Economía

Alza en tasas de Banxico responde a un insuficiente recorte al gasto: CEESP

El CEESP considera que el incremento en las tasas de interés de Banxico busca responder tanto a la fuerte volatilidad del mercado internacional, como a la necesidad de corregir la situación de las finanzas públicas.
Leticia Hernández
02 octubre 2016 10:32 Última actualización 02 octubre 2016 12:41
recorte gasto hacienda

recorte gasto hacienda

El ajuste alcista en la tasa de interés de Banco de México tendrá un efecto favorable en las finanzas públicas en la balanza de pagos, como efecto compensador del insuficiente recorte al gasto propuesto por el Ejecutivo en el Paquete Económico 2017, señaló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Aunque la Reserva Federal de los Estados Unidos decidió mantener sin cambio sus tasas de interés en su última reunión, el Banco de México consideró necesario elevar su tasa de interés bancaria a un día en 50 puntos base, con lo que se ubicó en 4.75 por ciento.

Evidentemente el incremento en las tasas de interés busca responder tanto a la fuerte volatilidad del mercado internacional, como a la necesidad de corregir la situación de las finanzas públicas, expone el centro de estudios y recuerda la advertencia que en su momento el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, señaló de que en caso de no bajar suficientemente el gasto, la tasa tendría que subir.


En su análisis semanal, el CEESP explica que si bien el objetivo del ajuste en la tasa de interés es reducir las presiones en el mercado cambiario elevando el atractivo de la inversión en valores mexicanos, por otra parte seguramente se convertirá en un elemento que encarecerá el financiamiento a empresas y hogares con un posible reflejo en el debilitamiento del consumo y la inversión, ocasionando que la economía reduzca su ritmo de crecimiento.

Sin embargo, también tendrá un efecto favorable en la balanza de pagos, ya que la economía tiene que ajustarse a la pérdida de ingresos de divisas por la menor exportación de petróleo.

“No hay duda de que la decisión del Banco Central refleja la necesidad de un contexto macroeconómico estable”, señala el centro de estudios económicos.

Advierte que ni la devaluación del peso, ni el aumento en la tasa de interés, son suficientes para compensar la falta de una mayor reducción del gasto público que contribuya a lograr un balance primario superavitario sostenido y suficiente, para evitar que la deuda del país siga creciendo como porcentaje del PIB y resolver el deterioro de la balanza comercial.