¿Por qué diablos Spotify no puede crecer como Netflix?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué diablos Spotify no puede crecer como Netflix?

COMPARTIR

···

¿Por qué diablos Spotify no puede crecer como Netflix?

Las regalías que Spotify paga a las disqueras por los derechos de las canciones limitan sus ganancias, a diferencia del servicio de 'streaming' de video.

Bloomberg Shira Ovide
02/05/2018

Spotify Technology SA quiere ser el próximo Netflix Inc. Ambos son pioneros en hacer que la gente pague por un buffet de entretenimiento digital: el director financiero de Spotify, incluso, tuvo hasta hace relativamente poco el mismo trabajo en Netflix. Durante el lanzamiento de la oferta pública de acciones de la empresa a principios de este mes, los ejecutivos de la empresa sueca mencionaron a su ídolo con tanta frecuencia que se sintió como si Netflix fuera la que estuviera saliendo al mercado de valores.

Por mucho que Spotify se parezca a ella en espíritu y enfoque comercial, los servicios divergen de una manera que hace que el camino del servicio de streaming de música para obtener ganancias sea mucho más complicado. Los gastos de programación de la compañía de transmisión de video no aumentan ya que atrae a más suscriptores. Pero a medida que Spotify crece, su costo de transmisión de música aumenta; no puede correr hacia la rentabilidad. El producto de Spotify, 35 millones de canciones, cuesta más a la compañía a medida que más personas se inscriben. Sus contratos con compañías de música son confidenciales, pero en general la empresa paga a los propietarios de derechos de canciones una tarifa por cada usuario que paga o un porcentaje de los ingresos de la compañía.

En algunos casos, las regalías que paga disminuyen ya que registra más suscriptores o alcanza otros hitos, de acuerdo con las divulgaciones de la empresa. Spotify también dice que paga una tarifa más baja por usuario en las suscripciones de estudiantes y familias. Todo esto hace que sea difícil saber cuándo la compañía podría revertir años de pérdidas operativas. (Spotify, sin embargo, terminó el año pasado con más efectivo disponible de lo que comenzó). Un representante de la compañía declinó hacer comentarios, citando restricciones regulatorias antes de su listado en el mercado.

Spotify no puede desafiar el paradigma de las regalías, porque está a merced de unos poderosos corredores que controlan la música popular. Las tres principales discográficas, Sony Music Entertainment, Universal Music Group y Warner Music Group, así como un consorcio de independientes poseen los derechos de casi nueve de cada 10 canciones en Spotify. Walt Disney Co. podría sacar sus películas de Netflix, y no sería un golpe mortal. Una importante discográfica que se retira de Spotify podría ser devastadora.

Ejecutivos de la compañía han dicho que aumentar sus números de suscriptores mejorará su economía. “Escala” es su palabra mágica. Pero Spotify sabe que no puede confiar sólo en las suscripciones. Es por eso que, al final de su discurso de tres horas ante los inversionistas, su principal ejecutivo de finanzas, Barry McCarthy, el que trabajó en Netflix, dejó en claro que las expectativas de un margen de ganancia mejorado se basaban en el desarrollo de otras fuentes de ingresos, como la venta de publicidad a los promotores que buscan aficionados o datos para escuchar música y dársela a los sellos discográficos y promotores de conciertos. La compañía ya ha logrado negociar una disminución en las tarifas que paga, y como resultado, su margen de utilidad bruta mejoró el año pasado.

El servicio y sus proveedores saben que no pueden vivir el uno sin el otro, y eso podría ayudar a Spotify a reducir aún más los costos. La compañía podría seguir el ejemplo de Netflix y darle la vuelta a las disqueras al firmar con los músicos directamente. Pero esta es un área donde la sueca se resiste a la analogía de Netflix por temor a entrar en conflicto con las productoras musicales, dice Mark Mulligan, analista de medios y tecnología de Midia Research.

Por lo tanto, Spotify quiere ser comparado con Netflix, excepto cuando no le conviene. En la gran mayoría de los casos, la comparación no se sostiene.