Economía

Ahora los ricos prefieren rentar que comprar súper propiedades

Mientras las ventas de viviendas han tenido una caída de 33 por ciento, la renta de propiedades de lujo por parte de multimillonarios ha crecido 29 por ciento entre 2015 y lo que va de 2016.
Leticia Hernández
09 mayo 2016 17:11 Última actualización 09 mayo 2016 17:11
mansiones

Recientemente se ha visto una tendencia entre los ultra ricos acogiéndose a la posibilidad de alquilar propiedades en lugar de comprarlaS.(Bloomberg)

Los desarrolladores inmobiliarios se enfrentan a una desaceleración en las propiedades de super lujo, ya que su clientela está buscando la renta más que la compra de inmuebles. Esto los pone en una situación difícil en donde su oferta de propiedades excede la demanda y es posible que tengan que adaptar su estrategia en los próximos años, según la firma de análisis Wealth-X.

Entre 2015 y lo que va de 2016 ha habido un incremento de 29 por ciento en la renta de propiedades super prime, en comparación con una caída de 33 por ciento en las ventas de viviendas con valor de más de 10 millones de libras en 2015, según datos de Knight Frank.

“Esperamos que esta tendencia aumente debido a una combinación de factores políticos y económicos en Londres y globalmente”, señala Peter Campion, director análisis de Wealth-X Custom Research.


Según el reporte, recientemente se ha visto una tendencia entre los ultra ricos acogiéndose a la posibilidad de alquilar propiedades super prime en lugar de comprarlas en el mundo.

Este cambio de comportamiento es la culminación de una serie de factores en las principales ciudades como Londres en donde ha habido un aumento de impuestos sobre todo a las segundas propiedades; regulaciones más estrictas de transparencia sobre propiedad de activos, que están alejando a los más ricos de comprar propiedades del rango más elevado.

En Manhattan, los precios de propiedades existentes de alto nivel están cayendo, hasta el inicio de abril, 35 por ciento de los penthouses en venta en esta zona disminuyeron sus precios; por ejemplo, el departamento originalmente propiedad del influyente editor William Randolph Hearst, se vendió en abril en 20 millones de dólares tras un precio original de 34 millones de dólares y según datos de Knight Frank, en Londres la tendencia es similar.

La estrategia que los desarrolladores de viviendas de súper lujo ha sido ofrecer a sus clientes potenciales una variedad de servicios para fomentar la compra, desde la membresía a un jet privado o piscinas chapadas en oro.