Economía

El coloso petrolero que espera a la vuelta de la esquina

Aunque Arabia Saudita gane la batalla por  la cuota mercado petrolera, el país se enfrentará a otra amenaza, que no es ni Irán, ni Irak.
Bloomberg
02 marzo 2016 16:8 Última actualización 02 marzo 2016 20:39
La estrategia petrolera de Arabia Saudita

La sobreproducción de petróleo mantendrá el excendente en existencias. (Archivo)

Aun cuando Arabia Saudita gane la batalla por cuota de mercado que libra con los productores estadounidenses de shale, se enfrentará a un nuevo adversario con miles de millones de barriles.

No será su enemigo regional Irán ni un Irak recuperado ni su rival de larga data Rusia.

La respuesta será más prosaica: aunque termine la sobreproducción, seguirá habiendo un excedente de existencias de más de mil millones de barriles acumulados desde 2014, lo que incidirá en los precios.

Las reservas se seguirán acumulando hasta fines de 2017, pronostica la Agencia Internacional de la Energía, y eliminar ese exceso de oferta podría llevar años.


“Puede que lleguemos a fin de año y, pese a que la oferta y la demanda estén en equilibrio, el mercado se encoja de hombros y diga: ‘¿Y qué?’ porque esté esperando pruebas de que las existencias se han reducido”, dijo Mike Wittner, responsable de mercados petroleros de Société Générale SA en Nueva York. “Pasar de la acumulación de stock al equilibrio podría no ser suficiente”.


Desde que se la expuso a fines de 2014, la estrategia de Arabia Saudita de recuperar el equilibrio en los mercados petroleros con exceso de oferta asfixiando a los competidores con precios más bajos ha resultado extenuante y llevó el barril de crudo a menos de 30 dólares el mes pasado.

Si bien una baja gradual de la producción estadounidense indica que la oferta dejará de crecer, el segundo acto del proceso podría ser el más largo en tanto las reservas se contraen con lentitud.

Entre fines de 2014, cuando las existencias del mundo desarrollado estaban en torno a niveles promedio, y fines de este año, las reservas mundiales habrán crecido en unos mil 100 millones de barriles, muestran los datos de la AIE.


En 2017, se sumarán otros 37 millones. Teniendo en cuenta las proyecciones de la agencia sobre la velocidad con que se reducirán las existencias y los cálculos de Energy Aspects de que se agregarán a las reservas estratégicas de China 290 millones de barriles, se tardará hasta 2021 en despachar lo que se ha acumulado.

Los últimos datos del American Petroleum Institute muestran que la acumulación de reservas en Estados Unidos se está acentuando, en tanto las existencias de crudo del país se incrementaron en 9.9 millones de barriles la semana pasada.

“Durante los anteriores ocho trimestres hasta éste, hemos tenido aumentos mundiales implícitos en las existencias, de modo que hemos acumulado gran cantidad de petróleo”, dijo Harry Tchilinguirian, responsable de estrategia de mercados de materias primas de BNP Paribas en Londres. “Va a llevar mucho tiempo retirar ese exceso de petróleo del sistema”.

Las reservas empezaron a crecer en 2014 cuando la ola de oferta que provocó el auge del petróleo no convencional estadounidense, sumado a otra producción nueva, superó al crecimiento de la demanda mundial de petróleo por un factor de tres.

La acumulación continuó en 2015 conforme miembros de la OPEP como Arabia Saudita e Irak aumentaron la producción para defender su cuota en los mercados mundiales.

: