Bajío

RedQ deja a empresas “hoyo financiero”

A punto del colapso. Max Exprés denuncia que las pérdidas
ya suman alrededor de 900 mdp.
SIRSE ROSAS
25 junio 2015 22:38 Última actualización 25 junio 2015 22:41
transporte Querétaro

Concesionario exige una auditoría a NRTEC, la empresa proveedora del sistema de prepago. [Édgar López]

QUERÉTARO, Qro.— RedQ ha dejado un “hoyo financiero” en las empresas concesionarias por alrededor de 900 millones de pesos, desde agosto de 2013 que comenzó a operar, motivo por el cual desde hace meses se ha solicitado una auditoría a NRTEC, empresa proveedora del sistema de prepago.

El denominado grupo disidente, encabezado por Juan Barrios, representante de Max Exprés —una de las 12 empresas concesionarias que forman parte de RedQ—, recordó que desde el pasado 25 de mayo se interpuso una denuncia ante el Ministerio Público, bajo el número DP/22/2015, solicitando que se realice una auditoría a NRTEC por diversas anomalías y desvíos de recursos.

“Le toca investigar a la autoridad y juzgar, pero estamos hablando de entre 300 y 350 millones de pesos aproximadamente, eso es lo que hemos dejado de percibir, ¿dónde están? Es lo que queremos saber, el 100 por ciento de los accionistas son afectados. Cada empresa tiene diferente número de accionistas, pero si hablamos de lo que eran anteriormente concesiones, son mil 500”, explicó Barrios.


Adicionalmente a esta cifra, se habla de 400 nuevas unidades de transporte que se han adquirido para integrarse a RedQ, cada una con un costo de 1.3 millones de pesos, mismas que no han sido liquidadas; es decir, 520 millones de pesos que siguen sin cubrirse.

“De esas unidades se debe el 100 por ciento, no ha habido un solo pago, lo único que se pagó fue el enganche que se bajó de fondos federales, con un plazo de seis meses para iniciar a pagar; sin embargo, no se ha dado un solo pago y yo quisiera saber cómo las vamos a pagar”, agregó.

Esto lo informó durante una rueda de prensa convocada para deslindarse del paro del transporte público que se dio el miércoles, en donde 11 de las compañías concesionarias decidieron trabajar como domingo; es decir, al 50 por ciento de su capacidad, en demanda de un incremento de la tarifa de 6.50 a 8 pesos.

“Hay una solicitud de hace tiempo respecto a la tarifa, pero lo primero que se debe hacer es tener transparencia en cuanto al ingreso de los transportistas; hemos solicitado desde hace un año, y nuevamente el 18 de mayo, una auditoría, a lo que se ha hecho caso omiso.”

Aseguró que desde hace tres meses se advirtió sobre el inminente colapso económico de RedQ, situación que negaron las autoridades gubernamentales y los representantes de las 11 empresas que hoy están en paro.

“Los líderes deben reconocer que el sistema fracasó, que la utilidad es prácticamente nula para mantener a las unidades y hoy se manifiestan con un paro por falta de utilidad en la empresas. Aquí lo que cabe destacar es la irresponsabilidad de los mismos dirigentes, así como del mismo secretario de Gobierno, Jorge López Portillo, porque fueron omisos a las observaciones y el llamado que hicimos para poner atención en la prestación del servicio.”

“Lo hemos manifestado desde hace varios meses, es un rotundo fracaso, no es el sistema que se prometió a concesionarios, operadores y usuarios. Está condenado a que el tema financiero de las empresas llegue a un colapso. Realmente la cuestión es que las empresas están en quiebra y eso no lo quieren reconocer.”