Bajío
entrevista
Martín Martínez, fundador y director de la Estancia del Migrante

El violento camino por México de los migrantes centroamericanos

La Estancia del Migrante González y Martínez significa para los migrantes un respiro en su viaje hacia el "sueño americano"
SIRSE ROSAS
13 noviembre 2015 10:14 Última actualización 23 noviembre 2015 12:57
migrantes

Se calcula que el año pasado 860 mil migrantes pasaron por Querétaro rumbo a Estados Unidos.[Cortesía EMGM]

QUERÉTARO, Qro.— Procuran viajar de noche, para así evitar a las autoridades y grupos delictivos que los “cazan” en diversos puntos del país. A su paso por México, los migrantes provenientes de Centroamérica son víctimas de asaltos y violencia, y el Bajío no es la excepción. Ahí pierden hasta los zapatos.

Para ellos, la Estancia del Migrante González y Martínez (EMGM) es un respiro. Ahí, en un espacio de 80 metros cuadrados, dentro de una antigua estación de tren en el municipio de Tequisquiapan, reciben alimentos, ropa y asistencia médica.

El director y fundador de la Estancia, Martín Martínez, dice que la difícil situación que atraviesan estas personas en sus países de origen ha incrementado el número de mujeres y niños que deciden emprender el camino a Estados Unidos.

“Se trata de una migración forzada”, expone en entrevista. Son personas que han sido expulsadas de sus países por el crimen organizado y la pobreza.

___¿De dónde sale la idea de la estancia?
___La Estancia surgió debido a que yo mismo fui migrante en 1984. No tuve la misma experiencia que ellos, pero algo viví de las atrocidades y los riesgos que se viven al hacer un viaje a la aventura.

En el 2000 me di cuenta de que había gente proveniente de Centroamérica que viajaba en los trenes, algo que no era común en el centro del país. Junto con mi esposa y mi hija, tomamos la decisión de ayudarlos, y así nació la estancia, primero como un proyecto de familia, y a los tres años ya comenzó a caminar como proyecto de grupo, en el que participan ahora 17 personas.

En 2011 se constituyó como asociación civil porque era difícil acceder a recursos y a muchas cosas para seguir brindado apoyo a las personas. A partir de entonces hubo mucha gente que se acercó obtuvimos beneficios de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la nacional, porque de la estatal no.

Muchas instituciones como universidades empezaron a interactuar con nosotros, por ejemplo, el Tecnológico de Monterrey, la Universidad Autónoma de Querétaro –que es de las que mayor apoyo nos brinda–, la Anáhuac y diferentes instituciones como la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México.

___¿Qué tipo de asistencia se da?
___Alimento, ropa, asistencia médica, y cuando se requiere de algo legal, los canalizamos con personas adecuadas para lograr un mejor fin. Sin embargo, los migrantes se han ido dando cuenta de cómo es nuestro gobierno y no quieren denunciar. Es un proceso burocrático demasiado largo, que al final de cuentas no resuelve nada.

___¿A cuántas personas atienden?
Son números variables, dependiendo de la época; por ejemplo, de abril a octubre se da el flujo importante de personas, tan sólo en agosto rebasamos las siete mil personas.

___¿Qué tipo de situaciones enfrentan los migrantes?
___Día con día ellos están siendo violentados en sus derechos, por la misma autoridad y el gobierno. Pero además la población civil hace lo mismo y los ven con signos de pesos.

___¿Quiénes son los que más viajan?
___Cuando empezamos prácticamente el 100 por ciento era varón; pero conforme fue caminando la historia, en el 2007, empezamos a ver familias. Ahora la mitad son mujeres.

En 2013 empezamos a ver muchísimos niños de seis a 15 años que viajan solos. El año pasado detectamos alrededor de 15 mil niños no acompañados. Lo que sucede en Centroamérica es un tema muy triste en todos los ámbitos, no hay una cultura de unidad familiar, no tan asentada como en México. El crimen organizado se aprovecha de eso y los coopta, los corrompe, los mata, y a los que se niegan los desaparece. Es un problema gravísimo.

La pobreza es otro de los problemas, originada por el mismo gobierno, que los exprime y los tiene pero bien apretados, entonces ¿qué hacen ellos? Abandonar su lugar de origen, porque dicen, si ya perdimos todo, ¿qué podemos perder por acá? Por eso salen, es una migración forzada.

