Bloomberg

La nueva guerra por construir el ‘edificio más alto del mundo’

Un desarrollador en Dubai anunció su proyecto para construir una torre que superará al Burj Khalifa, actualmente el edificio más alto del mundo, mientras que en Arabia Saudita ya está en marcha otra torre que llegaría al kilómetro de altura.
Bloomberg
18 abril 2016 20:4 Última actualización 19 abril 2016 14:5
rascacielos

rascacielos

Emaar Properties, desarrollador con sede en Dubai, tiene planes para construir el que sería el edificio más alto del mundo en 2020, justo a tiempo para la Expo Mundial de Dubai, y por supuesto los bocetos del arquitecto Santiago Calatrava Valls son impresionantes: un delgada torre soportada por cables que parecen una cortina sobre la estructura.

"Estamos buscando a una torre y un monumento que añada valor al mundo", dijo el presidente de Emaar, Mohamed Alabbar, en un video publicado la semana pasada en el que anunciaba el proyecto. No dijo exactamente qué tan alto será el edificio, sólo que sería un "nivel más alto" que otra torre de Dubai, el Burj Khalifa, actualmente el edificio más alto del mundo, de 828 metros.


Sólo hay un detalle que no se menciona en el anuncio: un desarrollador rival, Kingdom Holding, también está construyendo lo que dice será el rascacielos más alto del mundo, y cuya finalización está prevista para 2019. Éste se elevará en la ciudad de Jeddah, en Arabia Saudita, y al igual el proyecto de Dubai no tiene una altura especificada. El proyecto Jeddah ya está en marcha, mientras que el nuevo plan en Dubai sólo existe en el papel.


La historia está llena de planes abandonados para los “edificios más altos del mundo", incluyendo una aguja de más de 600 metros de alto en Chicago que estaba destinada a ser el rascacielos más alto de Estados Unidos hasta que el proyecto fue abandonado en medio de la crisis financiera. Dubai mismo ya puede reclamar la “distinción” de tener el rascacielos sin construir más alto del mundo.

La nueva torre planeada en Dubai parece ser menos un edificio en funcionamiento que una plataforma de observación y la pieza central de un desarrollo de uso mixto de seis kilómetros cuadrados.

La megaedificación en marcha en Jeddah, a veces llamada Kingdom Tower, fue concebida como un rascacielos tradicional, con más de 200 mil metros cuadrados de superficie divididos entre espacio de oficinas, condominios de lujo y un hotel Four Seassons. Aunque el desarrollador no ha anunciado la altura, hay una especulación generalizada de que va a rematar en un kilómetro, casi el doble de la altura de cualquier edificio de Estados Unidos.

Es difícil ver la competencia entre los dos proyectos, teniendo en cuenta las fechas de terminación y las alturas no reveladas. Hay incluso una superposición de personal: el arquitecto del proyecto en Jedda, Adrian Smith, diseñó el Burj Khalifa mientras trabajaba con Emaar Properties.

Un portavoz del arquitecto Calatrava refirió las preguntas a Emaar Properties, que se negó a comentar más allá del comunicado de prensa anunciando sobre la nueva torre. Por otra parte, un portavoz de Smith se negó a comentar, y Kingdom Holding, propietario de la torre en Jedda, no respondió a un correo electrónico.

Las carreras para construir los mayores rascacielos no son nada nuevo. "Si nos remontamos a la época medieval, la construcción de una catedral más alta era una forma de demostrar que ese poblado amaba a Dios un poco más", dijo Judith Dupré, historiadora en arquitectura y el autora del libro de próximo lanzamiento One World Trade Center.

En el ejemplo moderno más famoso, los desarrolladores del edificio Chrysler construyeron la sección superior de la torre dentro de tal forma que se ocultara la altura deseada a los constructores rivales. En los últimos años, desarrolladores han competían para construir torre residencial más alta de Nueva York.

Es más caro construir tan alto, un costo que los desarrolladores justifican en parte por la publicidad que reciben por sus esfuerzos. En Medio Oriente y Asia, dijo Dupre, la economía de los edificios súper altos a menudo depende de los planes de construcciones más grandes.

"Los gobiernos ven estos rascacielos como un medio para un desarrollo más amplio", dijo Dupre. "Ellos dan a los constructores el derecho de edificar un rascacielos y otros 30 edificios y el rascacielos se convierte en un líder de pérdidas para un proyecto más grande”.

En ese sentido, Smith señaló en una entrevista reciente que los departamentos en Dubai con vista al Burj Khalifa alcanzan precios más altos. La nueva torre de Dubai, destinada a eclipsar la obra de Smith, estaría en el centro de un desarrollo de uso mixto. Si el proyecto termina siendo la estructura más alta del mundo, es probable que también acabe siendo una imponente hazaña de mercadotecnia.

Todas las notas BLOOMBERG
Millonarios atraídos por la filantropía médica
Inmigrantes protagonizaron el primer Día de Acción de Gracias en EU
La ‘Guerra Fría’ de Putin contra las tecnológicas de EU
Esta colonia de Iztapalapa compra las computadoras que en EU ya no quieren
¿Los adolescentes tienen que votar?
Victoria’s Secret reconoce que vendió "basura tonta" y apunta a millennials
Por qué los bancos tienen más que perder en las elecciones de EU
Cemex y Peñoles, 2 casos que los 'trumpistas' no quieren que leas
Pemex centra esperanzas de recuperación en asociaciones
Jack Ma quiere una China estilo ‘Minority Report’
Obama permite a estadounidenses traer más cigarros y ron cubanos
¿Es seguro entusiasmarse nuevamente por las inversiones?
Pemex busca exportar crudo Maya a la costa oeste de EU
Amenaza de Trump a Clinton carece de fundamento, pero es peligrosa
Panamá invertirá entre 6.5 por ciento y 7 por ciento del PIB
Permiso con goce de sueldo para cuidar a tus padres sí existe, pero no en México
Trump advierte que inmigrantes están entrando a EU para votar
Netflix ve 'en chino' entrar al mercado asiático
Apple gana caso contra Samsung sobre violación de patente
Esta compañía quiere que los japoneses dejen de usar dinero en efectivo
¿Se murió tu pila? Estas empresas quieren cargarla a distancia... y sin cables
Deuda mundial, ¿qué tanto debe preocuparnos?
Acuerdos comerciales que Trump odia tienen algunas ventajas
Viuda de Steve Jobs invierte en casa productora de ‘Spotlight’
Diez personas clave que decidirán sobre futuro de Deutsche Bank