Economía

2016, año en que se sentirá de lleno el ajuste económico: Banorte-Ixe

El recorte al gasto tendrá una incidencia negativa importante sobre el crecimiento económico de México el próximo año, pues restará más de 1.0 por ciento al PIB, de acuerdo con estimaciones de Banorte-Ixe.
Clara Zepeda
30 septiembre 2015 11:3 Última actualización 30 septiembre 2015 11:19
pesos

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La economía mexicana resentirá de lleno el "ajuste del cinturón" por el recorte al gasto en el 2016, por lo que podría crecer sólo 2.7 por ciento, prevé Banorte-Ixe.

De acuerdo con Delia Paredes, directora ejecutiva de Análisis Económico de Banorte-Ixe, el recorte al gasto tendrá, ahora sí, una incidencia negativa importante sobre el crecimiento económico el próximo año, pues restará más de 1.0 por ciento al PIB.

"Con el recorte de plazas laborales, el retraso del pago a proveedores, los nuevos precios del petróleo sobre 50 dólares por barril, el bajo porcentaje de éxito de las licitaciones en el sector energético, entre otros, serán los catalizadores de que en el 2016 se va a sentir de manera importante el ajuste del cinturón", sentenció Paredes.


Durante el Seminario Perspectivas Económicas para México, organizado por China Chamber of Commerce and Tecnology Mexico y Banorte-Ixe, la economista reconoció que la perspectiva que tienen de la tasa del PIB para el próximo año es de las más pesimistas, pues el promedio del mercado trae una perspectiva de entre 3.0-3.5 por ciento, pero el retraso de los proyectos de inversión y del pago a proveedores del gobierno le pega de manera importante al crecimiento económico.

Explicó que el recorte al gasto de este año no se reflejó mucho porque se cancelaron proyectos de inversión que no estaban en ejecución, caso contrario para el 2016.

Delia Paredes prevé que el lento arranque de las reformas ocasiona que será hasta el 2020 cuando se empiece a agilizar la dinámica económica, mientras tanto, el crecimiento promedio durante los años posteriores en promedio sería de 3.0 por ciento.

RIESGOS A LA VISTA

Uno de los riesgos que la directora ejecutiva de Análisis Económico de Banorte-Ixe visualiza es que, de acuerdo a un ejercicio que elaboró, la correlación entre el precio del petróleo y el éxito de las licitaciones es muy alto.

"Cuando la cotización del energético estaba sobre 100 dólares, el porcentaje de éxito de las licitaciones rondaba el 40 o 50; mientras que en las últimas licitaciones que se han hechos en el mundo, incluyendo a México, con precios abajo de 50 dólares, el éxito de las rondas es de cero por ciento".

Así, la década próxima de precios de petróleo será una oscilación de entre 50-60 dólares por barril, bajando el nivel de éxito de las rondas en el sector energético.

Otro aspecto que visualiza como foco amarillo es que México debe cambiar su estructura fiscal en el mediano plazo, ya que mantenerla como tal le puede provocar importantes riesgos.

Asimismo, sostiene que la manera más barata que tiene el Banco de México para defender al peso y proveer de liquidez al mercado cambiario, es subiendo la tasa objetivo, actualmente en 3.0 por ciento, cuando la Reserva Federal inicie el ciclo de alza de réditos, quizás en diciembre.

La especialista de Banorte- Ixe afirma que tanto la Fed, que no se descarta que suba tasas hasta el 2016, como la economía de China, que está en un territorio no explorado en políticas económicas y con crecimientos entre 3 y 6 por ciento en los próximos años, serán variables permanentes en la ecuación de incertidumbre mundial.


"Sí bien pese a todo el escenario descrito, México no es inmune, las variables macroeconómicas están haciendo mover a México, aunque a un paso muy moderado y con inflación baja, la cual podría llegar a 3.5 por ciento en el 2016", sostiene Delia Paredes.