Economía

Tu árbol de Navidad peligra por amenazas de Trump contra TLCAN

Los productores de abetos, que en su mayoría viven en Oregon, temen que el acuerdo comercial termine ya que tienen especial interés en el mercado mexicano.
Daniel Flatley y Eric Martin | Bloomberg
04 diciembre 2017 12:51 Última actualización 04 diciembre 2017 13:45
abeto (Bloomberg)

abeto árbol de navidad (Bloomberg)

En los tristes días de la última recesión, cuando los estadounidenses gastaban menos en árboles de Navidad, los productores de árboles de hoja perenne de Oregon detectaron una oportunidad.

La demanda de abetos cultivados en el noroeste había estado aumentando en México y Estados Unidos tenía un excedente.

Las autoridades agrícolas de ambos países forjaron una relación que casi duplicó las exportaciones de árboles de Estados Unidos durante cuatro años, a 22 mil 600 millones de dólares en 2015. Uno de cada seis árboles de Navidad del estado ahora se transporta por camión al sur de la frontera.

Ahora, los funcionarios del estado temen que sus ganancias se conviertan en víctimas de la decisión del presidente Donald Trump de reabrir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Si Estados Unidos terminara retirándose del acuerdo, como ha amenazado Trump, México podría imponer un arancel en represalia contra Estados Unidos y recurrir a proveedores canadienses.

"La administración no comprende la importancia de las exportaciones agrícolas de Estados Unidos y está poniendo en riesgo miles de millones de dólares en ventas de exportación innecesariamente", dijo Tim O’Connor, director ejecutivo de la Asociación Nacional del Árbol de Navidad.

Retirarse del TLCAN "sería devastador para la agricultura estadounidense y la economía de Estados Unidos".

Helmuth Rogg, el funcionario del Departamento de Agricultura de Oregon, clave en la construcción de la relación con México, dijo que destruiría años de arduo trabajo. El estado actualmente es el mayor proveedor de árboles de Navidad de México.

"El riesgo de ser rechazado en la frontera y perder los árboles y luego un arancel del 20 por ciento, no creo que eso funcione para nuestros productores", dijo.

La administración Trump está presionando para modificar el TLCAN, que fue establecido entre las tres naciones hace más de 20 años y actualmente rige mil millones de dólares al año en comercio.

Grupos empresariales como la Cámara de Comercio de Estados Unidos se han opuesto a propuestas clave del Gobierno, como un intento por elevar los requisitos de contenido regional para los automóviles y una demanda presentada que busca que el tratado expire después de cinco años a menos que los países acuerden extenderlo.

Pero los grupos agrícolas, aunque apoyan en gran parte a Trump, han intentado evitar que Estados Unidos se salga del TLCAN y se han mostrado a favor de otros acuerdos de libre comercio, como el Acuerdo Transpacífico (TPP). En uno de sus primeros actos como presidente, Trump retiró a Estados Unidos del pacto.

"La industria realmente necesita este tipo de acuerdos comerciales, el TPP y el TLCAN, para mantener estos mercados en movimiento", dijo Chris Aldrich, de Natives Northwest Company, un vendedor mayorista de árboles de Navidad del estado de Washington.

Si se elimina el TLCAN, dejaría a cada país aplicar aranceles sobre las importaciones. Eso es lo que tiene ansiosos a los productores forestales.

Los productores estadounidenses dicen que tienen evidencia de que los aranceles tendrían un impacto.

En 2009, el Gobierno mexicano impuso un derecho del 20 por ciento a los árboles de Navidad en represalia por la prohibición de los estadounidenses a los camioneros de larga distancia del país.

La medida provocó una caída del 10 por ciento en la demanda de árboles de McKenzie Farms, dijo el máximo ejecutivo de la empresa, McKenzie "Ken" Cook. El año pasado, envió 250 camiones de árboles a México.

Si bien el retiro del TCAN "nos impactará mucho", Cook explicó que no está preocupado por su supervivencia este año debido a la escasez de árboles que ha alimentado la demanda interna y elevado los precios. Pero un gran porcentaje de árboles producidos en Estados Unidos aún se destina a México.

"Son muchos árboles para encontrar otro lugar para venderlos", dijo Rogg.

Bob Schaefer cosecha árboles de Navidad en Noble Mountain Tree Farm utilizando drones y helicópteros. Según él, el Gobierno mexicano ha "hecho a la industria en Estados Unidos saltar algunos obstáculos" para exportar ahí.

"Han tratado de proteger su industria con restricciones de importación", dijo.

El año pasado, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) introdujo nuevos requisitos para árboles de Navidad importados, añadiendo diez plagas más a la lista de inspección y reiterando los requisitos de rociar los árboles con insecticidas y agitarlos mecánicamente durante un mínimo de 15 segundos a 700 revoluciones por minuto antes de ser enviados.

"México en particular es un gran mercado", dijo Schaefer. Refiriéndose a los negociadores del TLCAN, señaló: "No puedo creer que cierren la Navidad en México".

Los productores de México estiman que venderán alrededor de 700 mil árboles este año, aproximadamente igual al número que la nación importa de Estados Unidos, de acuerdo con la Comisión Nacional Forestal.