Bajío

Robo a trenes, dolor de cabeza para las autoridades queretanas

Todo bajo control, asegura KSCM: el índice de seguridad para el transporte por ferrocarril es de 99.98%. De acuerdo con Ferromex, hay coordinación y comunicación con los gobiernos de Guanajuato y Querétaro para evitar los asaltos. 
Francisco Flores Hernández
17 noviembre 2014 11:37 Última actualización 17 noviembre 2014 11:44
Operativo por robo a trenes. Fotos cortesía del gobierno de Querétaro

Operativo por robo a trenes en Querétaro. (Cortesía)

QUERÉTARO, Qro.— Cemento, varillas, jugos envasados, chatarra y hasta aparatos electrodomésticos, como pantallas planas, son el botín de los asaltantes de trenes, que en enjambres atacan a su objetivo.

Hasta septiembre, se había denunciado en Querétaro el robo de 149 ferrocarriles, mientras que en todo el año pasado hubo 113 asaltos.
Por el territorio del estado cruzan y realizan operaciones, porque tienen concesionados los derechos de vía, las empresas Kansas City Southern de México (KCSM) y Ferrocarril Mexicano (Ferromex).


De acuerdo con el secretario de Gobierno de la administración estatal, Jorge López Portillo Tostado, el robo de los trenes de Kansas City y Ferromex es un fenómeno frecuente en las ciudades de Celaya y Querétaro.

Es un delito, añadió, cometido por diferentes bandas y se tiene la presunción de que podrían estar coludidos los maquinistas con este tipo de ilícitos, lo cual se está investigando junto con la empresa KCSM.

Advirtió que el gobierno estatal ejercerá todo su poder para eliminar este ilícito, realizando operativos en todas las comunidades y colonias donde sea necesario.

Uno de los operativos se llevó a cabo el pasado 18 de septiembre en la colonia de Santa María Magdalena de la capital queretana, zona de cruce tradicional de trenes.

En esa ocasión se catearon varios domicilios, en donde se aseguraron maíz, productos de limpieza, cemento, herramienta varia, bisutería y pañales, entre otros artículos, presuntamente sustraídos ilícitamente de los vagones del tren.

El gobernador José Calzada ha reiterado que el robo de trenes daña el tejido social y es necesario realizar operativos conjuntos con las fuerzas federales para inhibirlo.

De hecho, a mediados de octubre se reunió con el nuevo delegado de la Procuraduría General de la República (PGR), Ernesto Gutiérrez, con quien acordó trabajar de manera especial para atender este ilícito.

El problema, de acuerdo con el mandatario, es que Ferromex no colabora con la autoridad para compartir información que ayude a frenar este tipo de ilícitos, mientras que con KCSM se logra muy buena comunicación.

Reconoció que el gobierno del estado ya tuvo acercamiento con Ferromex, “hemos seguido insistiendo para que la colaboración que ya hemos tenido de las dependencias federales, como el Ejército, la Policía Federal, la Procuraduría General de la República y la policía estatal, se complemente con información estratégica y valiosa que tienen la propia empresa”.

Refirió que el año pasado se realizaron varios operativos en los municipios de El Marqués y Colón para evitar los robos al tren y se seguirán haciendo, pero se necesita del apoyo de las empresas.

De los 262 robos cometidos durante 2013 y los primeros nueve meses de este año, 200 han sido cometidos contra Ferromex y 62 contra KCSM.

ALTO ÍNDICE DE SEGURIDAD

Cuestionada al respecto, la ferroviaria Kansas City sostuvo que el índice de seguridad para el transporte por ferrocarril es de 99.98 por ciento.

“KCSM cumple con las normas y regulaciones en materia de seguridad y mantienen una estrecha coordinación con las autoridades de los tres niveles de gobierno en los esfuerzos para garantizar la seguridad en las operaciones ferroviarias y enfrentar este tipo de eventualidades”.

La empresa aseguró que denuncia este tipo de situaciones ante las autoridades competentes, siempre teniendo como prioridad el respeto a las leyes mexicanas, para frenar estos ilícitos.

“De manera concreta, en KCSM estamos colaborando con los tres niveles de gobierno, para ayudar a disminuir el impacto del robo al tren a través de Operativos en la Línea de KCSM.”

De acuerdo con la compañía, todos los trenes usan un modelo de seguridad que incluye filtros, tecnología, custodios en áreas con alta densidad de población, filtros ocultos y seguimiento con “aplicaciones de seguridad” (security apps).

Asimismo, se mantiene comunicación por Whatsapp con la Policía Federal y con Cisen.

La empresa dijo que protege su carga y locomotoras a través de procedimientos previamente establecidos, inteligencia estratégica, filtros de seguridad encubiertos, con la ayuda de tecnología moderna y de equipo aprobado por el gobierno mexicano.

Aseguró que el modelo de seguridad de KCSM se adapta constantemente a amenazas y conflictos de baja intensidad para mitigar riesgos presentes y potenciales; y adicionalmente, la empresa invierte importantes cantidades de recursos financieros y humanos en la seguridad de su red. Cerca de 1,500 empleados protegen los trenes de KCSM.

La compañía asume todas las pérdidas y daños de la carga que transporta al realizar un pago directamente al cliente: “al registrar un robo, nosotros damos aviso a las autoridades competentes y son ellas quienes realizan las averiguaciones pertinentes”.

Los robos al tren se dan a lo largo de toda la red ferroviaria, “no obstante, la planeación e implementación de estrategias, sumado a un gran trabajo en equipo entre gobierno y KCSM, ha dado resultados positivos para evitar este tipo de incidentes”.

CARGA ASEGURADA POR LEY

En tanto Ferromex puntualizó que la carga del ferrocarril está asegurada por ley; la cobertura de este seguro, contratado por la empresa, es de 15 días de salario mínimo vigente por tonelada. Adicionalmente contamos con una opción de seguro que los clientes pueden decidir el tomarlo o no”.

Aseguró que tanto en Querétaro como en Guanajuato, la comunicación y coordinación que tienen con los respectivos gobiernos han hecho que los índices de robo al ferrocarril no sigan creciendo.