Economía

Ampliación de la línea
de crédito, ¿Es buena noticia?

Especialistas recomiendan usar de forma inteligente el crédito
y pagar a tiempo el saldo total, así como comprar después
de la fecha de corte para disfrutar el plazo máximo del crédito.
Darinka Rodríguez
08 abril 2014 21:3 Última actualización 09 abril 2014 5:0
ilustración

La ampliación del crédito puede usarse de manera sana y prudente./(Alejandro Gómez)

CIUDAD DE MÉXICO.- Ser buen pagador de un crédito o “totalero” es una noticia positiva y cuando esto ocurre muchas instituciones bancarias aumentan la línea de crédito hasta 50 por ciento por arriba del ingreso, según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

El artículo 18 de la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros señala que “las entidades sólo podrán elevar el límite de crédito en préstamos, créditos o financiamientos revolventes asociados a una tarjeta, a clientes que tengan un comportamiento de cumplimiento en sus compromisos crediticios; en cuyo caso la entidad deberá formularle una oferta para elevar el límite de su crédito, préstamo o financiamiento, que deberá ser aceptada expresamente por el cliente en forma verbal, escrita o por medios electrónicos en términos de la legislación aplicable”.

No obstante, el usuario a veces sólo recibe una notificación de que su línea de crédito ha sido ampliada sin ser un cliente totalero. Abraham ha incrementado su línea de crédito, de 6 mil a 65 mil pesos en cuatro años. “Ha provocado que compre más cosas; al principio sólo me avisaron que me habían dado más línea, pero no me he endeudado”, indicó.

Para Esteban Kockovic, asesor de finanzas personales, que una institución bancaria aumente las capacidades crediticias puede ser una buena o mala noticia, dependiendo del usuario. “El hecho que aumenten la línea no quiere decir que se haga un mal uso, pero si se trata de un mal usuario de tarjetas de crédito, esto le puede terminar perjudicando”, dijo en entrevista.

En el caso de Erika, la mayor línea de crédito no sólo la llevó a comprar más, sino a dejar de hacer los pagos por la totalidad de lo consumido a final de mes. “Dejé de pagar el total; no pago el mínimo, pero siempre me queda un saldo pendiente”.

DISCIPLINA: LA CLAVE

Recuerde que la institución que le otorga el crédito debe recibir su autorización para el aumento en la línea de crédito. Para Kockovic, la responsabilidad y la disciplina al usar este instrumento son la columna vertebral de unas finanzas sanas. Sin que se salgan de control, es posible tener otras ventajas.

Si en un momento se llega a tener una necesidad de efectivo, es más barato y mucho más sencillo que le den un crédito sobre el saldo de la tarjeta que acaban de aumentar sin comisiones por apertura y con una tasa de interés normalmente más baja, que si se tuviera que pedir otro crédito”, apuntó.

Los especialistas advirtieron que el monto de las deudas totales, incluyendo la tarjeta de crédito no debe superar 30 por ciento de los ingresos. En tanto, Condusef indica que lo mejor es liquidar el saldo total al final del mes o cuando menos cubrir el doble del pago mínimo del estado de cuenta.

TIPS

1. Evalúa. Antes de aceptar una línea de crédito más amplia, pregúntese si necesita una mayor capacidad de endeudamiento.

2. No alteres tus hábitos de consumo. Recuerde que una tarjeta es un préstamo que debe ser cubierto para no generar intereses. Se sugiere mantener la puntualidad de los pagos, de preferencia del saldo total.

3. Memoriza la fecha de corte y la de pago. La fecha de pago es fundamental para que no se generen intereses, y la fecha de corte para hacer un uso inteligente del crédito.