Bajío

Contrastes en el avance agropecuario del Bajío durante abril

El Índice de Volumen Físico Agropecuario (IVF) en el Bajío mostró contrastes durante abril, ya que mientras Guanajuato y San Luis Potosí mostraron un declive, Querétaro avanzó a tasas de dos dígitos.
maíz

La producción de maíz-grano creció 27.9 por ciento anual, al alcanzar un volumen de 397 mil 71 toneladas. (Foto: Bloomberg)

El Índice de Volumen Físico Agropecuario (IVF) en el Bajío mostró contrastes durante abril, ya que mientras Guanajuato y San Luis Potosí mostraron un declive, Querétaro avanzó a tasas de dos dígitos.

La entidad guanajuatense tuvo un descenso de 5.6 por ciento anual, situación contraria al país, cuyo IVF aumentó 3.1 por ciento anual. San Luis Potosí también presentó un comportamiento negativo, al reportar un descenso de 28.5 por ciento.

Por otro lado, el sector agropecuario de Querétaro mostró un avance superior al promedio nacional con un 12.2 por ciento, esto conforme a cifras preliminares del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).


En abril, los cultivos cíclicos como el maíz-grano, papa, jitomate y chile verde, así como los cultivos perennes como alfalfa verde, limón y aguacate determinaron un comportamiento positivo para el IVF agrícola.

La producción de maíz-grano creció 27.9 por ciento anual, al alcanzar un volumen de 397 mil 71 toneladas. La papa y el jitomate también mostraron crecimientos de dos dígitos: en el primer caso de 28.6 por ciento y en el segundo de 54 por ciento, para alcanzar volúmenes de 244 mil 425 y 226 mil 731 toneladas, respectivamente.

En tanto que la producción de alfalfa verde alcanzó poco más de tres millones 470 mil toneladas, al registrar un incremento de 18.5 por ciento; el limón repuntó 25.6 por ciento para un volumen de 191 mil toneladas, mientras que el aguacate presentó un aumento de 5.2 por ciento para llegar a 144 mil 145 toneladas.

En el caso de Guanajuato la producción del ciclo otoño-invierno ha bajado en diversos cultivos debido a que la superficie siniestrada aumentó 118.6 por ciento anual, al pasar de 613 a mil 340 hectáreas.

La cebada grano elevó de cero a 502 las hectáreas siniestradas, el trigo de cero a 641, el garbanza grano de cero a 70, la lechuga de 5 a 60, el tomate verde de cero a 50, la cebolla de cero a 7 y el melón de cero a dos hectáreas siniestradas.

En este entorno, entre los productos que más han reducido su volumen de producción son la cebada-grano, con menos 85 por ciento, la cebolla con una baja de 15.2 por ciento, el brócoli con 3.7, el garbanzo-grano con 66.6, y la lechuga con una reducción de 6.2 por ciento.

Cabe indicar que pese a las áreas siniestradas en el cultivo de trigo, la producción no se vio afectada, en parte porque se elevó la superficie sembrada, al pasar de 43 mil 354 a 71 mil 744 hectáreas entre el cierre de abril de 2014 e igual periodo de este año; esto implica un aumento de 65.5 por ciento. Por tanto, la producción aumentó 15.3 veces.

En similar situación estuvo el melón, cuya área sembrada avanzó de 20 a 51 hectáreas sembradas, esto representa un aumento de 155 por ciento; en tanto que la producción se elevó145.5 por ciento.

En el agro de Querétaro, el dinamismo de la producción obedeció a que se redujeron por completo las áreas siniestradas de 82 hectáreas a cero.

Los productos que habían mostrado siniestros a abril del 2014 fueron la cebada-grano, la cebolla y la lechuga; mientras que los productos que elevaron su producción fueron ajo, brócoli, chile verde, frijol, garbanzo-grano, maíz-grano, jitomate, trigo y zanahoria.

“Agro_B2520"