Economía

Autorizan a sindicato para construcción de NAICM, sin licitaciones

Aunque fue en septiembre de 2015 cuando la SCT lanzó las primeras licitaciones para varias obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, desde un año antes ya había un sindicato operando, el cual firmó con GACM un contrato en noviembre de 2014.
Zenyazen Flores
07 febrero 2016 23:24 Última actualización 08 febrero 2016 5:5
naicm

En noviembre de 2014 el SITRAM firmó un contrato con GACM para trabajar en varias obras del NAICM. (Cuartoscuro)

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) autorizó desde noviembre de 2014 la operación de un sindicato para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), aunque en esa fecha todavía no se ponía la primera piedra de lo que será el nuevo aeródromo ni tampoco se lanzaba licitación alguna para la obra pública.

En septiembre de 2015, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) lanzó las primeras licitaciones relacionadas con trabajos de limpieza, desazolve y nivelación del terreno donde se ubicará el NAICM y para este año se espera la licitación de 10 paquetes de obras para la construcción del aeropuerto.

Pero un año antes de conocer las obras a licitarse, ya había un sindicato en operación. El 14 de noviembre de 2014, el Sindicato de Trabajadores del Transporte y de la Construcción, Similares y Conexos de la República Mexicana (SITRAM) firmó un Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) por tiempo indeterminado con Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM).

FOCOS
*Los contratos. En octubre de 2015 el SITRAM firmó dos CCT con Grupo Oro para realizar trabajos en la zona donde se construirá el NAICM.

*La plantilla. De acuerdo con GACM, un proyecto como la construcción del nuevo aeropuerto implica la contratación de 20 mil trabajadores en la obra.

*Arranque. En el segundo trimestre de 2015 iniciaron los trabajos previos en el terreno del NAICM por más de mil personas de los ejidos aledaños.

El SITRAM quedó constituido el 10 de noviembre de 2014 ante la STPS y cuatro días después se dio la firma del CCT, del cual El Financiero tiene copia.

Asimismo, el sindicato fue registrado ante la autoridad laboral apenas dos meses después de que el presidente Enrique Peña Nieto hiciera el anuncio de la construcción del NAICM durante su Segundo Informe.

El CCT fue firmado por Laura Angélica Hernández Ledezma, quien se ostenta como Secretaria General del SITRAM, sin embargo, el Sistema de Consulta de Agrupaciones Sindicales de la STPS arroja que la mujer dirige al Sindicato Nacional de Trabajadores 20 de Noviembre, afiliado a la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC).

El Sistema muestra que el SITRAM tiene como Secretario General a Humberto Ojeda, actual presidente del Congreso del Trabajo, aunque el sindicato del NAICM aparece registrado como independiente.

Ante ese hecho, 13 sindicatos del ramo de la construcción afiliados a la CTM buscaron a Hernández Ledezma para que, a partir de las licitaciones de las obras, hubiera un reparto entre los gremios de los contratos para la construcción del NAICM, sin embargo, los cetemistas acusan falta de dialogo y acusan “favoritismos” de manera indirecta de la STPS.

“La señora Hernández Ledezma se presenta ante las empresas acompañada de personal de la Secretaría del Trabajo para indicarles que es sólo con su sindicato con quien pueden celebrar contratos de trabajo”, declaró Armando Arias, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Construcción, Terraceros, Conexos y Similares de México.

El CCT con el GACM para la construcción del aeródromo, no menciona el número de trabajadores que abarcará para las obras, un requisito que si bien no está estipulado formalmente en la Ley Federal del Trabajo (LFT), sindicatos como el del SME o el de Oceanografía que en años recientes han registrado nuevos contratos, sí contemplaron en el momento del registro una plantilla laboral.

Pablo Franco, presidente de la Unión de Juristas de México, explicó que un contrato registrado de la forma como lo hizo el SITRAM es válido porque el requisito de acreditar la licitación para la firma del contrato no está en la LFT, aunque es un hecho que la aplicación del contrato está condicionado a las licitaciones de las obras que se van a convertir en la materia de trabajo del sindicato.

“La mayoría de los contratos por desgracia se firman así porque la Ley lo permite, eso es el llamado contrato de protección que sirve para proteger al patrón (…) esto es una práctica que tiene como objetivo evitar que los trabajadores se organicen de manera legítima, a veces de lo que se trata es de convertir a un sindicato en socio del patrón”, expuso.

Alfonso Bouzas, experto laboral del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, define los contratos de protección como instrumentos de contratación colectiva “simulada”, pues se celebran, firman y revisan al margen de los trabajadores y sirve al patrón para protegerse de ser emplazado a huelga.

“La Ley laboral como quedó no da las herramientas suficientes a los trabajadores para transparentar a los sindicatos, no se tocó a los sindicatos corporativos como la CTM o la CROC y tampoco se acabó con los contratos de protección”, sostuvo.