suecia y un alza promedio de 30 por ciento en la Unión Europea.

Las cifras sugieren que los vehículos de energía limpia todavía no son lo suficientemente atractivos como para competir sin alguna forma de subsidio.

En el país danés se vendieron 5 mil 298 unidades en 2015, más del doble de la cantidad vendida ese año en Italia, que tiene una población de más de 10 veces la de Dinamarca.

Sin embargo, en el otoño de 2015, el gobierno liderado por los liberales del primer ministro Lars Lokke Rasmussen anunció la eliminación progresiva de las exenciones fiscales para los automóviles eléctricos, citando restricciones presupuestarias y el deseo de nivelar el campo de juego.

El nuevo régimen tributario “mató por completo el mercado”, dijo Laerke Flader, jefe de la Danish Electric Car Alliance, en una entrevista reciente.

“El precio realmente importa”.En el marco de los planes originales del gobierno, las exenciones tributarias se eliminarían progresivamente de 2016 a 2020, cuando los vehículos eléctricos serían tratados de la misma manera que los automóviles propulsados por combustibles fósiles. Pero el 18 de abril, después de tomar nota de la caída en las ventas, el gobierno decidió cambiar las reglas.