Bajío
REPORTAJE

Vivienda económica para queretanos, en vías de extinción 

Poco rentable. Los desarrolladores son ahuyentados por el incremento en los costos de producción, de hasta 22%: Canadevi
SIRSE ROSAS
25 abril 2016 8:54 Última actualización 25 abril 2016 9:0
CASAS ECONOMICAS

Construyen vivienda económica sólo cinco de las más de mil constructoras que operan en el estado. [Archivo]

En Querétaro la vivienda con un precio menor a 400 mil pesos está en proceso de extinción.

Las desarrolladoras inmobiliarias han sido ahuyentadas por los altos precios de los servicios y la especulación de la tierra, que han elevado los costos de construcción hasta en 22 por ciento.

De más de mil constructoras que trabajan en la entidad, se estima que sólo cinco están enfocadas al desarrollo de casas de este tipo: Sadasi, casas Ara, Javer, Hogares Unión y Ruba.



La mayor parte de las empresas han migrado hacia mercados más caros, principalmente en la vivienda media, nicho en el que ya se observa saturación del mercado.

El ganador en esta situación es Apaseo el Grande, municipio de Guanajuato conurbado a Corregidora, que se está convirtiendo en competencia para las ciuades de Querétaro debido a las facilidades que ofrece para la construcción de vivienda económica.

EN MANOS DE SEDATU Y CONAVI

De acuerdo con el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) en el estado, Mario Basurto Islas, las constructoras de vivienda barata enfrentan una situación complicada en Querétaro debido a la falta de reserva de tierra, ya que la existente es muy cara y la más económica se encuentra fuera de los polígonos de contención urbana establecidos por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi).

“Está en riesgo (la vivienda económica), estamos trabajando con gobierno del estado a través de la CEA (Comisión Estatal de Aguas) que es donde más nos incide (en costos) y con los municipios para tratar de concientizar y lograr apoyos para la vivienda económica. Está complicadísimo y hay empresas que su nicho de negocio a nivel nacional es vivienda económica y en Querétaro hoy están pensando en irse hacia la vivienda media”.

Ante esta situación, el líder sectorial urgió la reevaluación y actualización de los polígonos de contención, para que de esta manera se pueda generar vivienda más alejada que permita disminuir costos, ya que el precio de la tierra y los servicios se suman a las obras de infraestructura que se requiere hacer en los predios.

“La mesa de evaluación donde se mete tu terreno a Sedatu hoy está cerrada, se supone que se debe de abrir pronto, pero si no actualizan los polígonos y el terreno está alejado, va a ser negado, ese va a ser el problema, primero debe venir la actualización y de ahí empezar a meter proyectos nuevos. Se tiene que dar, están trabajando en ello, pero hoy no se tiene una fecha exacta."

Adicionalmente, de dos administraciones a la fecha en El Marqués, desde la pasada en Corregidora y la actual en Querétaro, eliminaron los subsidios al traslado de dominio para la vivienda debajo de 430 mil pesos.

“El traslado no costaba, estaba subsidiado, hoy está entre los 14 y 16 mil pesos para una vivienda de 300 mil pesos; eso nos ha pegado mucho y se traslada al cliente. Corregidora es el municipio más caro caro, seguido por Querétaro y El Marqués, con variaciones de dos a tres mil pesos entre uno y otro”, dijo.


APASEO EL GRANDE, COMPETENCIA

Apaseo el Grande, municipio de Guanajuato que está conurbado a Corregidora, se está convirtiendo en competencia para las ciudades de Querétaro, debido a las facilidades que presenta para la construcción de vivienda económica.

En la actualidad hay ahí dos desarrollos en puerta, y “de seguir el municipio y el estado de Querétaro no propiciando el desarrollo de vivienda barata, se van a seguir asentando y viendo desarrollos en Apaseo porque es más barato”, expuso Mario Basurto.

El director general de Casas Ponty, Luis Alfonso García Alcocer, coincidió con el presidente de la Canadevi en que esta situación se debe a la política pública federal “que está limitando a la vivienda de menos recursos”.

Refirió que el valor de la tierra en los últimos seis años ha tenido una variación a la alza de 6 por ciento, y pese a que reconoció que la especulación de la tierra es el principal motivo para que no se construya esta vivienda, ese 6 por ciento no es el mismo que se refleja en el precio de la construcción, el cual ha tenido hasta el 22 por ciento de aumento y sólo se ha podido trasladar el seis al precio final.


“La vivienda residencial ha subido un 20 por ciento y el constructor lo traduce en 28, se genera utilidad; pero en la vivienda social la estoy subsidiando para poder tener revolvencia en los fraccionamientos”, explicó.

Si se compara con la vivienda residencial, en 2012 se vendía el precio por metro cuadrado en 16 mil 684 pesos; para 2015 se vendió en 23 mil 073, hay un 28 por ciento de aumento. Aunque no está topado el precio, todos los mercados se han ido precisamente a la vivienda de más de 350 mil pesos.

Aunado a ello, se tienen periodos de tramitología que van desde los 18 hasta los 24 meses, aunque con la Ley de Mejora Regulatoria se prevé que disminuyan hasta los 10 u ocho meses.

Para poder seguir construyendo vivienda económica, las constructoras realizan proyectos misceláneos, donde se desarrolla vivienda de diferentes nichos con economías de escala y compras en grandes volúmenes para poder seguir en el mercado.