Economía

A la baja, contratación colectiva vía sindicatos corporativos

Llega el Día del Trabajo con débil afiliación sindical debido a que los convenios vinculados al Congreso del Trabajo disminuyeron 4%; actualmente la adhesión a los gremios es pobre, de sólo 10% de los trabajadores del país.
Zenyazen Flores
29 abril 2014 23:21 Última actualización 30 abril 2014 5:0
CTM

Los sindicatos van a la baja en afiliaciones en México. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El sindicalismo mexicano llega a este Día del Trabajo emplazado por la clase trabajadora: transparencia sindical pendiente, contratación colectiva a la baja de las agrupaciones corporativas, débil afiliación sindical, división de los sindicatos independientes y el “fantasma” de los denominados contratos de protección.

Datos de la Secretaría del Trabajo muestran que la contratación colectiva mediante sindicatos corporativos, o vinculados al Congreso del Trabajo (CT), bajó 4 por ciento entre 2012 y 2013, al pasar de 5 mil 400 a 5 mil 200 contratos.

En tanto, los contratos colectivos en los sindicatos independientes al CT crecieron 14 por ciento, al aumentar de mil 824 en 2012 a 2 mil 82 en 2013.

Especialistas consultados por EL FINANCIERO aseguraron que el sindicalismo debe replantearse, lo que implica identificar nuevos liderazgos y que estos sean más legítimos, a fin de que vuelvan a su deber de representar a los trabajadores, ya que durante muchos años, por conveniencia e intereses particulares, el sistema sindical “se pervirtió”, en su función y en su esencia.

Francisco Hernández Juárez, líder del sindicato de telefonistas desde 1976, reconoció que “no está muy bien el sindicalismo que tenemos. Hay una tendencia a la dispersión, al sectarismo. Sin un sindicalismo libre y democrático, difícilmente la correlación de fuerzas se van unificar en favor de los trabajadores”.

En el país hay 2 mil 878 sindicatos de jurisdicción federal, de los cuales, 45 por ciento no tiene actualizada su información sindical.

La reforma laboral de finales de 2012 ordenó a los sindicatos tener actualizada su información sindical y hacerla pública en medios electrónicos, pero Alfonso Bouzas, especialista de la UNAM, señaló que los sindicatos no han acatado en su totalidad la nueva ley.

Sindicatos como el de Bimbo, de electricistas (SUTERM), de la UNAM y el minero de Napoleón Gómez Urrutia, centrales obreras como la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) y Congreso del Trabajo (CT), tienen desactualizada su información sindical, conforme lo muestra el portal electrónico de la STPS.

En el país hay alrededor de un millón 600 mil trabajadores sindicalizados, es decir que menos de 10 por ciento de la población ocupada formal tiene un sindicato.

Graciela Bensusán, investigadora de la UAM, explicó que la escasa presencia de los sindicatos y la tendencia a la caída de la sindicalización se relacionan con la expansión del empleo informal, la reducción del trabajo industrial, donde los sindicatos tenían mayor poder de negociación, sindicatos de “mala calidad y el poder de los empleadores para escoger a su contraparte”.

La información oficial contrasta con la afiliación que pregonan los sindicatos.

Joaquín Gamboa Pascoe, secretario general de la CTM, asegura contar con una membresía de hasta 4 millones de trabajadores, sin embargo, datos de la STPS muestran que la confederación reporta 700 mil afiliados.

Otro caso es el de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicios del Estado (FSTSE), que agrupa a 500 mil burócratas, según datos del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCA); pero, el líder de esa central, el senador priísta Joel Ayala, afirma contar con más de un millón 300 mil socios.

En cuanto a la contratación colectiva, en 2013, el primer año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, la de la CTM cayó 7 por ciento respecto de un año anterior. En contraste, la firma de contratos entre sindicatos independientes y empresas subió 14 por ciento.

En 2013, la central cetemista afiliada al Congreso del Trabajo (CT) firmó 3 mil 148 contratos colectivos de trabajo; 7 por ciento menos que los 3 mil 393 de 2012. En tanto, sindicatos independientes al CT, aumentaron la contratación colectiva 14 por ciento, al pasar de mil 824 contratos en 2012 a 2 mil 82 contratos en 2013.

Óscar de los Reyes Heredia, especialista del Tec de Monterrey, Campus Santa Fe, dijo que la baja en la contratación colectiva de los sindicatos corporativos se debe a que “estamos dejando atrás un régimen corporativista, donde las principales centrales obreras cumplían un papel clientelar”.

Bouzas agregó que el cierre de la pequeña y mediana empresa también ha sido un factor que ha jugado en contra de las centrales obreras corporativas.

Héctor Barba, asesor jurídico de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), expuso que los contratos de protección son un tema que ronda al sindicalismo mexicano, pero apuntó que no hay un dato certero sobre cuántos contratos de ese tipo hay, sobre todo si se considera que los contratos registrados en la STPS no son todos los que hay en el país, pues hay que sumar los inscritos en las 31 juntas locales de las entidades.

Este 1 de mayo será el segundo Día del Trabajo que los gremios conmemoren tras el regreso del PRI a la Presidencia.