Economía
Entrevista
Agustín Carstens, gobernador del Banco de México

Alza de tasas sin inflación, dice Carstens

El titular de Banxico dijo que el incremento de 4.75 a 5.25 por ciento registrado el jueves pasado en la tasa de referencia no influirá sobre la meta de precios prevista por el Banxico, que es de 3 por ciento.
Enrique Quintana | Víctor Piz
21 noviembre 2016 23:45 Última actualización 22 noviembre 2016 12:23
Agustín Carstens, presidente de Banxico. (Archivo)

Agustín Carstens, gobernador de Banxico. (Archivo)

Con el alza en la tasa de interés en México a 5.25 por ciento, no deberían subir las tasas de largo y mediano plazo, con lo que se tendría un incremento transitorio en los costos, pero llegando a la tasa de inflación meta del Banco de México que es de 3 por ciento, comentó en entrevista con El Financiero Bloomberg, Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico).

“En este sentido, los costos para las empresas, no cambiarían tanto. Digamos a lo más sería un incremento transitorio en los costos, y no deberían incrementar los costos para aquellos que se fondean en el mediano y largo plazo”, comentó.

A veces la gente no entiende una aparente paradoja, planteó que la decisión de la Junta de Gobierno era para proteger el poder adquisitivo de la moneda, es decir, evitar más presiones inflacionarias, pero al subir la tasa de referencia, se genera una presión sobre los costos financieros que podría dar lugar a una mayor inflación, ¿cómo explicar a la gente esta paradoja?

De hecho, precisamente, aumentan los costos, aumentan los costos de crédito, hay varios canales de transmisión de la política monetaria, en principio si aumentan esos costos, hay menor inversión, menor gasto en el consumo, también debería haber más entradas de capital del exterior por el tipo de cambio, pero al fin del día una política monetaria agresiva podría generar menores presiones por el lado de la demanda agregada, y eso generar, por decir así, la menor inflación.

Al fin del día la menor inflación es lo que va a ayudar para que este proceso sea lo más eficiente posible, también lo que esperamos es que la inflación esperada no cambie mucho, entonces ahí eso se reflejaría en un aplanamiento de la curva, lo cual quiere decir que, aumenten las tasas de muy corto plazo, pero las de mediano y largo plazo, prácticamente no cambien.

Algunos analistas creen que el Banco de México se quedó corto con el alza de tasas, finalmente el movimiento fue de 50 puntos base, los pronósticos en el mercado estaban dispersos, incluso había algunos grupos que pensaban que iban a subir 100 puntos base. Le pregunto si ¿esto también es parte de la estrategia de Banxico, frente a una inminente subida en la tasa de interés de la FED en diciembre?

No hay que tomar el alza en tasas, que determinamos ayer en abstracto, durante todo este año hemos ya aumentado las tasas de interés en 200 puntos base, realmente es bastante, quizá somos el país emergente que más ha subido las tasas de interés. Todo ha sido en previsión a un fenómeno que estamos viviendo ahora. Lo que nosotros queremos, Hacienda y Banxico, es ir reaccionando con respecto a la información que vayamos teniendo de las medidas de política económica de Estados Unidos, bajo su nueva administración.

Queremos mantener un balance entre no quedarnos rezagados, pero por otro lado tampoco precipitarnos y tomar decisiones, que en un momento no fueran requeridas, y simplemente estuviéramos generando costos a la economía.

Movimos las tasas, no teniendo un objetivo cambiario, nuestro mandato es procurar una inflación baja y estable, pensamos que con los cambios, eso nos permite mantener la inflación en nuestro rango, y si es necesario hacer ajustes adicionales, los vamos a hacer.

1
 

 

Gráfico tasas. (Especial)


Cuando la Junta de Gobierno toma la decisión de subir su tasa de referencia, pareciera que lo lógico sea nuestra divisa se hubiera fortalecido frente al dólar, pero no fue éste el caso, ¿cómo explicar esto a la gente esta circunstancia? Tenemos un dólar más caro, a pesar del alza de medio punto en la tasa de referencia.

El fenómeno fundamental es el hecho de que el dólar se está apreciando, con respecto, y prácticamente, a todas las divisas. El tema es que las expectativas, de que con el presidente electo Trump, inicie un proceso muy agresivo de gasto fiscal, eso lleve a una oferta mucho mayor de títulos de deuda del gobierno de los Estados Unidos, que eso suba las tasas de interés, y obviamente eso implica más competencia, por decirlo así para inversiones en otras divisas, incluyendo el peso.

Esto se suma a la expectativa, de que en diciembre, y de hecho, la señora (Janet) Yellen, dio indicaciones al respecto, de que la FED vaya a restringir su política monetaria entonces, este factor hizo que el dólar, el indicador que toma el valor del dólar frente a una canasta muy amplía de divisas, haya alcanzado su valor más alto en 13 años, entonces es una presión bastante importante con respecto a todas las divisas, y no sólo a México.

¿Cuál puede ser el costo en términos de crecimiento de la economía, de una mayor restricción monetaria? Hemos visto una revisión a la baja de las expectativas de los analistas en materia de crecimiento y están colocando las previsiones por debajo de 2 por ciento para 2017.

Realmente, pienso que no va ser muy alto (el costo), no es muy alto por el momento, parte es también porque los bancos no están traspasando uno a uno el cambio en la tasa de interés del Banco de México al resto de su cartera crediticia.

La verdad es que ahora no es el principal factor que podría estar afectando al crecimiento, sobretodo, no tiene comparación con respecto a la incertidumbre que está generando la falta de precisión sobre las medidas que en un momento podría tomar el presidente electo Donald Trump.