Bajío

Curtidoras de Guanajuato, cansadas de lidiar con el SAT

A la fecha son dos las empresas que han mudado sus operaciones a Estados Unidos, y otras consideran trasladar a este país sus oficinas de comercialización.
ROCÍO HERNÁNDEZ MONREAL
04 noviembre 2015 10:13 Última actualización 04 noviembre 2015 10:14
tenería

Las curtidoras están siendo afectadas por el retraso en la devolución de saldos a favor.  (Foto: Perla Oropeza)

LEÓN, Gto.— Las elevadas tasas impositivas al sector empresarial han ocasionado que compañías guanajuatenses decidan mudar sus operaciones a Estados Unidos y librarse con ello de la carga fiscal mexicana.

Esto lo afirmó el presidente local del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Juan Antonio Guzmán Acosta, quien afirmó tener conocimiento de al menos dos casos de curtidores afectados por esa situación.

“Tenemos casos documentados que le entregamos al Servicio de Administración Tributaria (SAT) donde nos informan que se van a Estados Unidos, porque de todas formas importan la piel de China, la venden aquí a una empresa que la manda a Estados Unidos a otra que hace asientos automotrices; pues les da lo mismo hacerlo desde allá que desde México, y se evitan el trato con el SAT, la molestia de que no devuelvan los impuestos y sus procesos de corrupción”, aseveró.


Informó que aunque a la fecha sólo son dos las empresas documentadas que se fueron del país, muchos curtidores están considerando tener su empresa comercializadora en el país vecino para evitarse el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

“Esto provoca dos situaciones: una es que las empresas se vayan y otra es que las empresas están quebrando al no tener el capital de trabajo para aguantar la pérdida de dinero que representa el no devolverles los impuestos a los que tienen derecho, además del cobro de impuestos excesivos”, recalcó.

“La autoridad ha subido las tasas impositivas desde el 2014. La tasa máxima que se pagaba en México era del 30 por ciento, hoy es del 37 por ciento —30 que da la empresa y 7 del reparto de dividendos—; es un incremento fuerte, adicional a toda la complejidad que implica este nuevo ambiente de contabilidad electrónica”, agregó.

Otra situación que afecta gravemente, continuó, es que la base de contribuyentes sigue siendo la misma, es decir sólo 4 de cada 10 trabajadores pagan impuestos, y el resto se dedica a la economía informal, muchas veces comercializando importaciones de China que entran de forma subvaluada o de contrabando.

Es por eso que hizo un llamado para que las autoridades eviten actos de “marrullería” para no devolver los impuestos, y a modificar el sistema fiscal mexicano, que a su juicio está mal diseñado.

Además consideró urgente que se implementen mecanismo para que la economía informal se haga formal, lo que realmente ampliaría el número de contribuyentes.