Economía

Adiós Fed, ahora el peso es la 'brújula' de Banxico

Mientras la turbulencia en los mercados financieros globales aumenta las apuestas de que la Fed interrumpirá los incrementos de la tasa, la debilidad del peso podría ser la clave de Banxico para subir los costos crediticios, según analistas.
Bloomberg
10 febrero 2016 9:55 Última actualización 10 febrero 2016 9:55
Banxico

[El tipo de cambio peso/dólar cerró en su nivel más alto desde el 3 de septiembre de 2013. / Bloomberg / Archivo]

La Reserva Federal de Estados Unidos ha pasado a un segundo plano en México.

En los últimos 12 meses, operadores y economistas han pronosticado que el Banco de México elevaría los costos crediticios cuando lo hiciera su contraparte en EU. De hecho, México hizo precisamente eso en diciembre a los efectos de preservar su ventaja en cuanto a tasa de interés respecto de Estados Unidos y de evitar una posible retirada de los inversores extranjeros.

Pero la caída del peso mexicano –la mayor este año entre las grandes monedas del mundo- lleva a muchos a reconsiderar su posición. Si bien la turbulencia de los mercados financieros globales alimenta las apuestas a que la Reserva Federal de EU interrumpirá los incrementos de la tasa, el tumulto aumenta las probabilidades de costos crediticios más altos en México en tanto la caída del peso amenaza con impulsar la inflación en la segunda mayor economía de América Latina.

“Si el peso tiene un mal desempeño, es probable que el banco central disponga un aumento independientemente de lo que haga la Fed”, dijo desde Ciudad de México Alonso Cervera, economista jefe para América Latina de Credit Suisse Group AG.

Agregó que el Banco de México podría subir las tasas el mes próximo. Ricardo Medina, un vocero del banco central, se negó a hacer declaraciones sobre estimaciones en relación con la política monetaria.

BANCO CENTRAL ‘APRENSIVO’

El banco central, que dirige el gobernador Agustín Carstens, mantuvo la tasa de referencia en 3.25 por ciento la semana pasada. Señaló en su declaración que prestará especial atención al peso y dio indicios de que ahora la moneda podría ser más importante que las decisiones de la Fed en lo que respecta a la determinación de los costos crediticios.

El peso se ha debilitado 8.5 por ciento contra el dólar este año y alcanzó el martes un bajo nivel récord.

La comisión monetaria del país, integrada por el Banxico y funcionarios de la Secretaría de Hacienda, extendió el mes pasado hasta marzo las subastas diarias de dólares a los efectos de sostener la moneda.

Las permutas de tasas de interés indican que los operadores apuestan a que el Banco de México subirá la tasa clave 0.6 puntos porcentuales de aquí a diciembre, en comparación con apuestas de 0.74 puntos porcentuales a fines del año pasado.

“El banco central se muestra cada vez más aprensivo en relación con la moneda”, dijo desde Nueva York Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs Group Inc. “Si necesitan subir las tasas, lo harán independientemente de lo que haga la Fed”.