Bajío

Cae consumo 15% en Querétaro: Canaco

Las empresas del sector ya reportan reducción de utilidades, asegura Gerardo de la Garza, presidente de la Cámara en la entidad.
Lucero Almanza
12 julio 2016 9:19 Última actualización 12 julio 2016 9:20
comercio

Los empresarios están a la expectativa, especulando sobre qué tan complicada será la situación en los próximos meses. (Bloomberg)

El efecto de la volatilidad del tipo de cambio y la incertidumbre en el sector productivo en los últimos meses han derivado en una caída de entre 15 y 20 por ciento en el consumo hacia el primer semestre de 2016, advirtió Gerardo de la Garza Pedraza, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) de Querétaro.

Mencionó que las empresas del sector comercial, principalmente, enfrentan ya la pérdida de utilidad por esta situación.

En entrevista, De la Garza comentó que los primeros meses de 2016 tuvieron buenos resultados en términos generales para la economía en el estado; sin embargo, a partir del tercer trimestre del año las expectativas son de un menor dinamismo.


“Ya hubo una baja en el consumo, un aumento en tasas de interés, alza en precios, así que en el primer semestre ya hubo sacrificio de utilidades (por parte de las compañías), pero bueno, ya no se pudo soportar la situación”, refirió.

“Se esperaba un segundo semestre complicado y así se ve que será”.
El líder del sector comercial local aseguró que los empresarios están a la expectativa, especulando sobre qué tan complicada será la situación hacia los próximos meses.

“Hay que sumar todas las medidas preventivas necesarias financieramente, porque se pudiera hacer esto una bola de nieve”, dijo.

600 MDP PARA VERANO

Si bien las condiciones son difíciles para los empresarios, un aspecto que apoyaría la situación en el corto plazo es la temporada de vacaciones de verano, sobre la cual la Canaco local proyecta una derrama económica de 600 millones de pesos para el estado, dijo Gerardo de la Garza.

El objetivo es duplicar los ingresos reportados en el periodo de Semana Santa, de alrededor de 300 millones de pesos.


Será, añadió, “un respiro para el comercio, los servicios y el turismo, y en general para el estado, porque hoy tenemos la ventaja de ser de los principales destinos turísticos de no playa en el país”.