Economía

Analistas prevén que México no siga a la Fed en todas las alzas

Carlos Capistrán, de Bank of America, dijo que el Banco de México elevará las tasas sólo medio punto este año hasta 3.75% en tanto factores económicos locales como la inflación pesan más que la Reserva Federal de EU.
Bloomberg
06 enero 2016 11:45 Última actualización 06 enero 2016 11:45
Fed

(Reuters)

Un día después de que la Reserva Federal elevó las tasas de interés en Estados Unidos por primera vez en nueve años, México hizo lo mismo con la suya.

Pese a tener la tasa de inflación más baja en medio siglo y a un crecimiento económico deslucido, México dejó bien claro que actuaría rápidamente para preservar su ventaja relativa a la tasa como una manera de atraer y mantener la inversión extranjera. La decisión llevó a los analistas a pronosticar que México también se moverá al mismo ritmo que Estados Unidos este año, elevando los costos de financiamiento 0.75 puntos porcentuales.

Sin embargo, para Carlos Capistrán, de Bank of America Corp., en 2016 México tomará su propio rumbo. El país elevará las tasas sólo medio punto este año hasta 3.75 por ciento en tanto factores económicos locales como la inflación pesan más que la Fed, dijo. Capistrán, el analista más acertado de la inflación de México según Bloomberg, predice que el costo de vida terminará el año en 3.5 por ciento, dentro del rango meta del banco central.

Banxico posiblemente encuentre cierto margen en el año para subir menos que la Fed”, dijo Capistrán desde Ciudad de México. “Hubo algo distinto en el primer aumento; existía cierto nerviosismo con el primero después de tantos años siguiendo a la Fed”.

Ricardo Medina, portavoz del banco central de México, se negó a hacer declaraciones sobre las expectativas en materia de política monetaria.

Funcionarios del banco central fueron unánimes a la hora de votar el mes pasado el aumento de los costos de financiamiento por primera vez desde 2008 hasta 3.25 por ciento desde un mínimo récord de 3 por ciento. No reaccionar al aumento de la Fed, dijeron, podría traer aparejada una liquidación desordenada en la moneda del país y provocar más inflación.

El peso se ha depreciado 15 por ciento en los últimos 12 meses y cayó hasta un récord el mes pasado. El banco central gastó más de 24 mil millones de dólares en 2015 para sostener la moneda a raíz del temor de que una ventaja más pequeña en comparación con Estados Unidos pudiera llevar a los inversores a retirar fondos de la segunda economía más grande de América Latina.

Un 59 por ciento de la deuda pública a tasa fija de México está en manos de extranjeros. Mantener las tasas bajas aportaría un estímulo económico en momentos en que la demanda de exportaciones es floja y el gobierno está reduciendo el gasto después del derrumbe del petróleo, dijo Capistrán.

Las exportaciones no petrolíferas crecieron apenas 1.5 por ciento el año pasado hasta noviembre, el nivel más bajo desde 2009. Históricamente, el crudo representa un tercio de los ingresos federales de México, si bien ese nivel se contrajo el año pasado hasta 19 por ciento debido a la producción y los precios en baja.

Goldman Sachs Group Inc. también prevé que México elevará menos la tasa que la Fed en 2016.

Alberto Ramos, economista principal para América Latina en Goldman, dice que México elevará su tasa clave 0.75 puntos porcentuales este año, en comparación con un aumento de un punto entero en los Estados Unidos.

“Si analizamos la realidad local, los niveles mínimos récord de inflación, una economía que todavía se está recuperando, no vemos una necesidad obvia de que México se equipare a la Fed”, dijo Ramos desde Nueva York. “Quizá tengan algo de margen para subir menos”.