Bajío

Restauran equipo paralímpico en Universidad Aeronáutica

La Unaq asume los gastos de este proyecto, como forma de apoyar al deporte nacional. Los materiales e insumos utilizados son retacería y sobrantes de algunas prácticas, por lo que no es de alto costo para la institución.
Alan Contreras
08 junio 2017 14:26 Última actualización 12 junio 2017 18:40
unaq

A los botes se les aplicó recubrimiento de fibra de vidrio para alargar su tiempo de vida. [Alan Contreras]

La Universidad Aeronáutica en Querétaro (Unaq) trabaja en la restauración de cuatro botes utilizados para competencias paralímpicas de remo adaptado, con el objetivo de extender la vida útil de las embarcaciones hasta 25 años.

Omar Mendoza Escobar, profesor de tiempo completo de la Unaq, indicó que los cuatro botes presentaban daños estructurales que están siendo atendidos con materiales compuestos.

“Se les va aplicar un recubrimiento de fibra de vidrio, que beneficia sobre todo en el tiempo de vida de los botes, ya que son de madera y al tener contacto con el agua se han visto afectados por la humedad”, refirió. Actualmente, el proyecto está en la etapa de la aplicación del primario, que es un recubrimiento a la estructura, antes de aplicar la pintura y después de que se aplicó fibra de vidrio.


PROCESO


El equipo utilizó resinas y fibra de vidrio para reparar las zonas dañadas de los botes. Primero, armó una resina con el endurecedor para formar una matriz, impregnó la fibra y posteriormente realizó el proceso de curado; una vez terminado este último, hizo las adecuaciones para comenzar a aplicar el primario.

La fibra de vidrio fue aplicada en 85 por ciento de los botes, los cuales miden entre seis y 11 metros de largo.

“Aquí lo importante era la reparación por eso se eligió la fibra de vidrio, aunque es más pesada, porque lo que se pretendía era restaurar y recuperar estructuralmente los botes, así como evitar las filtraciones de agua”, indicó el profesor Omar Mendoza.

Estas restauraciones iniciaron en el último trimestre del año pasado y concluirán en un par de meses; participan estudiantes de Técnico Superior Universitarios (TSU), ingenierías, posgrados y personal para el trabajo.

La Unaq asume los gastos de este proyecto, como forma de apoyar al deporte nacional. La universidad aporta los materiales e insumos utilizando retacería y sobrantes de algunas prácticas, por lo que no es de alto costo para la institución.

Es posible que la universidad trabaje con esta organización en futuros proyectos, a efecto de apoyarlos en el desarrollo y reparación de los equipos que utilizan en competencia.

Anteriormente, la universidad había apoyado a dos deportistas paralímpicos que conforman la agrupación Remeros Paralímpicos en la fabricación de asientos de fibra de carbono para mejorar sus condiciones durante la competencia.

EQUIPO PARALÍMPICO


El Instituto del Deporte de la Ciudad de México donó el año pasado los botes al equipo paralímpico, pero no se encontraban en buen estado.

“Había que hacerles mucho, y si no les hacíamos esta reparación me quedaría sin botes, porque son reliquias, son unos botes que, si bien nos los donaron, no estaban en buenas condiciones”, dijo Patricia Alejandra Menzi, entrenadora del grupo.

Por eso solicitó el apoyo de la Universidad Aeronáutica en Querétaro (Unaq) a fin de que fueran reparados y utilizarlos en competencias nacionales e internacionales, la más próxima la Olimpiada Nacional, en la Ciudad de México, que aún no tiene fecha; también podrán usarlos en el Campeonato del Mundo que se realizará en septiembre en Estados Unidos.

Dos botes son dobles, uno para cuatro personas y un dos sin timonel.

Alejandra Menzi entrena 24 atletas paralímpicos, de los cuales ocho van a utilizar los botes reparados; la mayoría ha participado en competencias eliminatorias para las paralimpiadas, la última fue Maribel quien el año pasado se quedó a un paso de llegar a la máxima justa.