Bajío

Convenciones "petit", el nuevo objetivo de la ciudad de Guanajuato

La estrategia busca lograr un mayor gasto promedio por visitante: Jorge Luis Cabrejos, director de la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV).
PERLA OROPEZA
15 junio 2015 9:54 Última actualización 15 junio 2015 9:59
Jorge Luis Cabrejos OCV GUANAJUATO

Jorge Luis Cabrejos, director de la OCV de la ciudad de Guanajuato. [Cortesía]

Aunque la capital de Guanajuato cuenta con instalaciones para grandes congresos, la estrategia de la industria de las convenciones en esta ciudad colonial se centra ahora en las pequeñas reuniones, que pueden significar una mayor derrama económica para el municipio.

Se trata, indicó Jorge Luis Cabrejos, director de la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV) de Guanajuato, de impulsar el concepto de turista-convencionista, que acude a congresos con menos de cien participantes, se hospeda en hoteles boutique o de categoría especial del centro de la ciudad, utiliza recintos históricos para sus encuentros, realiza tours, come en diferentes restaurantes, lleva a cabo compras y requiere servicios diversos.

En 2014 se realizaron en la capital guanajuatense 26 congresos con un total de 5 mil 967 asistentes que significaron 6 mil 850 turistas noche y una derrama económica de 8 millones 988 mil pesos.


Se prevén, de acuerdo con Cabrejos, resultados similares para este año, durante el cual ya se han realizado 12 congresos.

Cabrejos explicó que empezaron a visualizar esta estrategia de turista-convencionista en septiembre de 2013, porque la Universidad de Guanajuato (UG) y el gobierno comenzaron a liberar espacios en varias de sus propiedades ubicadas en el centro y acondicionarlas para renta de espacios. Un ejemplo es la Casa del Conde Rul, que tiene capacidad para 120 personas aproximadamente en diversos salones.

“La diferencia es que la gente sale de su hotel y llega como un turista caminando a su lugar de reunión. Posteriormente puede salir a comer en cualquiera de los restaurantes que tiene la oferta de la ciudad. El congresista puede así disfrutar la esencia de la ciudad en un entorno que no tiene más de dos o tres kilómetros de distancia entre cada punto.”

El organizador ya no se preocupa del transporte, además de que los convencionistas siempre podrán disfrutar de los atractivos que tiene la ciudad en sus plazas, como las estudiantinas y callejoneadas.

“Creo que hemos ubicado esta fortaleza y este diferenciador que esperemos nos siga ayudando a tener un mayor gasto promedio del visitante, que en 2014 se ubicó en 1,867 pesos por día.

Además, permite ampliar el mercado, porque el convencionista que conoce la ciudad en las vacaciones va a venir con su familia o algún acompañante.

Esta estrategia, sin embargo, topa con la resistencia de muchas empresas que no son partidarias de abandonar los esquemas que tienen probados. Están acostumbradas a tener toda la gente en un sitio y no complicarse.

Para los grandes congresos la capital de Guanajuato cuenta con cinco hoteles que tienen alrededor de 120 a 150 habitaciones y salones para reuniones de hasta dos mil personas: Camino Real, Real de Minas, Holiday Inn, Misión Guanajuato y Gran Plaza.

“Debido a que son hoteles de cadena y están un poco fuera de la ciudad, los vinculamos con el Auditorio del Estado, que tiene una capacidad de mil 800 personas y el Centro de Convenciones de la ciudad, que en sus mil 800 metros cuadrados puede albergar un montaje tipo banquete de dos mil 200 personas y cuenta con una explanada al aire libre que permite actividades outdoor.

“Lo interesante del Centro de Convenciones y el Auditorio del Estado es que los dos están en el mismo lugar, un cerro en donde nada más hay eso y tiene una vista de toda la ciudad de Guanajuato. Está a sólo 5 minutos del Misión, 10 del Real de Minas 15 del Holiday Inn y Gran Plaza, y 18 o 20 minutos del Camino Real.

El congreso más grande que ha albergado Guanajuato capital fue el de la Asociación Nacional de la Investigación Educativa, que reunió en 2013 a tres mil personas. Además del Auditorio del Estado tenía como recintos de reunión el Auditorio y aulas magnas de la Universidad de Guanajuato, así como el auditorio de la Escuela Normal Superior.