Economía

2016 registra mayor productividad pero
con menores salarios

Pese a que en 2015 la productividad laboral cayó 0.2 por ciento, está crecerá 0.3 por ciento en 2016, aunque el número de personas ocupadas con ingresos de un salario mínimo o menor se ha incrementado en lo que va del año.
Thamara Martínez
02 septiembre 2016 17:33 Última actualización 02 septiembre 2016 17:37
empleo

Las personas ocupadas con ingresos de un salario mínimo o menor se han incrementado en lo que va del año.(Cuartoscuro)

La productividad laboral de la economía mexicana, con base en las horas trabajadas, se incrementará 0.3 por ciento en 2016, apuntan estimaciones del Cuarto Informe de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

Luego de que en 2015 la productividad del trabajo cayera 0.2 por ciento, en este año el dato se revertirá, según el indicador construido por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para esbozar el rumo de la productividad en este año.

No obstante, otros indicadores laborales apuntan a que las condiciones para los trabajadores no son tan optimistas. De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la proporción de ocupados que perciben ingresos de hasta un salario mínimo se ha incrementado en lo que va del 2016.

En promedio, durante 2015 los ocupado con ingresos de un salario mínimo o menos ascendieron a 9.7 por ciento de la población ocupada. Al cierre del primer semestre de 2016, este grupo de trabajadores concentró el 11.2 por ciento de los ocupados totales de la economía.








El promedio de los ocupados con ingresos de más uno y hasta dos salarios mínimos pasó de 29.3 por ciento en 2015 a 31.2 por ciento en la primera mitad de este año. En el mismo periodo, el grupo con ingresos de más de dos y hasta tres salarios mínimos se redujo de 25.3 a 24.6 por ciento.

Los de ingresos de más de tres y hasta cinco salarios mínimos pasaron de 16.4 a 14.2 por ciento, mientras que los que perciben más de cinco salarios mínimos disminuyeron su participación de 7.1 a 6.4 por ciento.

Respecto a la duración de la jornada laboral, en promedio el 50.2 por ciento de los ocupados en el primer semestre laboró entre 35 y 48 horas a la semana, proporción marginalmente mayor a la observada en 2015. Los que trabajaron más de 48 horas representaron el 28.3 por ciento de los ocupados, evidenciando una ligera baja desde el 28.4 por ciento registrado el año pasado.

“He visto que ha habido un crecimiento importante en el empleo a pesar de que el crecimiento de la actividad económica en general ha sido relativamente bajo, el empleo ha estado creciendo, si bien no a los niveles más altos de salarios”, afirmó Mario Correa, director de análisis económico de Scotiabank.

Pese a ello, el analista resaltó que esto es un factor positivo, que en alguna medida está ayudando a la parte interna de la economía. “Es gente que antes no tenía trabajo y que ahora lo tiene, pasa de un sueldo cero a un sueldo positivo”, detalló.