Economía

Acusan a Goldman Sachs de ayudar al Gobierno de Nicolás Maduro

La oposición venezolana dice que el banco, señalado por comprar bonos del país, se aprovecha del sufrimiento del pueblo venezolano.
Bloomberg
29 mayo 2017 16:40 Última actualización 29 mayo 2017 17:20
Goldman Sachs

(Reuters)

Goldman Sachs fue denunciado por el jefe de la legislatura de Venezuela sobre un informe de que el banco compró 2 mil 800 millones de dólares de bonos de ese país, lo que podría ayudar al Gobierno al presidente Nicolás Maduro en medio de acusaciones de violaciones a los derechos humanos.

Según el diario Wall Street Journal, Goldman compró la semana pasada papeles de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) con un descuento de un 69 por ciento, a cambio de inyectar efectivo a las declinantes cuentas del país petrolero, que atraviesa una profunda crisis económica y política.

Un portavoz de Goldman Sachs declinó formular comentarios. Portavoces del Banco Central, que había mantenido las notas, no respondieron a los mensajes.

"Es evidente que Goldman Sachs decidió sacar provecho del sufrimiento del pueblo venezolano", dijo Julio Borges, el legislador de la oposición que encabeza la Asamblea Nacional, en una carta al director ejecutivo de Goldman, Lloyd Blankfein, a la que Bloomberg tuvo acceso.

El Congreso investigará el acuerdo, dijo. "También tengo la intención de recomendar a cualquier futuro gobierno democrático de Venezuela que no reconozca ni pague por estos bonos".

La oposición de Venezuela ha instado a los bancos de Wall Street a no lanzar un salvavidas financiero a Maduro, quien enfrenta casi dos meses de protestas públicas mientras reduce las importaciones de alimentos y medicamentos para conservar efectivo y continuar pagando bonos.

La escasez de dólares de la nación, exacerbada por un colapso en los precios del petróleo, ha dejado a los inversores tratando de evaluar la probabilidad de que el gobierno pueda mantener el servicio de su deuda.

El mes pasado, los legisladores pidieron a grandes firmas de Wall Street, incluyendo a Goldman Sachs, que no ayuden al país a monetizar sus reservas de oro de 7 mil 700 millones e dólares.

En una editorial el viernes, el economista de la Universidad de Harvard Ricardo Hausmann -- un ex ministro de planificación de Venezuela y antiguo crítico del actual gobierno -- pidió a JPMorgan Chase & Co. eliminar a Venezuela de sus índices de bonos para que los inversionistas que siguen los indicadores no se vean obligados a comprar los papepes.

En su carta, Borges dijo que el acuerdo de Goldman Sachs viola el propio código de conducta del banco y su declaración sobre los derechos humanos. Una copia de esa declaración en el sitio web de la empresa dijo que su respeto por los derechos humanos es "fundamental e informa a nuestro negocio", y que la firma otorga "alta prioridad" a la identificación de posibles problemas al decidir si hacer negocios con un cliente.

Goldman no negoció la compra de los bonos con el gobierno de Venezuela, dijo el diario, citando a tres de las personas. La división de administración de activos compró la deuda a través de un corredor no identificado, dijo el diario.

Sin embargo, Borges dijo, la transacción ayuda a Maduro. Es "un salvavidas financiero para su régimen autoritario que sistemáticamente viola los derechos humanos de los venezolanos", escribió el legislador en su carta a Blankfein. La "naturaleza irregular" y las "absurdas condiciones financieras involucradas" son "en detrimento de Venezuela y su pueblo", dijo Borges.

Fintech Advisory, un fondo de inversión con sede en Nueva York, acordó previamente comprar mil 300 millones de dólares de bonos de PDVSA en una transacción de recompra, proporcionando al menos 300 millones de dólares en efectivo, informó Reuters a principios de abril.

Goldman Sachs era el séptimo mayor tenedor de bonos de PDVSA al 31 de marzo, según datos compilados por Bloomberg.

Las reservas internacionales de Venezuela repuntaron la semana pasada desde cerca del menor nivel desde 2002, al aumentar más de 700 millones de dólares a 10 mil 860 millones al 25 de mayo.