Economía

11 millones de personas dejan ahorro formal

Falta de empleo y malas experiencias con las instituciones son algunos de los factores que han generado que cerca de 11 millones de mexicanos abandonaran el sistema financiero en los últimos tres años, reveló la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera.
Jeanette Leyva
14 junio 2016 23:42 Última actualización 15 junio 2016 5:5
Bancos

Cada vez más personas se incorporan a los cuatro rubros básicos del sistema financiero: ahorro, crédito, seguro y ahorro para el retiro. (Cuartoscuro)

En los últimos tres años 11 millones de mexicanos dejaron de forma parte del sistema financiero través de cuentas o tarjetas de nómina, ahorro, de cheques inversión o de pensión.

A esta cifra se suman 31.6 millones de adultos que nunca han tenido una cuenta, por lo que son un total de 42.6 millones, el 56 por ciento del total de adultos, los que están fuera de los canales formales de ahorro.

La Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2015 reveló que de los 11 millones de exusuarios, el 50.2 por ciento dejaron de tener una cuenta porque dejaron de trabajar; un 10.2 por ciento fue porque tuvieron una mala experiencia con la institución financiera; otro 10.5 por ciento indicó que no utilizaba su cuenta.

Jaime González Aguadé, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), dijo que uno de los retos es saber por qué esos 11 millones de adultos que ya estaban bancarizados han optado por no volver a acercarse al sistema financiero.

De los 31.6 millones que nunca han tenido cuenta, el 50 por ciento es porque sus ingresos son insuficientes o variables y al 11 por ciento no le interesa.

SISTEMA FINANCIERO GANA USUARIOS
En conferencia de prensa para presentar los resultados de la segunda ENIF, González Aguadé aseguró que se ha tenido avances en inclusión financiera, ya que hoy el 68 por ciento de los adultos tienen al menos un producto financiero, cuando en 2012 era el 56 por ciento.

Sin embargo, aún hay pendientes pues 24.1 millones de adultos no tienen ningún producto financiero, aunque en 2012 eran 30.9 millones de personas.

El funcionario destacó que cada vez más personas se incorporan a los cuatro rubros básicos del sistema financiero: ahorro, crédito, seguro y ahorro para el retiro.

En ahorro, el porcentaje de personas se elevó de 36 por ciento de 2012 a 44 por ciento en 2015. “Parte de este incremento se vio una mejora de la medición de la encuesta ya que ahora se incorporan instituciones no bancarias, las cuales son un elemento clave para la inclusión financiera”, dijo González.

El acceso al crédito también se incrementó de 27 a 29 por ciento de los adultos, y la proporción de quienes tienen un seguro subió de 22 a 25 por ciento.

La encuesta releva que el 92 por ciento de la población adulta en México prefiere pagar en efectivo cuando realiza compras.
Asimismo, el 84 por ciento de las personas que poseen una cuenta tienen una tarjeta de débito, no obstante, la mitad no la utilizó en los últimos tres meses para hacer compras.

El 75 por ciento de los adultos tiene celular, pero casi la mitad no tiene una cuenta de banco. “Esto nos indica que existe un gran potencial para seguir impulsando el uso de la banca móvil y para seguir innovando con servicios financieros digitales de manera que podamos incluir de esta forma a más mexicanos”, dijo González.

PRESENTARÁN POLÍTICA DE INCLUSIÓN
Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda, detalló que en el marco del Segundo Foro Internacional de Inclusión Financiera, que se va a celebrar el próximo 21 de junio, se hará la presentación de la Política Nacional de Inclusión Financiera.

Ésta, dijo “servirá para guiar y coordinar los esfuerzos de todas las instituciones financieras para lograr que más mexicanos sean incorporados al Sistema Financiero, reconociendo que hablar de inclusión financiera es hablar de inclusión social”.

Dijo que ara avanzar en inclusión se debe trabajar en tres partes. En que haya mayor infraestructura para proveer de servicios financieros; en tener productos que sean adecuados, tanto para las pequeñas empresas como para la población de menores ingresos y en tercer lugar, en proveer de educación financiera para que el crecimiento de esto sea sostenido.

Gran parte de la población en México no ahorra ni tiene créditos y quien lo hace, en su mayoría recurre a medios informales. Así, 46 millones de adultos en el país prefiere guardar su dinero en casa, tandas o con familiares y 28 millones prefiere acudir a familiares o amigos para pedir prestado que ir a una institución