Bajío

Internet de todo, la     meta de una Smart City: Cisco

Una smart city, dice Max Tremp, director de Ingeniería de Cisco para América Latina, se caracteriza por la aplicación del internet de todo, que no sólo consiste en conectar más y más dispositivos a la red, sino que considera cuatro pilares: las cosas, los datos, los procesos y la gente.
Perla Oropeza
11 septiembre 2015 11:23 Última actualización 15 septiembre 2015 13:42
Qronéctate

Querétaro es una de las primeras ciudades mexicanas que instaló una infraestructura inalámbrica, y ya da servicios a los ciudadanos. (Foto: Cortesía).

QUERÉTARO.- Ciudades de todo el mundo trabajan para imprimir “inteligencia” en sus actividades diarias. Es un proceso en el que se avanza paso a paso, pero en los últimos años se ha ido acelerando, de acuerdo con Max Tremp, director de Ingeniería de Cisco para América Latina.

Una smart city, dice, se caracteriza por la aplicación de lo que llaman el 'internet de todo', que no sólo consiste en conectar más y más dispositivos a la red —lo que se conoce como el 'internet de las cosas'—, sino que considera cuatro pilares: las cosas, los datos, los procesos y la gente.

“Cuando tú conectas las cosas con la información que genera, con los procesos y la gente, va aumentando el valor de estas conexiones, se empieza a conectar todo con todo y este conjunto de conexiones van creando servicios a los ciudadanos que van haciendo a esta ciudad más inteligente.”


Por ejemplo el alumbrado público, que consume el 19 por ciento de la electricidad que consume una ciudad. Si se combina con tecnología, con leds y sensores se puede lograr que la iluminación dependa de la vida en la urbe. En un vecindario que se sabe es peligroso se puede aumentar la iluminación para que los ciudadanos se sientan más seguros e incluidos en el tejido social.

Otra posibilidad son los estacionamientos. En algunos centros comerciales ya tienen un sensor para indicar que hay un espacio. Esto no los hace inteligentes, porque la información de ese sensor no está pasando por la red ni hay proceso que lo conecte con la gente.

Para tener un estacionamiento 'conectado' se requiere que la información de los estacionamientos de la zona vaya a la nube y contar con una aplicación móvil que permita al ciudadano tomar una decisión sobre dónde estacionarse, lo que tendría un impacto importante en el tráfico de la ciudad y en el bienestar de las personas, que hoy en día tardan hasta cuatro años de su vida buscando donde estacionarse.

En Barcelona, una de las ciudades más avanzadas en la materia, hay una aplicación que ya está utilizando el gobierno de la ciudad para la recolección de basura mediante la colocación de sensores en los contenedores, que permite despachar en forma inteligente y diseñar las rutas de los camiones recolectores. De esta manera maximiza el uso de sus activos, ahorra gasolina y contamina menos.

Hay ciudades que han empezado a utilizar otro tipo de aplicaciones en la nube, donde la intención es conectar al gobierno con la industria y las universidades, para acercar a los jóvenes a las oportunidades de empleo.

Si la infraestructura de la ciudad se encuentra conectada, se pueden establecer kioscos donde se ofrezcan diversos servicios, como el trámite de placas de autos o de pasaporte.

Para desarrollar una ciudad inteligente es imprescindible contar con la infraestructura sobre la que correrán todos los servicios y lo primero es una plataforma de conectividad.

Ya hay varias ciudades en México, como Querétaro, que están poniendo infraestructura inalámbrica, que es uno de los primeros servicios que se están dando al ciudadano para después tener acceso a la nube, a los centros de datos y otras cosas.


En los últimos años se ha ido acelerando el interés de los gobiernos en subirse a esta transición de tecnología que pueden ayudar al ciudadano.