Bajío

TLCAN, difícil revisión en tema agrícola

Si bien el agro mexicano ha logrado insertarse de forma dinámica al TLCAN,  los beneficiados son los grandes monopolios del campo, aquellos que exportan aguacate, jitomate y otras hortalizas, dice el investigador de la UAQ, César Augusto Lachira.
Lucero Almanza
14 agosto 2017 7:51 Última actualización 14 agosto 2017 8:0
Agrícola.

Sector agrícola.

La revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en el sector agrícola es compleja, dadas las condiciones que apoyan la mayor participación de grandes exportadores y ponen en desventaja principalmente a los pequeños productores locales, advirtió César Augusto Lachira Sáenz, catedrático de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Comentó en entrevista que si bien el agro mexicano ha logrado insertarse de forma dinámica al TLCAN, “quienes son los beneficiados son los grandes monopolios del campo, aquellos que por ejemplo, están llevando a los países del norte el aguacate, el jitomate y otras hortalizas”.

En Querétaro, casos como la producción del jitomate y del brócoli han reportado crecimientos de poco más de 200 por ciento en su volumen, tan sólo entre 2010 y 2015, de acuerdo con información de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Esto, permite ver el avance de este tipo de cultivos en la entidad en los últimos años.


La producción de jitomate en el estado pasó de 28 mil 858.6 toneladas a 89 mil 108.7 en el lapso; mientras que en brócoli el volumen aumentó de cuatro mil 55 a 12mil 466.8 toneladas.

Los datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera de la dependencia federal indican que la producción de lechuga aumentó 150 por ciento entre 2010 y 2015 en el estado, de 11 mil 13 toneladas a 27 mil 554; mientras que la de pepino se incrementó 31.7 por ciento.

“Es una situación muy complicada”, reconoció Lachira. “Hablemos del sector agropecuario que es donde ahora hay mucha protesta por parte de estas asociaciones que agrupan a campesinos rurales de pequeña y mediana propiedad.

“Hoy, prácticamente (este sector) se ve desplazado por la producción norteamericana que entra a México a manera de subsidio, ya que el gobierno estadounidense subsidia al campo (en dicho país) y tiene precios mucho más competitivos en comparación que el nacional”, expuso.

El especialista agregó que, en términos generales, en México la mayoría del terreno es seco y gran parte de la producción agrícola se da por lluvias de temporal, lo que pone en desventaja al agricultor nacional.

Por ello, afirmó que la dinámica del sector siempre ha favorecido a los grandes productores.

Otro caso, mencionó, es la del maíz y otros granos, donde México tiene una dependencia de aproximadamente 70 por ciento de las importaciones de Estados Unidos.

“Por eso se está protestando que se quite el rubro agropecuario de la revisión del TLCAN, aunque eso es difícil que lo hagan”, aseveró.