Bajío

Viñedos de Querétaro, en busca de enólogos

La carrera de enología en México no existe y tampoco la generación formal de técnicos viticultores. La mayoría de enólogos que laboran en Querétaro son extranjeros o mexicanos que han estudiado en Europa o en países como Chile, Argentina y España.
Alan Contreras
10 octubre 2016 12:49 Última actualización 10 octubre 2016 12:50
Vino blanco

Vino blanco

Con una producción de tres millones de botellas de vino al año y un crecimiento anual de 10 por ciento, la vitivinicultura en Querétaro se encuentra ante el reto de contar con los suficientes técnicos viticultores y enólogos que le permitan mantener el ritmo actual.

La carrera de enología en México no existe y tampoco la generación formal de técnicos viticultores. La mayoría de enólogos que laboran en Querétaro son mexicanos o extranjeros que han estudiado en Europa o en países como Chile, Argentina y España.

En el corto plazo requerirán de trabajadores los 25 viñedos que están en proyecto en los municipios de Ezequiel Montes, Cadereyta y El Marqués, en los cuales se plantó vid en 400 hectáreas.


Además, se estima que en alrededor de tres a cinco años el número de proyectos podría duplicarse. Por lo tanto, la necesidad de este tipo de profesionales podría ser mínimo de 350 en ese plazo.

La creciente oferta de vinos en Querétaro ha recuperado la actividad de casas vitivinícolas en diferentes municipios, donde hace más de dos décadas desaparecieron por diversas razones, entre ellos San Juan del Río, localidad en la que recientemente inició actividades la casa vitivinícola Cava 57.

El propietario de esta última, Eugenio Parrodi Arroyo, explicó que invitarán a la población de la comunidad de Senegal de Las Palomas para incorporarse a trabajar en la casa vitivinícola y requerirá de mucha mano de obra.

En los nuevos proyectos se incorporan los familiares de los propietarios y habitantes de las comunidades, pocos de ellos con conocimientos relacionados con la actividad vitivinícola, o profesionales que provienen de otros países.

LA ESCUELA
Ante esta situación, la Asociación de Vitivinicultores de Querétaro (AVQ) considera es necesario formar técnicos y generar la carrera de enología en el estado.

Hasta ahora, para responder a esta situación, la Escuela de Vino Artesanal (EVA) ofrece desde 2011 un curso de Enología, del cual se han graduado 22 alumnos. Esta escuela ha apoyado la creación de diez proyectos enológicos.

Todos sus cursos están avalados por la Asociación de Vitivinicultores de Querétaro.

El presidente de la EVA, Eusebio Goyeneche, luego de referir que en promedio cada casa vitivinícola requiere de alrededor de 10 trabajadores en campo y bodega, indicó que el personal que más se carece en Querétaro es aquel que tiene conocimientos en turismo para poder presentar los proyectos vitivinícolas a los visitantes extranjeros.

Por su parte, Lluis Raventós Llopart, presidente de la AVQ, refirió que la escuela está colaborando con esta asociación para producir profesionales que puedan incorporarse a la industria del vino en Querétaro.

“Al día de hoy hay déficit de personal. Cuanto más viñedo, más se necesitará. La mayoría de enólogos en Querétaro son mexicanos que han estudiado en Europa o latinoamericanos que han venido a trabajar acá”, añadió.

Consideró que el estado se encuentra en un momento álgido en la cultura del vino. “Si nosotros nos preparamos para ofertar el enoturismo de Querétaro tendremos momentos importantes, porque aparte de culturizar, tendremos posibilidades de atraer más turistas”, afirmó

Hoy en día, la escuela ofrece cursos de enología, viticultura, ampelografía, análisis sensorial y enoturismo. Asimismo, organiza eventos que son de interés para la región como han sido una conferencia acerca de la viticultura biodinámica y el acercamiento entre una empresa catalana especializada en equipo enológico y los productores de la región.

Los cursos que duran cuatro fines de semana son rentables para los estudiantes ya que algunos han podido arrancar sus viñedos y otros se han podido incorporar a trabajar en casas vitivinícolas, entre ellas Freixenet, en el municipio de Ezequiel Montes. La escuela cuenta con 12 maestros nacionales e internacionales y ha egresados a 200 alumnos.