Bajío

Crece aporte de Querétaro a la industria aeronáutica

Querétaro no sólo es un eficiente proveedor de mano de obra especializada para la industria aeronáutica, sino que ya realiza actividades de mucho mayor valor agregado, como desarrollo tecnológico e ingeniería, de acuerdo con el rector de la Unaq, Jorge Gutiérrez.
SIRSE ROSAS
15 febrero 2016 8:57 Última actualización 15 febrero 2016 8:58
industria aeronáutica Querétaro Bombardier

La industria aeronáutica en Querétaro ya genera casi 8 mil empleos.

QUERÉTARO, Qro.— La evolución de la industria aeronáutica en la entidad ha llevado a Querétaro a tener una participación con mucho mayor valor agregado y no ser sólo proveedores de mano de obra calificada, aseguró el rector de la Universidad Aeronáutica en Querétaro (Unaq), Jorge Gutiérrez de Velasco.

Dijo que hoy en día en territorio queretano ya se realizan actividades de ingeniería y desarrollo tecnológico.

“En el clúster de Querétaro ya se hace ingeniería de diseño y concepción de cableado, de componentes de motores, ingeniería en trenes de aterrizaje, procesos especiales, pruebas no destructivas, pruebas destructivas, certificación de componentes, análisis de elementos químicos y estructurales, por lo que se posiciona como el siguiente paso para ya no nada más hacer manufactura, sino actividades de mayor valor agregado”, detalló.



Hoy la Unaq mantiene relación con más de 80 entidades, entre empresas de todos los tamaños, centros de investigación e instituciones.

“Somos una universidad que tiene formaciones enfocadas al sector aeronáutico tanto en el ámbito del mantenimiento como en el de la manufactura y lo relevante de ello es que la oferta educativa ha ayudado a consolidar el desarrollo del sector aeronáutico en la entidad y abonar al desarrollo del sector aeronáutico nacional”, agregó.

LOS EGRESADOS

Gutiérrez de Velasco señaló que la pirámide ocupacional del sector aeronáutico en el estado no es tan distinto al de otros sectores de manufactura tecnológica, por lo que entre el 65 y 70 por ciento de la base es mano de obra calificada; es decir, técnicos; mientras que alrededor del 13 por ciento son mandos medios, a nivel técnico superior universitario (TSU); y el resto es para ingenieros e investigadores.

La eficiencia terminal en ingeniería de la Unaq, añadió, está por arriba de 50 por ciento y en TSU más de 65 por ciento. Su colocación en el mercado laboral es superior a 78 por ciento en áreas afines, en un plazo promedio de seis meses, una vez egresados.

Los salarios que perciben los egresados, en el caso de los TSU oscilan entre nueve y 11 mil pesos; mientras que para ingenierías van de 11 a 14 mil pesos.

Respecto a los motivos por los que el 35 por ciento de los estudiantes deciden abandonar los estudios, indicó que el principal es lo riguroso de la formación.

“Nosotros hemos buscado formar profesionales muy competitivos; somos muy estrictos en el tema de ciencias básicas. En segundo término está el no entender su vocación, ya que hay jóvenes que aún llegan creyendo que van a aprender a volar aeronaves, y estamos buscando detectar a tiempo esto; por último se ubica la cuestión económica, ya que a pesar de que son costos bajos, al tener que desplazarse muchos de ellos de sus estados, se dan de baja”, explicó.