Bajío

"Hacen limpia" en el gobierno de Querétaro

Al momento, la administración estatal ha despedido a 600 funcionarios. El oficial mayor de la entidad descartó que la medida tenga tintes partidistas.
SIRSE ROSAS
28 octubre 2015 10:22 Última actualización 28 octubre 2015 12:55
burócratas

El gobierno de Querétaro destinó 190 millones de pesos para la liquidación de los 600 funcionarios. (Foto: Archivo)

QUERÉTARO, Qro.— Alrededor de 600 servidores públicos estatales han sido retirados de su cargo, y representaron un gasto en liquidaciones por alrededor de 190 millones de pesos, informó el oficial mayor del gobierno estatal, José de la Garza Pedraza.

El funcionario indicó que el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, ha solicitado a todas las dependencias reducir en 15 por ciento la nómina de la entidad, lo que se traduce en el despido de aproximadamente mil personas.

Esta medida, aseguró, no responde a una agenda partidista, sino que tiene el objetivo de incrementar la productividad de las dependencias, además de que va de la mano con el programa de austeridad que prevé impulsar la administración estatal.


“Se está trabajando y esperamos que en este mes, máximo en noviembre, ya podamos entregarle al gobernador un resultado en ese sentido.”

De la Garza Pedraza comentó que la limpia de personal ha ido muy lenta, debido a que no se cuenta con los recursos suficientes para el pago de liquidaciones; por lo que el gobernador está explorando opciones para solucionar la problemática.

“Es necesario concluirlo antes de que termine el año. Son de todos lados, no hay una secretaría en particular, cada una hizo su contribución.”

Afirmó que la mayoría de las plazas que se están desocupando permanecerán congeladas, a pesar de que la nueva administración trajo consigo a su propio personal.

“El problema no es el crecimiento del grosor de la nómina, se está hablando de un tema de productividad, que es lo que se está buscando mejorar”, aseveró el funcionario estatal.

Señaló que varios de los despedidos estaban contratados por honorarios, y concluyeron sus contratos el 30 de septiembre; pero hay otros que tienen vigencia hasta el 31 de diciembre, por lo que se está analizando prescindir de ellos antes de esta fecha, con excepción de las áreas de salud o seguridad, donde se podría conservar al personal existente.