Economía

Automovilistas salvan
las finanzas públicas

Los ingresos excedentes que generaría la venta de gasolina importada, aunado al efecto cambiario en el presupuesto, compensarán el recorte al gasto público de 124 mil millones
de pesos en este año, consideraron expertos.
Tlaloc Puga
04 febrero 2015 23:48 Última actualización 05 febrero 2015 5:5
autos

Se estima que en este año el gobierno cobrará más de 90 mil millones mediante el IEPS a gasolinas y diésel. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El precio de la gasolina Magna cuesta 13.57 pesos el litro, de los cuales casi 2 pesos van al fisco por la vía de un impuesto especial con el que Hacienda puede recuperar la mitad del recorte presupuestal de 124 mil millones de pesos.

La SHCP estimó recibir 30 mil 321 millones en este año por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) petrolero, de acuerdo con la Ley de Ingresos.

Pero las singulares reglas de este impuesto provocan que se amplíe la recaudación cuando se abaratan los precios de las gasolinas que México importa de Estados Unidos, como ocurrió desde diciembre pasado con la sorpresiva baja en los precios internacionales del crudo.


INGRESOS ADICIONALES
Con las circunstancias actuales, se estima que en este año el gobierno cobrará más de 90 mil millones mediante el IEPS a gasolinas y diésel. Son casi 60 mil millones más que lo previsto, monto equivalente a la mitad del recorte presupuestal.

Un incremento inesperado en los precios internacionales del crudo evitaría obtener este beneficio, lo que en opinión del gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, no es factible.

Carlos Serrano, economista en jefe para México de BBVA Bancomer, proyectó ingresos adicionales provenientes de la venta de gasolinas importadas por 92 mil millones en 2015, en caso de que el precio de la mezcla promedie 40 dólares por barril en este año.

Además estimó recursos adicionales por 20 mil millones derivados del ajuste cambiario, por lo que estos dos elementos podrían compensar la disminución al gasto.

“El recorte al gasto no era necesario para este año, dadas las coberturas petroleras y los ingresos por gasolinas”, sostuvo Serrano, quien aseguró que “estos dos efectos están blindando las finanzas públicas de la caída en los precios del crudo”.

Indicó que la reducción al gasto es una medida para proteger el presupuesto de 2016, porque en ese año, si bien también habrá ingresos adicionales por las gasolinas, ya no estarán las coberturas petroleras y en caso de que continúen los precios actuales, el gobierno perdería 76 mil millones de pesos.

Incluso, para 2017 en caso de que continúen estos niveles de precios el efecto negativo sería aún mayor, anticipó.

Las cifras demuestran que los ingresos derivados del IEPS a gasolinas y el ajuste cambiario podrían cubrir el recorte al gasto recientemente anunciado para 2015, coincidió Isaac Velasco, economista de BX+.