Bajío

Aprender inglés es cosa de niños; Froggin, una franquicia en expansión 

La empresa regia tiene como objetivo este año extender su presencia en ciudades del Bajío y llegar a la Ciudad de México. En 2017 tiene entre sus planes llegar a Sudamérica y crecer en la Unión Americana. 
Perla Oropeza
01 junio 2016 8:41 Última actualización 01 junio 2016 8:44
Froggin

Froggin tiene escuelas en México y Estados Unidos. [Cortesía]

La franquicia regiomontana Froggin Learning Center tiene como objetivo para este año extender su presencia en el Bajío y llevar su método de enseñanza de inglés para niños a la Ciudad de México, así como sentar las bases para la conquista del mercado sudamericano.

Édgar Rodriguez, director general de la empresa, asegura que el crecimiento registrado en sus 11 años de historia le permiten ver con optimismo el futuro de Froggin.

En la actualidad tienen 26 unidades en diversas ciudades de 12 estados de la República y una más en Austin, Texas, donde enseñan el español. En el Bajío cuenta con siete sucursales, dos en Querétaro, una en Celaya, otra en San Luis Potosí, dos en Guadalajara y una en Tepatitlán, Jalisco.



En Irapuato, León y Aguascalientes, tienen pláticas para iniciar operaciones. “León, Guanajuato, se me hace una plaza idónea en lo personal porque es muy parecido a Monterrey por el ambiente industrial”, comenta Rodríguez.

“A principios de 2016 pensamos que éste era el año para llevar a Froggin a Latinoamérica, pero nos detuvimos a pensar que no tenemos presencia en la Ciudad de México, que es más grande que varios países de Centroamérica. Nuestro objetivo es, entonces, iniciar operaciones este año en la capital del país y para el próximo llegar a Latinoamérica, posiblemente Brasil, donde podríamos llevar la enseñanza del inglés y el español.”

Asimismo, añadió, “a partir del verano de 2017 empezaremos nuestra estrategia de expansión de la franquicia dentro de la Unión Americana. Estamos en el proceso de adaptación y tropicalización de nuestro concepto para el mercado americano.”

Aclara que por el tipo de franquicia que ofrecen buscan socios con un perfil muy específico: no sólo que cuenten con los recursos necesarios, sino que tengan experiencia previa en la educación, ya sea una carrera afín o la experiencia laboral.

”Este filtro nos ha valido no crecer más de la cuenta, aunque hemos crecido bastante y ninguna de las unidades ha cerrado sus puertas. Además la mayoría de los franquiciatarios se ha hecho de una segunda unidad franquiciada e inclusive una tercera.”

Estamos especializados en niños de 3 a 12 años. Lo que hacemos es reunirlos en grupos pequeños, de ocho alumnos, en los que implementamos nuestra metodología, con ejercicios y juegos didácticos, lo que hace nuestro proceso educativo muy efectivo.”

El monto total de inversión para un centro Froggin es de alrededor de 900 mil pesos. Hay una cuota inicial de 290 mil pesos que incluye la capacitación, el uso de marca, manuales y acceso al sistema administrativo basado en web Froggin on line, donde se llevan a cabo todo tipo de movimientos, como altas y bajas de alumnos, control de empleados y proveedores, órdenes de compra, recibos de pago y nómina.

Asimismo, hay un paquete de inicio que cuesta 140 mil pesos e incluye todo el mobiliario, inventarios de libros, mochilas, etcétera.

Además el emprendedor deberá contar con recursos para invertir en la adecuación del local, renta y promoción de su centro. Se requiere de un espacio de al menos 80 metros cuadrados, ubicado en un barrio donde vivan familias con niños en edad escolar, derechos de uso de suelo, estacionamiento y espacio para desplegar las marcas.

Una vez que comienzan a generarse ingresos, Froggin cobra regalías de siete mil pesos mensuales, que se ajustan anualmente de acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor más 2 puntos porcentuales.

Las colegiaturas son en promedio de mil pesos, dependiendo de la plaza y del costo de la renta. El objetivo es que en cada centro llegue en su primero año a cien alumnos. El método considera 17 niveles diferentes, que consideran dos horas a la semana de clases.

“Los 11 años que llevamos de experiencia y los casos de éxito de nuestros egresados han demostrado que el niño lo maneja muy bien en esas dos horas. Logramos captar su atención con esta metodología que es un juego."

RÁPIDO CRECIMIENTO

La historia de Froggin no se puede entender sin la participación de Elisa María Torres, esposa de Édgar Rodríguez y creadora de la metodología que se utiliza en la enseñanza de los idiomas. En enero de 2005, en un local ubicado en la avenida Revolución de Monterrey, comenzaron a dar clases en tres pequeños salones. Para 2007 abrieron un segundo lugar, donde según Rodríguez en un solo mes lograron llegar al “punto de equilibrio”.

En 2007 Rodríguez, ingeniero industrial y de sistemas del Tecnolóigico de Monterrey, decidió cerrar su negocio de publicidad y dedicarse al 100 por ciento a Froggin, que en 2010 empezó a otorgar franquicias.

Para 2013 comenzó operaciones en Austin Texas, en Estados Unidos, con igual metodología pero para la enseñanza en español.

En la actualidad la red de franquicias atiende a tres mil niños en 26 centros ubicados en las ciudades de Celaya, Querétaro, San Luis Potosí, Guadalajara, Tepatitlán, Hermosillo, Culiacán, Manzanillo, Colima, Toluca, Villahermosa, Mérida, Cancún y Monterrey, donde tienen diez unidades.