Economía

Aumento al salario mínimo, un avance a mitad del camino: empresarios

El aumento al salario mínimo a 88.36 pesos, es un avance a medio camino ya que se debe alcanzar la línea de bienestar, manifestaron el Consejo Coordinador Empresarial y la Confederación Patronal de la República Mexicana.
Leticia Hernández
21 noviembre 2017 15:24 Última actualización 21 noviembre 2017 19:5
cartera me

(Especial)

El ajuste del salario mínimo general a 88.36 pesos a partir del 1 de diciembre en México, fue visto como el vaso medio lleno y como el vaso medio vacío entre las cúpulas empresariales.

Para el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), fue un paso en el camino correcto que continuará hacia una mejora salarial paulatina y para la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), fue un paso “limitado” hacia alcanzar un salario que permita al trabajador que menos gana en la economía formal, satisfacer sus requerimientos básicos.

“No significa que hemos terminado la tarea, sino que vamos en el sentido de hacerla, pero tenemos que seguir paulatinamente trabajando con esto, si nos desesperamos tendremos una repercusión en detrimento del poder adquisitivo de los trabajadores con el efecto inflacionario como sucedió en 1981. En 2018 seguiremos en este mismo sentido para hacerlo armónico sin alterar la economía”, dijo Juan Pablo Castañón, presidente de la máxima cúpula empresarial en México, el CCE.

Con el aumento acordado por el Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI), a partir del 1 de diciembre de 2017, de 80.04 pesos a 88.36 pesos, el salario mínimo general cubrirá el 92.76 por ciento del monto necesario para alcanzar la Línea de Bienestar, hoy cubre el 84 por ciento de los 95.24 pesos que son lo estipulado como el mínimo para abastecer los requerimientos básicos de consumo por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

“La Coparmex estima que el incremento acordado en CONASAMI, es un avance limitado y de medio camino”, expresó el presidente del sindicato patronal, Gustavo de Hoyos Walther en un comunicado.

Según el líder de la Coparmex, el organismo insistió en su propuesta de incrementar el Salario Mínimo General (SMG), que es el más bajo dentro del empleo formal en México, a 95.24 pesos y alcanzar un Acuerdo Nacional por una Nueva Cultura Salarial (ANNCS) que permita una evolución progresiva de los sueldos, preservando la estabilidad, y estableciendo objetivos precisos de largo plazo, para que México deje de contarse entre los países con los salarios más bajos de América Latina y con muchos lo más bajos de la OCDE.

Gustavo de Hoyos Walther señaló, en su cuenta de Twitter @gdehoyoswalther, que: “el incremento de 80.04 a 88.36 acordado hoy en @Conasami es un paso limitado. No llegamos a 95.24 para dejar atrás el umbral de la pobreza. Seguimos en deuda con millones de mexicanos”.

En una llamada telefónica con medios, Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), señaló que: “durante 2018 en un acuerdo tripartita entre gobierno, empresarios y trabajadores, seguiremos trabajando para perseguir y superar la línea de bienestar. Los trabajadores nos han insistido en alcanzar la línea de 100 pesos y como empresarios estamos conscientes de que tenemos que superar los 95 pesos de la línea del Coneval, pero lo tenemos que ir haciendo paulatinamente para que la economía vaya absorbiendo esto pequeños brincos que vamos dando”, explicó.

Recordó que al inicio de esta administración, el salario mínimo más bajo -que era en la zona C-, era de 60 pesos y hoy prácticamente está en 89 pesos. “Lo que significa que hemos dado un incremento en términos reales del 25 por ciento y del 50 por ciento en términos nominales, a una buena parte de los asalariados del país que estaban en la zona C”, señaló.

En el marco de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ante solicitudes de Canadá y de Estados Unidos de que aumenten los salarios en México, el presidente del CCE dijo que con este aumento se responde.

“De manera consistente seguiremos trabajando en una elevación de los salarios mínimos en México. Con esto nosotros respondemos que México tiene una política salarial que tiene que ser responsable sin afectar la inflación que sería el peor de los impuestos para los trabajadores. De nada serviría hacer un aumento del 15 o del 20 por ciento si tendríamos entonces una inflación que absorbiera estos incrementos. Tenemos que ser responsables en el diálogo tripartipa en que vayamos caminando paulatinamente”, apuntó.