Economía

Apuesta IP a que homologación salarial apoye al mercado interno

El incremento de la demanda interna, así como el crecimiento del PIB mexicano, son algunas de las metas que la iniciativa privada busca que se cumplan con la homologación del salario, la cual costará 583 millones de pesos a los empresarios del país.
Zenyazen Flores
28 septiembre 2015 23:56 Última actualización 29 septiembre 2015 6:57
EMPLEO

Los empresarios esperan que la homologación del salario aumente el consumo de los trabajadores. (Archivo)

La iniciativa privada apuesta a que la homologación salarial –que implica pagar un salario mínimo de 70.10 pesos diarios en todo el país a partir del 1 de octubre- propicie el consumo de los trabajadores y dé dinamismo al mercado interno, aunque el incremento complique un poquito” la situación de las empresas dado el contexto económico.

De acuerdo con la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), el área geográfica B está conformada por dos mil 341 municipios con 752 mil trabajadores asalariados que perciben un salario mínimo y que se beneficiarán de la homologación salarial.

El costo anual para las empresas del aumento en el salario (1.82 pesos diarios) y en las cuotas obrero patronales (10 pesos mensuales), será de 583 millones de pesos, según cálculos de El Financiero, con base en datos de la firma PWC, .

El salario mínimo vigente en el área geográfica B es de 68.28 pesos diarios, pero la Conasami y la Secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS) anunciaron el martes la unificación de los estados clasificados en área B con la A, con el fin de fijar un solo salario mínimo general, en 70.10 pesos diarios.

FOCOS
- El área geográfica B se integra por 2 mil 341 municipios y representa a 95% de los municipios del país.

- En 1962 existían en México 111 distintos salarios mínimos y la diferencia entre el mayor y el menor era de hasta 300%


La homologación implica un incremento de 2.66 por ciento o 1.82 pesos al salario mínimo del área B, el cual absorberán los empresarios a pesar de la situación económica, quienes descartaron un impacto negativo en sus costos de operación, aseguró Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Hubo un acuerdo entre empresas y sindicatos que trabajamos desde el principio del año y lo ratificamos en nuestros órganos de gobierno y hoy estamos los representantes del sector patronal cumpliendo el compromiso del incremento real de los salarios mínimos”, expresó.

Enrique Solana, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), admitió que la homologación salarial será algo complicada para las empresas, pero apuntó que la apuesta es que los trabajadores tengan más dinero en el bolsillo y gasten más, lo que aumentaría el consumo y daría dinamismo al mercado interno.

“Sí complica (la homologación) un poquito más la situación de las empresas, pero el flujo adicional que se va a dar por el dinero agregado en los bolsillos de todos los mexicanos generará un proceso de recirculación del dinero y de mayor actividad económica y fortalecimiento del mercado interno, que es la apuesta del sector empresarial para poder salir de la crisis y protegernos de la crisis externa”, indicó Solana Sentíes.

Para Manuel Herrera, presidente de las Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), la homologación salarial “no debe tener ningún impacto, al contrario, deberá fortalecer el mercado interno, por lo que es un gran paso que se da tener ahora una zona única con un salario homologado; un salario mínimo, yo creo que va a ser benéfico para el país”.

Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), resaltó que la homologación salarial beneficiará en primera instancia a los trabajadores formales, no obstante, previó que el aumento al mínimo también tendrá un efecto “importante como piso para la economía informal donde labora 57 por ciento de los mexicanos”.

PODER ADQUISITIVO

El titular de la STPS, Alfonso Navarrete Prida, indicó que como resultado de la homologación de las áreas geográficas B con la A, así como del aumento de 4.2 por ciento nominal al salario mínimo en enero de 2015, la ganancia del minisalario en términos reales al cierre de 2015 será de 4.1 por ciento, considerando un nivel de inflación inferior a 3 por ciento.

“El impacto de esta medida sobre el poder adquisitivo se vuelve importante también para este año, ya que la ganancia del salario mínimo general en términos reales al cierre de 2015 será de 4.1 por ciento. Esto representa que por primera vez en 40 años desde 1976 se tiene una recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo en México”, expuso.

Navarrete Prida añadió que “en un año de desaceleración económica e incertidumbre podemos hablar de una recuperación gradual y significativa del salario mínimo, que es consistente y no es episódica”.

A partir del 1 de octubre habrá un solo salario mínimo en todo el país; en todos los estados el salario mínimo será de 70.10 pesos.