Bajío
reportaje

Así le competirá Querétaro a San Miguel en turismo de romance

Hoteleros y prestadores de servicios turísticos queretanos buscan aprovechar la saturación que registra la ciudad guanajuatense para convertir al estado en el más atractivo destino de actividades en pareja.
Alan Contreras
11 septiembre 2016 18:54 Última actualización 30 septiembre 2016 9:5
Pueblo Mágico de Bernal en el municipio de Ezequiel Montes. Es el Hotel Boutique Casa Mateo.

Boda en Bernal, uno de los Pueblos Mágicos de Querétaro. Hotel Boutique Casa Mateo. [Cortesía]

Hoteleros y prestadores de servicios de Querétaro buscan aprovechar la saturación que registra San Miguel de Allende en el turismo de bodas, para convertir a la entidad queretana en el más atractivo destino de romance.

Para dar la pelea cuentan con una amplia oferta de cascos de haciendas, casas vitivinícolas, hoteles, jardines, globos aerostáticos y casonas coloniales, donde ya se han comenzado a unir parejas extranjeras originarias de países europeos, asiáticos y de Estados Unidos.

El secretario de Turismo, Hugo Burgos, afirmó que el gobierno del estado prepara una estrategia especial para atraer turismo de romance que desarrollará con los empresarios del ramo. Para esto, la dependencia a su cargo cuenta con un área especial y se prevé la asignación de un presupuesto específico. Los primeros resultados se esperan para el siguiente año.


Las autoridades y empresarios consideran que el turismo de romance complementaría al de reuniones y cultural de la entidad, ayudando a mantenerse como primer destino turístico sin playa del país.

Alberto Barroso, presidente de la Asociación Queretana de Hoteleros, expuso que muchos hoteles de Querétaro tienen las facilidades, instalación y paquetes estructurados para todo este segmento, desde promociones para parejas, hasta la boda, con la ceremonia religiosa y civil.

Lo que se necesita, dice, es una mayor promoción, presencia en expos de bodas, publicidad, y, sobre todo, aplicar un presupuesto a esta labor.

Al igual que él, otros empresarios hoteleros, prestadores de servicios, proveedores, propietarios de casas vitivinícolas y autoridades consideran que Querétaro cuenta con las condiciones para detonar el turismo de romance.

Un turista de este tipo gasta en promedio un 20 por ciento más que uno de otro segmento, ya que en algunos casos lo acompañan sus familiares y consume otros productos y servicios.

MEJORES PRECIOS

En precios, Querétaro puede resultar más atractivo que San Miguel de Allende. En territorio queretano los sitios favoritos de Querétaro para la celebración de bodas son los cascos de haciendas, principalmente las de Viborillas, Jurica y Juriquilla, en las que el promedio es de 400 invitados y el gasto promedio por turista es de mil 500 pesos.

Los costos varían, pero la renta de una locación, entre ellas una casa vitivinícola, un salón de hotel, un casco de hacienda o un jardín, puede oscilar entre los 10 mil y los 60 mil pesos.

En San Miguel de Allende, ya sea ranchos, viñedos, cascos de haciendas, casas, hoteles o jardines, el turista de romance gasta en promedio 2 mil 500 pesos al día, incluyendo alimentos, transporte y hospeda.

Según la agenda para anunciantes de boda Bride 2 Be, los proveedores de banquete para un enlace matrimonial en la entidad queretana ofrecen un platillo desde los 200 hasta los mil pesos. En San Miguel de Allende, en cambio, el promedio es de mil 500 pesos por persona en adelante.

Ambas ciudades ofertan a los enamorados viajes en globo aerostático con un costo de 6 mil 900 pesos en San Miguel de Allende y 7 mil 580 pesos en Tequisquiapan, Querétaro, que realizan con una botella de vino.

ESCENARIOS DE ENSUEÑO
De acuerdo con Luis Raventós Llopart, presidente de la Asociación de Vitivinicultores de Querétaro (AVQ), las casas vitivinícolas están preparadas para realizar bodas, y algunas ya las realizan con un costo por platillo que puede ir de los 450 pesos a los 2 mil, incluyendo la bebida y la estancia.

En Freixenet, ubicado en el municipio de Ezequiel Montes, por ejemplo, las parejas pueden disfrutar de una bella velada en carruajes o un concierto en Navidad debajo de la cava a 5 metros de profundidad en un ambiente romántico. Ahí se realizan alrededor de 15 bodas al año

Por otro lado, en el Pueblo Mágico de Bernal los hoteleros impulsan la celebración de nupcias otomíes con las cuales pretenden promocionar las costumbres y tradiciones indígenas de Querétaro. En Bernal se realizan alrededor de 3 bodas por semana dejando una derrama económica por persona de mil 500 pesos.

“pfp"
A tope
En los últimos años, San Miguel de Allende ha tenido un crecimiento promedio anual del 10 por ciento en el turismo de bodas.
El problema es que se encuentra al límite, ya que sus tres iglesias católicas sólo tienen agenda para realizar bodas hasta mediados del 2017. Incluso, algunas parejas han apartado fechas para 2018.
Esta curva de crecimiento en San Miguel de Allende está llegando “al tope” y ya sólo tiene la oportunidad de incrementar en 10 por ciento su capacidad, afirmó Víctor López Roldán, presidente de la Asociación de Organizadores y Recintos para Bodas de San Miguel de Allende.
En Querétaro se realizan -según el Consejo Estatal de Turismo- 19 bodas cada fin de semana (aunque no todas de turistas), en promedio, y la mayoría de los que se casan son mexicanos; en cambio, en San Miguel de Allende, el promedio es de 12 a 14 y el 10 por ciento de las parejas que se casan son extranjeros.