Bloomberg

¿Beneficios extras de las oficinas? ¡Son tonterías!

¿Mesas de ping-pong, comida gratis o llevar a la mascota a la oficina? Los jóvenes estadounidenses piensan que estos 'beneficios extras' con los que empresas buscan engancharlos,
no son tales. Entonces, ¿qué es lo que buscan?
Bloomberg
21 abril 2016 19:54 Última actualización 24 abril 2016 20:14
ping pong

Las mesas de ping-pong no sustituyen los verdaderos beneficios laborales, sostienen profesionales estadounidenses. (Bloomberg)

La mesa de ping-pong de la oficina es un insulto a la inteligencia de los empleados. Todos queremos estar contentos en el trabajo, donde los estadounidenses pasan una gran parte de su vida, pero los empleados no somos tontos. Sabemos que las mesas de ping-pong y los expendedores de bebidas no hacen que el trabajo sea divertido o gratificante. Y por cierto no reemplazan a un salario como Dios manda.

Los beneficios extra son significantes, una forma que tienen las organizaciones de expresar compromiso con una cultura empresarial despreocupada y, en algunas compañías, un premio consuelo por salarios bajos y trabajo poco interesante.

La tendencia se inicia con Google y Zappos. Ambas edificaron empresas enormemente exitosas basándose en productos populares y definieron su cultura en materia de lugares de trabajo con la ayuda de pufs de bolitas de poliestireno.

1
 

 

google

Desde entonces proliferan los extras en las startups, las organizaciones de medios y las compañías tecnológicas que esperan que un ambiente más confortable motive a los empleados y les dé ganancias de la magnitud de las de Google. Algunas investigaciones relacionan la cultura de la empresa con las ganancias. Esto, a su vez, llevó al fenómeno de querer seguirle el tren, por el que determinados beneficios se volvieron casi obligatorios.

“Aquí en Silicon Valley está casi demodé tener vacaciones ilimitadas, perros en el trabajo o comida gratis, créanlo o no”, dijo Scott Dobroski, director de comunicaciones de Glassdoor. “La gente se está poniendo más creativa”.

Lamentablemente las cápsulas para dormir la siesta no evitan que los trabajadores se vayan. “La mesa de ping-pong y el Red Bull son algo superficial”, dijo Evan Porter, que trabajaba en una agencia de marketing digital de Atlanta que tenía las consabidas mesas de ping-pong y los pufs de poliestireno.

Cuando lo entrevistaron por primera vez para el trabajo a los 25 años, la simpática oficina “decididamente me pareció atractiva”, dijo. Pero finalmente partió porque “la gestión diaria y las cosas que ocurrían me cansaron pasado el tiempo”.

1
 

 

startup

Porter, que ahora tiene 29 años, trabaja como editor en Upworthy, que lo atrapó con beneficios tan atractivos como vacaciones pagadas y flexibilidad para trabajar desde su casa para poder cuidar a su hijo. También le pagan más y le gusta más el trabajo.

Los beneficios que importan más no son los metegoles o futbolines. La gente quiere seguro de salud, vacaciones pagas y días por enfermedad, la posibilidad de recibir premios por buen desempeño y un plan de ahorro para el retiro, reveló una encuesta de 2015 de Glassdoor.

En el fondo, lo que la gente quiere es que le paguen. Existe la idea de que los millennials, los integrantes de la Generación Y, prefieren trabajar en una oficina “cool" que recibir un buen sueldo. Pero la remuneración siempre ocupa un lugar importante en la satisfacción del empleado, en especial para los millennials, que se reciben con una deuda promedio de más de 35 mil dólares.

Los trabajadores ven la mesa de ping-pong como lo que es: algo insignificante. “No creo que tenga un efecto duradero si las demás cosas no están en su lugar, como la de tener un camino claro hacia el crecimiento y el salario: los verdaderos beneficios que uno necesita”, dijo Porter. “No creo que a la larga eso ayude a que la gente se quede”.

Todas las notas BLOOMBERG
Apple se topa con la dura realidad de su iPad
Por qué la gente aún vive y muere en los vertederos de basura
Horario de verano: sin sentido, peligroso y costoso
Si Zara está cayendo, qué será de sus competidores
¿Por qué Snap necesita meterse en la cabeza de sus usuarios?
Hoteles, cómo convencer a sus huéspedes de que no son espiados
En esta ciudad, usan orina de vaca como pesticida
Esto es lo que hace que funcione o no la inmigración en EU
‘Impuesto de ajuste en frontera’ solo trae nuevos vacíos: experto
ICA busca negociar su plan con acreedores
Esta es la razón por la que Trump acusó a Obama de espionaje
Las personas más ricas del mundo tienen más de 80 años
El cine se vuelve motor de una industria que vale 20 mil mdd
Así es como NY albergará 2.5 mmdd en arte
Trump, más influenciado por Fox, y Fox crece en rating por Trump
Esto es lo que pasa cuando EU y México se pelean por comercio
McDonald's es inteligente en copiar el modelo de Starbucks y Domino's
¿Qué hay de malo en la idea del impuesto a los robots de Bill Gates?
Axtel quiere cruzar la frontera y expandirse en Estados Unidos
Unilever tiene un respiro, pero está en la mira del 'tiburón'
Diésel costará miles de millones de dólares a la industria automotriz
Apple contrata a jefe de Fire TV de Amazon para su negocio de TV
Guerra tonta e inútil de Trump vs. TLCAN acabará mal
Nominado por Trump a Salud, 'enfermo' de sospechas
Cinco pasos para repeler la furia de Trump en Twitter