___¿Cuántos migrantes atraviesan al año?
___La frontera sur es una de las más porosas del mundo, por cualquier parte se puede ingresar a México. Tan sólo el año pasado fue un promedio de 860 mil personas que pasaron por este camino. Prácticamente el 80 por ciento de los migrantes pasa por Querétaro.

___¿Se tiene contacto con organizaciones hermanas?
___Con todas, especialmente en el Bajío. En San Luis con el padre Rubén, en Irapuato hay una, en Salamanca hay otra.

Pero lo que es la parte de Guanajuato es muy riesgosa, porque hasta donde sé, y lo que he investigado, algunos sitios se disfrazan como albergues pero son casas de seguridad. Guanajuato es violento en ese aspecto, hay mucha inseguridad por allá.

___¿Desde cuándo se vio ese incremento en la violencia contra los migrantes?

___A partir de 2008 se está escribiendo una historia sangrienta a nivel nacional. Anteriormente yo me quejaba de los gringos, pero ahora estamos peor, México se ha cubierto de sangre. En Centro y Sudamérica nos ven como el infierno, el panteón de las personas migrantes que van hacia Estados Unidos.

Está terrible ya, y han dejado crecer mucho el crimen organizado en México.

___¿Cómo viven su paso en Querétaro?
___Querétaro es tranquilo en este aspecto todavía, pero empiezan ya ciertos chispazos de violencia hacia ellos. El año pasado, en Viborillas, mataron a un migrante salvadoreño y otro fue herido, al resistirse a un asalto.

Son pandillas locales que ya vienen del estado vecino de Guanajuato y muchos de la Ciudad de México, que empiezan a infiltrarse para este lado. El gobierno estatal aseguró que se iba a esclarecer ese crimen, porque en Querétaro no pasa nada, pero a la fecha no lo han hecho.

___¿Qué piden ustedes a este nuevo gobierno?
___Más apoyo y mayor sensibilidad respecto del tema migratorio, así como generar políticas públicas para protección de los derechos de los migrantes nacionales y extranjeros. Sabemos bien que va a costar mucho trabajo, pero ¿si no empezamos hoy?

___Habían tenido conflicto con Ferromex por el espacio que ocupan, ¿qué ha pasado con eso?

___Ha quedado en el limbo, no ha quedado resuelto ni para allá ni para acá, simplemente nos han dejado de molestar.

Por lo que yo entiendo y lo que he investigado, a la empresa Ferromex no le interesa este espacio, lo único que le interesa es que sus trenes circulen bien.

En las épocas de Fox, se emitió un decreto en el que estos edificios que son remanentes se pueden pedir en donación para la labor social, pero a través del municipio y eso es lo que pretendemos.

Este año no lo logramos, ya fue muy tarde cuando empezamos a gestionarlo, con el nuevo gobierno esperamos que tome conciencia y siga apoyando, para lograr una instalación digna.

Actualmente la EMGM ocupa un pequeño espacio de 80 metros cuadrados, dentro de una construcción de alrededor de 200 metros cuadrados, en una antigua estación de tren en el municipio de Tequisquiapan.

Si se logra la donación total del edificio, se podrían acondicionar habitaciones y sanitarios para incrementar esta ayuda.

Actualmente en este espacio se pueden quedar, pero cuando son más personas, tenemos una casa en renta donde se pueden quedar, pero esto genera más gasto.

___¿A dónde puede enviar la gente su apoyo?
___En la Ciudad de Querétaro se tiene un centro de acopio en el café Maco, en la calle Guerrero, frente al Museo de la Ciudad, en el Centro Histórico. Ahí aceptamos donaciones en especie: alimento, ropa, agua, medicamentos, lo que se quiera donar, zapatos.

Todo tipo de medicamentos, porque tenemos asesoría médica y si ellos no lo tienen, nosotros lo proporcionamos para dárselos al paciente.
En lo que sí quiero hacer hincapié, es que en que son urgentes los zapatos, porque en comunidades como Huichapan, El Mercader, Rayón, les quitan hasta los zapatos a las personas, de nada les sirven, porque están desgastados, pero se los quitan. Entonces los zapatos sí nos urgen porque son los que más se van.

También vamos a empezar a hacer campañas para recolectar ropa abrigadora para el invierno.

“pfp"


En Centro y Sudamérica nos ven como el infierno, el panteón de las personas migrantes que van hacia Estados Unidos.