Bajío

Riegos clandestinos afectan la actividad turística en la Huasteca Potosina

Operadores turísticos piden terminar con prácticas agrícolas que secan las cascadas de Tamul, uno de los atractivos más importantes de la región.
MARTHA ZARAGOZA
17 mayo 2016 8:46 Última actualización 17 mayo 2016 8:50
tamul

La cascada de Tamul es uno de los lugares más visitados de la Huasteca potosina. [Martha Zaragoza]

SAN LUIS POTOSÍ, SLP.— La existencia de riegos clandestinos en ejidos como Tamasopo, Rascón y Aguabuena, así como el desperdicio de agua derivado de sistemas ineficientes de riego implementados por los cañeros de la región, afectan no sólo al afluente de las cascadas de Tamul, sino a todo el sector dedicado al turismo en la zona, que se estima son aproximadamente cinco mil familias, pues esta condición disminuye en 70 por ciento el número de visitantes en los ejidos de Tanchachin y La Morena.

Así lo dieron a conocer representantes de la asociación Movimiento por San Luis, que agrupa a prestadores de servicios, además de los presidentes de las cooperativas de lancheros y comerciantes que están establecidos en la zona, quienes aseguran que es el turismo la principal actividad económica de la región, pues permite generar mejores ingresos que la agricultura, que es la otra actividad económica de la región.

De acuerdo con Carlos Solares, de la asociación Movimiento por San Luis, el que La Cascada de Tamul esté seca repercute no sólo en Tanchachin y La Morena, sino en toda la región, pues es uno de los lugares más visitados de la Huasteca potosina. “Es el lugar que todo mundo quiere conocer y al no haber cascada, la gente se va molesta, representa pérdidas no solo para los lancheros y los comerciantes, sino también para el sector hotelero y restaurantero”, declaró.


Indicó que los riegos clandestinos son más de cien, de acuerdo con estadísticas de las propias autoridades como la Comisión Nacional del Agua.

Lo que se exige, dijo, es que las autoridades tomen cartas en el asunto y se aplique la ley a todos esos riegos que toman de manera clandestina agua del río Gallinas, pero además que se tomen medidas, como tecnificar el riego, para que se haga un uso eficiente del vital líquido, ya que actualmente los agricultores desperdician el 80 por ciento del caudal.

En tanto José Guadalupe Ruiz, presidente de la cooperativa de lancheros del ejido de Tanchachin, expuso que los niveles críticos que alcanzó el río Gallinas, ocasionó que se secara la cascada de Tamul por dos semanas.

De acuerdo con los presidentes de las cooperativas que agrupan a los lancheros, en la cascada de Tamul en temporada alta –Semana Santa, vacaciones de verano y de invierno, además de los distintos puentes– se atiende en promedio de 2 mil a tres mil turistas al día, y en temporada baja a 700.

ECOCIDIO

Otra de las inconformidades que genera el hecho de que los agricultores represen el agua del río Gallinas, es que no sólo generan un impacto negativo en el ámbito turístico, sino también ecocidio, pues cientos de peces mueren al bajar el nivel del rio por la falta de agua, como lo señala Arturo Martínez Maldonado, presidente de la Sociedad Cooperativa de Lancheros de Tamul.

Expone que es importante proteger toda la zona de las cascadas de Tamul porque “es el lugar de donde nos mantenemos muchas familias, es nuestro ingreso, lo que nos da de comer, entonces tenemos que cuidarlo, no podemos permitir daño al ecosistema, como se está dando con la falta de agua” concluyó.

TECNIFICACIÓN PARCIAL

En tanto, la secretaría de Desarrollo Agropecuario y Recursos Hidráulicos (Sedarh) echó a andar un programa que busca la tecnificación parcial del riego en Damián Carmona y Tablillas, dos de los ejidos donde se ha detectado que se hace el uso más ineficiente del agua, lo que se estima aportará dos metros cúbicos de caudal al río.

El titular de la Comisión Estatal del Agua (CEA) Jesús Alfonso Medina Salazar, señalo que en la cuenca del río Gallinas se tienen niveles de eficiencia en el uso agrícola del agua del 40 por ciento, por lo que es necesario que tanto instancias federales, como estatales, trabajen en el tema.

“La propuesta debe ser la tecnificación del riego, buscar que la conducción del agua no sea en canales abiertos y sin recubrimiento, porque gran parte del agua se filtra en la tierra o simplemente se evapora” expresó.