Bajío

Empedrado, el camino para los food trucks         en la capital queretana

La falta de una regulación específica en el municipio ha complicado el desarrollo de este modelo de negocio. Además, tanto comerciante formales como ambulantes los consideran competencial desleal.
SIRSE ROSAS
05 octubre 2015 11:21 Última actualización 05 octubre 2015 11:23
food truck

En la Asociación de Food Trucks sólo pueden estar camiones de máximo ocho metros. (Foto: Cortesía)

QUERÉTARO, Qro.— En el estado, el movimiento de los food trucks se ha enfrentado a diversos obstáculos a dos años de haber incursionado en el mercado local. La falta de legislación que permita su operación y el desconocimiento de otros empresarios, que los han catalogado como informales, han sido los principales impedimentos para lograr un mayor desarrollo.

De aquí surge la necesidad de crear, hace año y medio, la Asociación de Food Trucks en Querétaro, presidida por Cristina Becerra, quien señaló que el organismo ha tenido como meta lograr una regulación que les ayudará a operar sin problema por las calles de Querétaro.

“Los food trucks no estamos regulados, no tenemos un régimen dentro de la ley, porque no somos ambulantes pero tampoco somos un comercio fijo. No entramos en el ambulantaje porque nos pasamos en las medidas, por lo que no nos pueden dar ese permiso; pero tampoco somos un negocio establecido porque el objetivo de este negocio es que te andes moviendo.


“Aquí los que están más en desacuerdo son los ambulantes. La gente de gobierno en alguna de las juntas nos dijo que no se querían meter en un problema por darle permiso a 20 porque se echarían encima a los cinco mil ambulantes. Es toda una mafia esto de los vendedores ambulantes y es muy difícil de controlar eso”, comentó.

En este sentido, hace un par de meses se realizaron diversos eventos en el Centro Histórico a los que fueron invitados artesanos y productores de diversas índoles para ofertar sus productos y los food trucks fueron convocados también. Sin embargo, la participación de los camiones fue suspendida ante la inconformidad de diversos comerciantes.

“Dicen que somos competencia desleal y que no tenemos un baño, pero el señor de los tacos, de los jugos, de las enchiladas, tampoco tienen uno y sí los dejan vender. Es gente que no entiende bien el concepto, porque no se ha sentado a platicar con nosotros, porque tiene un concepto erróneo de lo que somos”, afirmó Becerra.

No obstante, reconocen el apoyo que en su momento les brindó la Secretaría de la Juventud estatal, a través de la organización de eventos como el Food Truck Fest, que se realizó en dos ocasiones, y que los puso un paso delante de otros estados que también han buscado desde hace tiempo una regulación en la materia.

Actualmente se está en la espera de que las nuevas autoridades tomen posesión, para entonces iniciar acercamientos con quienes queden como responsables. Con la administración saliente suspendieron las negociaciones hace nueve meses, aproximadamente.

“En un inicio sí se dio un acercamiento importante, con gran interés de apoyar; sin embargo, debido a la veda electoral, campañas y el cambio de gobierno, esto se vio detenido. Nos dijeron ‘saben qué, ahorita no le vamos a mover, hay cambio de gobierno y hasta que cambie el gobierno, ya te volverás a mover”.

Mientras esto ocurre, la asociación se prepara conformar un sector con estándares de calidad y con lineamientos que cumplan con las normas de salubridad y seguridad.

“No pueden estar dentro de la asociación remolques o cualquier camioneta; únicamente camiones de máximo ocho metros, no más. No queremos arriesgarnos a que en el instante en que podamos sentarnos con gobierno, nos pongan un negativa por algún camión”, explicó Becerra.

Además, están buscando diversificar la oferta de comida, ya que la mayoría de las personas que abren un negocio de este tipo, quieren venden hamburguesas y hot dogs.

“No queremos saturar el mercado con estos dos productos, sino que debemos buscar otro tipo de mercado; hay muchísima comida que se puede poner dentro de un food truck. Queremos abrir la propuesta sin cerrarnos en un solo círculo.

Actualmente en la entidad existen alrededor de 35 camiones de comida, pero sólo 22 circulan de manera cotidiana. De éstos, 16 son los que forman parte de la Asociación de Food Trucks en Querétaro.

Las inversiones pueden ir desde los 80 mil hasta los 1.5 millones de pesos. Existen fábricas en Guadalajara, Aguascalientes, San Luis Potosí y el Distrito Federal que se dedican a modificar camiones para este objetivo.


¿Cómo han operado los food trucks?

Pese a las dificultades, los food trucks son un concepto muy atractivo para los queretanos, que suelen abarrotan los espacios donde estos camiones ofrecen sus productos.

1
Food Truck Fest

Las inversiones para adecuar un camión pueden ir desde los 80 mil hasta los 1.5 millones de pesos.

Food trucks

“La mayoría de los camiones para poder subsistir, rentamos un terreno con uso de suelo comercial, para poner el camión, lo que no es tan fácil de encontrar porque hay pocos terrenos y los que hay son muy caros o están en colonias que no son el target de los camiones; además de que si están dentro de una buena colonia, se debe conseguir el permiso de los colonos para poder poner ahí tu establecimiento, de otra manera, no se puede”, indicó Cristina Becerra, presidenta de la Asociación de Food Trucks en Querétaro.

Han sido eventos como estos los que han permitido al movimiento crecer; sin embargo, éstos no son diarios y como “hay eventos muy buenos, también hay otros muy malos”.

La representante sectorial afirmó que los organizadores ven a los food trucks como “un mega negocio”, por lo que en muchas ocasiones deben enfrentar el cobro de rentas excesivas, costo que no se logra cubrir con la venta.

Esto los ha obligado a ser más selectivos y cautelosos con los eventos, ya que la renta de los espacios ha pasado de 500 pesos a entre cinco mil y 10 mil por camión.

Sin embargo, hoy existen dos espacios privados que abren sus puertas a los food trucks de forma permanente. Inicialmente se abrió uno dentro de una bodega en la colonia Álamos, y posteriormente surgieron ofertas como La Romería y La Glotonería.

Ambos espacios abrieron sus puertas en este año y tienen un área aproximada de 500 metros cuadrados, en donde además de espacios habilitados para los food trucks, mesas para comer y bar, también ofrecen espectáculos musicales.

Actualmente, de los 35 camiones de comida que existen en la entidad, alrededor de 13 se encuentran “guardados”, debido a que muchos de quienes emprendieron no conocían de qué se trata el negocio y la complejidad de éste.

“La gente cree que es un negocio muy sencillo, que significa armar tu camión, que se vea bonito y ya, cuando no es así, necesitas tener demasiada paciencia y un muy buen colchón (de dinero) no sólo para comprar el camión, sino el equipamiento de éste, y para su mantenimiento.”