Bajío
Entrevista
Cirilo Rivera Rivera, director general de Caja Popular Mexicana

Caja Popular Mexicana se prepara para ofrecer servicios por internet y tarjetas de crédito

Caja Popular Mexicana tendrá como prioridad en el transcurso de los siguientes dos años la implementación de nuevas tecnologías para ofrecer servicios financieros a través de internet. Además planea incorporar corresponsales a su operación, y brindar a sus clientes tarjetas de crédito.
Francisco Flores Hernández
06 marzo 2015 12:33 Última actualización 06 marzo 2015 12:33
CPM

Cirilo Rivera Rivera, director general de Caja Popular Mexicana

LEÓN, Gto.- Caja Popular Mexicana tendrá como prioridad en el transcurso de los siguientes dos años la implementación de nuevas tecnologías para ofrecer servicios financieros a través de internet. Además planea incorporar corresponsales a su operación, y brindar a sus clientes tarjetas de crédito.

Estos nuevos productos permitirán a CPM mantener su liderazgo dentro del mercado de cajas populares, contribuir a la modernización del sector ahorro y crédito popular para competir con mejores herramientas frente a la banca, e incrementar los promedios de ahorro de los socios, señaló Cirilo Rivera Rivera, director general de la institución.

_¿Cuáles son los planes de Caja Popular Mexicana para 2015?

_Para el ejercicio 2015 debemos atender temas relevantes. Uno muy sensible para nosotros es mejorar la calidad del servicio, principalmente en el rubro de crédito, con la orientación de mejorar la accesibilidad y la oportunidad.

Queremos incursionar en nuevas tecnologías que permitan que establezcamos una relación más cercana con nuestros socios, y también lograr que estos cuenten con nuevos canales para realizar sus operaciones.

Además queremos incrementar la membresía, buscaremos llegar a los dos millones de asociados, considerando que cerramos el año anterior con un millón 890 mil; y también atendemos a 260 mil ahorradores que son menores de 18 años.

Como cooperativa que somos, nos interesa mucho reforzar los programas de educación cooperativa, con el fin de que los socios y las comunidades en donde tenemos presencia nos identifiquen como una alternativa viable para que mejoren su calidad de vida.

_Con las nuevas tecnologías que implementarán, ¿qué productos y servicios sacarán al mercado?

_Primeramente estamos revisando nuestra plataforma, para adaptarla a las necesidades actuales, pero las principales incursiones que estaríamos haciendo es dar espacio para hacer operaciones vía internet y a través de sistema móviles, ese sería nuestro primer paso. Además de que eso ayudará para que nuestros socios no tengan la obligación de venir a una sucursal.

En el caso de los sistemas móviles básicamente sería operar transferencias entre las cuentas del propio socio y hacer pagos de préstamos, de servicios públicos, depósitos a cuentas de ahorro e incluso hacer transferencias con otros socios que también tengan habilitado el sistema.

En este momento únicamente estamos operando tarjetas de débito, pero prepararíamos la tecnología para ofrecer tarjetas de crédito en el futuro; para ello ya estaríamos solicitando la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Hoy nuestra caja se encuentra en el nivel III, lo que nos permite ofrecer únicamente tarjetas de débito, de las cuales tenemos repartidas 200 mil. Para poder ofrecer tarjetas de crédito, nos debe autorizar la CNBV pasar del nivel III al IV.

_¿Para cuándo estarían listas los nuevos servicios?

_A finales de 2015 y de manera más amplia en 2016. Primero pensamos hacerlo a través de una clave que le daremos el socio y conforme se vaya perfeccionando el servicio, le daremos su token (dispositivo electrónico) para que realicen sus operaciones como se hace en los bancos.

Respecto a la solicitud ante la CNBV, aún no la presentamos. Tenemos planeado integrar el expediente a finales de este ejercicio y a partir de 2016 comenzar a realizar los trámites.

_¿Cuál es la colocación de créditos y el nivel de captación que maneja CPM?

_En el caso de la colocación, a partir del segundo semestre del año anterior estuvimos otorgando 50 mil créditos por mes, y el importe promedio global de cada mes fue superior a mil 200 millones de pesos, esto ya lo vemos muy estabilizado.

Nuestros principales segmentos crediticios son: gastos de consumo familiar y personal; adquisición de vivienda; pagos de deudas a terceros; adquisición de productos terminados para comercio; y adquisición de vehículos nuevos y seminuevos.

Nuestra meta para 2015 es lograr un crecimiento del 10 por ciento en cuanto a colocación frente a lo registrado en 2014, periodo en el que se prestó poco más de 13 mil millones de pesos, cifra que representó un crecimiento de dos mil 200 millones de pesos en comparación con 2013.

En el acumulado, manejamos alrededor de 20 mil millones de pesos al cierre de 2014, y el nivel de cartera vencida está dentro de los parámetros regulatorios, cerramos nuestro ejercicio con un 4.19 por ciento y los estándares regulatorios establecen que una cartera que por debajo del 5 por ciento es una cartera sana.

En el caso de la captación, durante 2014 fue de 11 mil 559 millones 746 mil 571 pesos.

_¿Han ido bajando la cartera vencida?

_A partir de los años 2009 y 2010 creció nuestra cartera vencida, debido a que vinieron situaciones que impidieron que los socios cumplieran adecuadamente sus compromisos, por eso fuimos estableciendo programas para el ir saneando la cartera, que llegó al 10.1 por ciento en su nivel más alto.

_¿A cuánto ascienden los activos de Caja Popular Mexicana?

_En este momento estamos en 28 mil 700 millones de pesos. Tenemos operando 463 sucursales, ubicadas en 26 estados de la República Mexicana, y los planes para 2015 es abrir seis. Las entidades donde no tenemos presencia son Baja California, Baja California Sur, Hidalgo, el Distrito Federal, Chiapas y Sonora.

_¿Tienen planeando implementar corresponsales financieros?

_En este momento estamos trabajando, conociendo experiencias de otros países para ver qué organización tienen las corresponsalías, y en su momento estaríamos operando y solicitando la autorización de la CNBV para empezar con este servicio.

Sí lo vemos como una alternativa muy viable y acorde a los fines y misión de una cooperativa. En este tema el principal objetivo es llegar a las comunidades o zonas más alejadas de donde se dan los servicios.