Bajío

En Querétaro, cero oferta de vivienda económica

No se construyó una sola vivienda de este segmento en el estado, asegura el delegado de la Sedatu; el alto precio de la tierra y el impuesto sobre traslado de dominio, entre las causas.
Alan Contreras
05 septiembre 2017 5:33 Última actualización 05 septiembre 2017 5:46
Vivienda

Vivienda de interés social. [Archivo]

QUERÉTARO, Qro.-  Este año ningún desarrollador se atrevió a construir en el estado vivienda social, esto es, con valor de no más de 270 mil pesos, más el subsidio que otorga el Infonavit de hasta 80 mil pesos, informó Adán Gardiazábal, delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

“No existe una sola vivienda en el estado que se pueda ofertar en el mercado con estos valores”, lamentó.

Por eso, indicó, la dependencia despliega una estrategia en conjunto con empresas desarrolladoras, la Comisión Nacional de la Vivienda, parques industriales y otros organismos, que permita abatir el rezago y evitar que el estado pierda subsidios para la adquisición de este tipo de unidades.

Recordó que la vivienda que más se oferta y que también está sujeta a subsidios es la tradicional baja, segmento que hoy tiene una oferta de dos mil 82 unidades.


El mercado de tradicional media, con valor de hasta 752 mil pesos más el subsidio, está compuesto por mil 379 unidades.

En cambio, hay un amplio mercado de la vivienda tradicional alta, de 850 mil pesos en adelante.

Para abatir el déficit de vivienda económica, expuso el delegado, existe voluntad de parte de los desarrolladores y el Infonavit para encontrar soluciones que les permita a los primeros detonarla y al instituto asignar los subsidios.

Adán Gardiazábal mencionó que el cero desarrollo de vivienda social en el estado tiene entre sus causas el encarecimiento de la tierra, sobre todo en las zonas metropolitanas I y II, lo cual hace casi incosteable construirla.

A esto se suma el hecho de que Querétaro tienen el promedio del Impuesto Sobre Traslado de Dominio más alto del país, que ronda 4.5 por ciento del costo total de la vivienda, cuando la media nacional es de alrededor de 2.2 por ciento.

“Sale el doble de caro hacer un traslado de dominio en Querétaro, que en cualquier otra parte de la República y para eso los presidentes municipales deben colaborar”, comentó.

“La primera tarea de los municipios es bajar el impuesto y más de alguno están dispuestos con tal de que lleguen los desarrollos. Nos hemos sentado con ellos y algunos quieren sumarse aprovechando que con más desarrollo tendrán más ingresos por predial”, expresó.

Además, algunos directores de parques industriales han manifestado su interés en invertir en prestaciones de vivienda para los trabajadores, cerca de los centros de trabajo, de tal manera que las compañías estarían disminuyendo sus inversiones en transporte de personal.

La Sedatu ha solicitado a la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) mover o ampliar los Perímetros de Contención Urbana (PCU), que son las superficies en donde se puede detonar vivienda social susceptible de subsidios del Infonavit.

“La ubicación de algunos de estos perímetros es inútil, porque están sobre parques industriales, en zonas que ya está muy densamente poblada dentro de la zona urbana”, detalló.

No corresponden a la necesidad y actualidad de la ciudad, añadió, y por eso es necesario modificar sus dimensiones para que estén dentro de los bancos de tierra de las empresas desarrolladoras, aunque esto no implica aumentarlo, sólo moverlos.

Por otro lado, la Sedatu seguirá promoviendo el desarrollo de vivienda vertical, con unidades de 3 o 4 niveles para abatir el rezago de vivienda social, toda vez que de esta forma es posible abaratar los costos de construcción. 

Con las diferentes acciones, destacó el delegado, es posible desarrollar vivienda social en Querétaro, El Marqués, San Juan del Río, Corregidora, Pedro Escobedo, Tequisquiapan y Colón, y evitar que algunas familias opten por vivir en Apaseo El Alto, Guanajuato, donde sí hay vivienda económica, y vengan a trabajar a Querétaro.

En Querétaro existe una demanda de 100 mil acciones de vivienda económica, entre recamaras, unidades básicas, pisos firmes y muros; mientras que la Sedatu ha podido atender en todos los años de su operación a 21 mil beneficiarios.

Este año, informó, la dependencia también sufrió recortes presupuestales, por lo que contó con menos de los 70 millones de pesos que estaba destinando por ejercicio en los años anteriores para atender rezagos sociales.