Bajío
ENTREVISTA
Tadashi Minemura, director general de Jetro en México

Imparable, la ola de inversión japonesa en México

A noviembre de 2015 ya había 957 empresas niponas en el país y este año superarán las mil. Las nuevas inversiones, principalmente del sector automotriz, tienen como destino el Bajío.
PERLA OROPEZA
05 mayo 2016 7:14 Última actualización 05 mayo 2016 7:28
Jetro

Tadashi Minemura, director general en México de la Organización Japonesa para el Comercio Exterior (Jetro).

Las inversiones japonesas en México y en especial en la zona Bajío continuarán en 2016 y 2017 con el mismo ritmo que en el último año, cuando llegaron al país 143 empresas niponas.

El director general de la Organización Japonesa para el Comercio Exterior (Jetro) en México, Tadashi Minemura , dijo en entrevista que a noviembre de 2015 había en el país 957 empresas japonesas y este año seguramente se superarán las mil.

“El ritmo de aumento es muy fuerte, no hay ningún lugar en donde esté creciendo con tanta rapidez la inversión de empresas japonesas”, comentó.

“Desde hace cuatro años –precisó– están llegando más de cien empresas cada año. De acuerdo con datos de la Embajada de Japón en México, a noviembre de 2012 había 546, en 2013 eran 679; en 2014, 814 y en noviembre de 2015 había 957.”

En sólo seis años se duplicó el número de empresas japonesas en el país, si se toma en cuenta que en 2010 había 428.


ZONA VIRGEN
El explosivo crecimiento de empresas japonesas en el Bajío, donde hay alrededor de 300, se debió, entre otros factores, a que los inversionistas encontraron ahí una zona virgen, con mano de obra abundante, tierra barata y con una posición estratégica. “Es el ombligo de México, con muy buen acceso a Estados Unidos”, expuso Minemura.

Casi 90 por ciento de estas inversiones están relacionadas con la industria automotriz.


“No todos son productores de autopartes; hay empresas de logística, mantenimiento y servicios, pero todo está ligado a la industria automotriz”, y se trata sobre todo de medianas y pequeñas empresas.

La ola japonesa también incluye consultores y constructores de naves industriales, pues los recién llegados requieren gente que hable su idioma.

PROVEEDURÍA LOCAL


Sobre su programa para desarrollar proveeduría local en México para las compañías japonesas, Minemura indicó que hasta la fecha tienen en su base de datos a 280 empresas con potencial para convertirse en proveedoras, de acuerdo con el diagnóstico realizado por Jetro.

“No es fácil, porque hay muchos proveedores, pero la industria automotriz requiere muy alta calidad de producción, entregas a tiempo y costo adecuado, y no hay muchos que satisfagan estos tres factores.”

SEGURIDAD


Una de las preocupaciones de los empresarios establecidos en la región es la seguridad, principalmente en las ciudades de Guanajuato, donde menudean delitos comunes como robos.

En los últimos años ha aumentado el número de japoneses que viven en el Bajío, no sólo empresarios sino también sus familias, y van a llegar más.

“Aumentó tan rápidamente el número de japoneses, que se han convertido en un objetivo de la delincuencia porque no saben español y no conocen las costumbres
. Se trata de delitos no violentos, pero que están aumentando de manera preocupante.

“León, Irapuato, Celaya y Silao tienen este tipo de problema, Querétaro no tanto. El gobierno del estado de Guanajuato está apoyando mucho porque creó un número de atención en japonés, donde se puede pedir apoyo en caso de emergencia.”

OTRAS INVERSIONES

El director general de Jetro México indicó que en la actualidad buscan apoyar a las empresas japonesas que quieran invertir en México en el sector de servicios, como restaurantes y tiendas.

“La industria automotriz va a llegar, no se necesita sostener o apoyar sus inversiones, pero en el sector servicios necesitamos más promoción. El empresario de Japón no conoce el México real, porque siempre están viendo hacia la zona asiática.”