Bloomberg

Los perros ‘voladores’ que salvan rinocerontes

Los canes pueden trabajar en condiciones extremas, jadean para reducir la temperatura de su cuerpo; la caza furtiva de rinocerontes obedece a que los precios de sus cuernos alcanzan 95 mil dólares por kilo.
Bloomberg
26 noviembre 2014 21:31 Última actualización 27 noviembre 2014 5:0
Los cuernos de rinoceronte en polvo son comprados por asiáticos como supuesta cura del cáncer y mejora del libido. (Especial)

Los cuernos de rinoceronte en polvo son comprados por asiáticos como supuesta cura del cáncer y mejora del libido. (Especial)

Atado a un arnés de nylon negro, Venom desciende a rapel desde un helicóptero. Marius, el instructor de este pastor belga de dos años, se desliza al mismo tiempo y desengancha a su pupilo. Entonces el perro echa a correr y derriba a un hombre vestido con un traje especial acolchonado.

Venom es parte de un ejército de perros que son entrenados por la compañía Paramount Group para ayudar a combatir a los cazadores furtivos en Sudáfrica, hogar de la gran mayoría de los rinocerontes del mundo. Muy apreciados por sus cuernos, usados en la medicina tradicional asiática, un récord de mil 020 rinocerontes fueron sacrificados este año en el país, el triple que hace tres años.

El pastor belga malinois, como se conoce a la raza, “puede trabajar en condiciones extremas,” explica Henry Holsthyzen, quien dirige la academia canina K9 Solutions de Paramount, en el marco de una presentación de la escuela perruna a un año de su creación. “Han demostrado ser muy útiles en Irak y Afganistán. Tienen mucha energía, son muy inteligentes y rápidos. Es un paquete impresionante.”

Los cuernos del rinoceronte están hechos de la misma materia que forma nuestras uñas o cabello, pero en peso es más valioso que el oro. Los precios por un kilogramo van hasta 95 mil dólares en China y Vietnam, donde consumidores los compran en forma de polvo que ingieren para mejorar su libido.

LA LUCHA CONTRA LA CAZA FURTIVA

Sudáfrica ha implementado varias medidas para poner fin a la caza ilegal, entre ellas establecer una zona de protección dentro del Parque Nacional Kruger (una superficie del tamaño de Israel), mover a los rinocerontes a ranchos privados y desplegar soldados para combatir a los cazadores furtivos.

Paramount, una empresa con sede en Johannesburgo dedicada a la defensa y controlada por la familia Ichikowitz, contribuyó el año pasado con un helicóptero para ayudar a capturar a los cazadores clandestinos en Kruger.

La academia K9 se localiza a dos horas en auto de Johannesburgo, junto a la cordillera de Magaliesburg que se extiende al oeste de la ciudad más grande de Sudáfrica. Cerca de 60 perros adultos, algunos de ellos malinois, algunos otros cruzados con pastores alemanes, que son más grandes y lentos, y 60 cachorros, el más joven nacido ayer por la noche, se preparan para ser usados en la guerra que libra Sudáfrica contra la caza furtiva de rinocerontes.

La granja de juegos fue en otros tiempos el coto de caza de Paul Kruger, quien dirigió la resistencia afrikáner contra los británicos en la guerra Anglo-Bóer de 1899 a 1902.

El hocico de Venom es largo y negro. El resto del perro de 29 kilos está cubierto de una capa de pelaje corto. Jadea para mantenerse fresco en el clima caluroso. Un malinois puede llegar a venderse en 100 mil rands (9 mil 122 dólares). A partir de las seis semanas, los perros empiezan a ser entrenados en el arte de la caza, el rastreo y la detección. La raza tiene cerca de 60 veces más receptores sensoriales en la nariz que los humanos.

“A pesar de toda la tecnología del mundo, una de las soluciones más exitosas es una de las más sencillas: el hombre y el perro,” dice a la prensa el presidente y fundador de Paramount Group Eric Ichikowitz.
Marius da una orden en lengua afrikaans y Venom apenas tarda unos segundos en detectar una pequeña cápsula de virutas de cuerno de rinoceronte oculta en el guardafangos de una camioneta Toyota Prado. Marius lo recompensa tirándole una pelota de tenis que el perro persigue con alegría. Luego olfatea un rifle en otra camioneta.

“Para el perro este es un juego,” dice Holsthyzen. “Él no sabe cuán importante es su contribución. Su recompensa es jugar.” Holsthyzen lleva 20 años como entrenador de perros, lleva los brazos surcados con cicatrices de las sesiones de entrenamiento con perros de ataque.
En otro entrenamiento, Marius y Venom saltan de un helicóptero a un lago fangoso para detener a un sospechoso en fuga.

RASTREO CON DRONES

El primer perro que Holsthyzen entrenó para combatir la caza ilegal, un can de nombre Ngwenya, fue desplegado en el Parque Kruger en 2010. A las pocas semanas localizó a cazadores furtivos que habían aserrado un cuerno de rinoceronte en el silencio de la noche.

Tener la raza adecuada es imprescindible. Cuando Holsthyzen trató de usar la raza bluetick, un perro de caza originario de Louisiana, descubrió que los perros eran tan veloces al rastrear que sus manejadores no podían seguirles el ritmo. Paramount ahora está estudiando la posibilidad de colocarles collares que emitan señales y seguirlos con drones.

Los parques nacionales de Sudáfrica y de otros países envían a sus guardabosques para ser capacitados junto a los perros antes de regresar a sus reservas como una unidad. A la fundación de Ichikowitz le cuesta unos 130 mil rands preparar a un perro para la acción y luego unos 50 mil rands por año de mantenimiento. Los canes son desplegados en el monte con unidades móviles de guardaparques por tres días antes de ser enviados a casa.

Cuando los guardabosques, enfundados con rifles R1, ensayan sus disparos en tableros a 100 yardas de distancia, los perros comienzan a ladrar.

“Cuando hay disparos, para los perros es el momento de ponerse agresivos,” explica Holsthyzen.

Todas las notas BLOOMBERG
Huawei no está ebria, aunque podría estar un poco mareada
¿Cómo evitar que la Estatua de la Libertad se ahogue?
Así era el lavado de dinero dentro de Banamex USA
¿Por qué Ford despidió a su CEO?
Aumentan despidos de líderes ejecutivos por mentiras o fraudes
Si Trump cree que puede escapar con despidos, está equivocado
Snapchat se acercó tanto al santo grial, que puede terminar 'pecando'
¡Basta! Lo que están haciendo con las donas es demasiado
¿Te imaginas un mundo sin café? Estos científicos luchan para evitarlo
A Honda podría irle mejor sobre dos ruedas que sobre cuatro
Cómo cambió la imagen del tequila a lo largo del tiempo
Por qué estos nachos valen 30 dólares en EU
Una mirada al pasado podría revelar el futuro del iPhone
Una computadora lenta, el drama 'godín' del que pocos se libran
Este hombre gasta millones contra relación Trump-Musk
Cinco cosas que estamos a punto de saber sobre Siria y Trump
¿No te suben el sueldo? La culpa no es tuya, sino de tu empresa
¿Sabes a dónde ir de vacaciones? Branson propone hacerlo bajo el mar
El comercial de Pepsi era bueno... pero en la época 'hippie'
Así es como México la 'rompió' en el mercado petrolero
Cara de Warren Buffett adornará latas de Coca-Cola en China
Esto es lo que Ross quiere tratar en el encuentro entre Trump y Xi Jinping
Ni los mejores seleccionadores de acciones superan a los robots
América Latina necesita más denunciantes
Musk quiere aplastar a la competencia con mayor producción del Model 3