Bajío

Querétaro debe invertir para garantizar agua potable en el futuro

Según el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, se tendría que invertir 20 mil millones de pesos para traer agua del Río Moctezuma a fin de atender la demanda hídrica que se generará hacia 2030.
Alan Contreras
01 septiembre 2016 20:37 Última actualización 02 septiembre 2016 5:45
Enrique Abedrop CEA Querétaro

Enrique Abedrop Rodríguez, vocal de la Comisión Estatal del Agua (CEA) del estado de Querétaro.

El gobierno del estado no cuenta con la capacidad de invertir 20 mil millones de pesos en la infraestructura que se requiere para solucionar la posible problemática que podría presentar Querétaro de sobredemanda hídrica en el periodo 2021-2030, informó el vocal de la Comisión Estatal del Agua (CEA), Enrique Abedrop Rodríguez.

Señaló que al 2021, según las proyecciones actuales, no existirían problemas para el abastecimiento; sin embargo, es necesario empezar a trabajar en estrategias para aumentar la oferta de agua potable.

Enrique Abedrop expuso que, según el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, se tendría que invertir 20 mil millones de pesos para traer agua del Río Moctezuma a fin de atender la demanda hídrica que se generará hacia 2030.


“No tenemos la posibilidad de tener inversiones tan fuertes, estamos estudiando abastecernos de varios lugares alternos. Hoy estamos tratando de eficientar y de trabajar de manera conjunta con la Sedea para generar ahorros en el sector agrícola”, destacó.

Dijo que el estado de Querétaro tiene autorización por parte de la Conagua para extraer agua superficial, la cual incluye una serie de inversiones que se tienen que hacer en la zona metropolitana, sobre todo para reparar fugas.

El vocal de la CEA explicó que la puesta en operación del Acueducto II en el 2011 ha ofrecido resultados, ya que de no haberse construido Querétaro habría presentado serios problemas de abasto de agua, a lo cual se le sumaría el abatimiento de los mantos acuíferos.

No obstante, el escenario para dentro de seis o siete años podría complicarse debido a que la Comisión Estatal de Aguas presenta problemas de sustentabilidad, ya que después del arranque del Acueducto II, sus costos “se dispararon”.

Dijo que en un principio la operación del Acueducto II representaba un gasto de 40 millones de pesos y actualmente es de 600 millones.

A lo anterior se le agregó el aumento de los costos de operación debido a modificaciones en la manera en que operaba la comisión y la disminución de las inversiones en servicios generales y mantenimiento.

“Esto provocó que la inversión fuera insuficiente en los siguientes años y por consecuencia la infraestructura se ha vuelto inadecuada. Al mismo tiempo se presentó una baja en los ingresos de la CEA”, dijo.

El vocal de la Comisión Estatal del Agua (CEA), Enrique Abedrop Rodríguez, mencionó que para contener y revertir esta “espiral de bajada” se han implementado varias acciones, enfocadas a la eficiencia física, comercial y financiera.

Destacó que se ha mejorado la colocación de medidores, macromedidores, aplicación de inversiones en infraestructura y mejora de atención al público para incrementar los ingresos de la paraestatal. Asimismo, la CEA realiza ampliaciones y cambio de redes, además de mejora de cobranza.

Dijo que con estas y otras acciones se pretende lograr la recuperación de caudales, ingresos adicionales, certeza de agua producida y mejora del servicio.

De acuerdo con los estudios de la CEA, el 60 por ciento de la población el estado registra un índice de baja disponibilidad de agua potable.

>