Bloomberg

El ‘home-office’ podría ser dañino para el planeta

De acuerdo a un estudio realizo por el mayor proveedor de banda ancha del Reino Unido, hacer "home office" puede aumentar las emisiones de dióxido de carbono que provocan el calentamiento global.
Bloomberg
05 febrero 2016 20:24 Última actualización 06 febrero 2016 5:5
ME. Sentirnos inútiles en el trabajo garantiza que nunca lo seamos.

ME. Sentirnos inútiles en el trabajo garantiza que nunca lo seamos.

La próxima vez que su jefe trate de convencerlo o convencerla de los beneficios de trabajar desde su casa, piense un momento hasta qué punto podría estar contribuyendo a arruinar el planeta.

Cada vez son más las empresas que piden a sus empleados que trabajen a distancia en un intento de reducir los costos de alquileres de espacio de oficina y de aprovechar el crecimiento de la banda ancha súper veloz, las teleconferencias y los teléfonos inteligentes.

Pero trabajar desde la cocina en realidad puede aumentar las emisiones de dióxido de carbono que provocan el calentamiento global, ya que quienes permanecen en su casa en general encienden el termostato. El consumo de energía hogareño aumenta un 20 por ciento cuando las personas trabajan donde viven, según un estudio realizado por BT Group Plc, el mayor proveedor de banda ancha del Reino Unido.


“La opinión general es que trabajar desde la casa siempre es bueno, pero las cosas nunca son tan simples como parecen”, dijo Paul Swift, consultor en Carbon Trust, un grupo de investigación con sede en Londres que asesora a compañías en materia de sustentabilidad. “Se puede tener un edificio muy eficiente en una ciudad donde la gente camina o utiliza el transporte público. Si quienes trabajan desde su hogar encienden la calefacción en toda la casa, es negativo”.

Swift y su equipo confirmaron que trabajar desde la casa durante el invierno puede traer rápidamente aparejado un aumento de las emisiones. Una sola hora de calefacción extra para la mayoría de los hogares elimina las emisiones ahorradas evitando un traslado hacia y desde el trabajo, fue la conclusión de Carbon Trust en un informe de 2014.

Únicamente los trabajadores a distancia que viven lejos de la oficina que de lo contrario tendrían que ir en auto al trabajo contribuyen a una reducción global de la contaminación. Los empleados cuyo traslado en auto cotidiano alcanza un mínimo de ocho millas (13 kilómetros), que toman un autobús por 14 millas (22 kilómetros) o viajan como mínimo 32 millas (51 millas) en tren pueden reducir las emisiones, dijo el informe. Los que caminan o toman el transporte público incrementarían sus emisiones trabajando desde la casa.

Vodafone Libertel BV, un proveedor de telefonía móvil, ha reconocido conclusiones similares. Trabajar desde la casa aumenta el consumo de energía y calefacción, neutralizando los ahorros de energía de menores traslados y menos espacio de oficina, según su último Informe sobre Ganancias y Pérdidas Ambientales.

Más gente que nunca está trabajando desde su casa, y los defensores de esta práctica dicen que esto puede reducir la contaminación. Aproximadamente 3.7 millones de empleados estadounidenses lo hacen durante la mitad del tiempo que permanecen en el trabajo o más, el doble del nivel de 2005, según la firma consultora Global Workplace Analytics.

Esto puede contribuir a una reducción de 51 millones de toneladas métricas de emisiones de carbono al año, el equivalente de sacar de las calles a todos los que se trasladan al trabajo en Nueva York, según el grupo de investigación que trabaja ayudando a las empresas y comunidades a entender las ventajas que tiene trabajar desde la casa.

“Salvo que se produzca un desastre nacional, consideramos que el crecimiento del horario parcial combinado con el trabajo a distancia se mantendrá entre un 5 y un 7 por ciento en los próximos años”, dijo Kate Lister, presidenta de Global Workplace Analytics. “El mayor crecimiento se dará entre los tele-trabajadores menos frecuentes. En esa área, predecimos un crecimiento de 10 por ciento anual en los próximos años”.

Todas las notas BLOOMBERG
Los flamingos han vuelto a las pasarelas...
Reino Unido prohibirá vehículos diésel y de gasolina para 2040
Ganancias de bancos en EU alcanzan niveles previos a la crisis
Musk presume que construirá el túnel más largo del mundo… ¿será?
Zona radioactiva de Chernobyl podría albergar gran parque solar
Deja un momento tu iPhone y... ¡aprecia su genialidad!
Drones letales y viajes supersónicos ‘toman’ París
Soy Mohammed bin Salman, heredé un reino ¿Y ahora?
En realidad, Travis Kalanick deja un lugar difícil de llenar
Janet Yellen es la mejor sucesora de sí misma en la Fed
El clima está demasiado caliente para que algunos aviones vuelen
Ya es hora de que el bitcoin se consolide
En Hong Kong sale más barato vivir en un coche que en un 'depa'
¿Buscas culpar a alguien por el escándalo de Uber? Mírate en el espejo
El problema de Zara: ropa barata, acciones caras
Este tipo trata de 'curar' la adicción a la carne, que llama el 'nuevo tabaco'
El futuro de la clase ejecutiva de los aviones ya nos alcanzó
Este papá y Microsoft están luchando con datos contra la muerte de bebés
¿Qué se roban en los restaurantes? De todo, literalmente, de todo
Putin dice que le gusta la gente como Trump
Los bitcoines se miran en el espejo de Wall Street
Huawei no está ebria, aunque podría estar un poco mareada
¿Cómo evitar que la Estatua de la Libertad se ahogue?
Así era el lavado de dinero dentro de Banamex USA
¿Por qué Ford despidió a su CEO?